29 de julio de 2009

Se levanta el telón

A pocos días de empezar las vacaciones para la mayor parte del país, se levanta el telón.
¿Qué habrá detrás? Unos días de descanso para unos, cambio de rutina para otros, preocupación para muchos… Para todos, incertidumbre.
En un año como este en el que hemos tomado plena consciencia de la situación en que vivimos no es de extrañar que lo que nos vamos a encontrar al otro lado del telón sea bastante distinto de lo que imaginamos cuando el año pasado volvimos al trabajo e hicimos los primeros planes de vacaciones para este.
El mundo ha cambiado mucho en ese periodo. Tanto, que si alguno se despertara ahora de un profundo sueño en el que hubiera hibernado desde el pasado mes de agosto no lo reconocería y probablemente quisiera volver a cerrar los ojos a la espera de tiempos mejores. Eso, podrían firmarlo muchos empresarios y un porcentaje todavía mayor de trabajadores. Nosotros, sin embargo, somos los mismos. Cuidamos de nuestra familia, frecuentamos a los amigos, tenemos anhelos, cumplimos en nuestro trabajo. En definitiva, nos esforzamos en seguir viviendo, pero todo ha cambiado.
Os propongo un ejercicio sencillo. Cerrad los ojos y recordad cómo era la cama en la que dormíais hace cinco años. Ningún problema, porque todos la recordáis. Ahora volved a cerrarlos e imaginad cómo será la cama en la que dormiréis de aquí a cinco años. ¿?
Nadie tiene la certeza de cómo será esa cama, aunque estadísticamente es muy probable que sea la misma en que dormís hoy. ¿Qué ha sucedido? Pues que no tenemos suficiente capacidad proyectiva, no podemos imaginar cómo será el futuro y eso puede incomodarnos. Lo mismo sucede cuando imaginamos qué será de nosotros, cómo y hasta qué punto nos afectará la situación económica o cómo será nuestra salud. No lo sabemos.Pero lo que sí sabemos es que contamos con nosotros mismos, con nuestra determinación, algunos hasta con el apoyo virtual que damos y recibimos en nuestros blogs. Saldremos adelante, pero es necesario que nadie olvide que cada día se levanta el telón y que nuestro objetivo es estar listos para salir a representar nuestro papel sabiendo que en el patio de butacas están todos los que dependen o confían en nosotros. Menuda responsabilidad… Ah, y buenas vacaciones.

28 comentarios:

  1. Hola a todos:
    Me he permitido colgar esta entrada porque veo cierto desánimo en la tropa bloguera y eso no ayuda. Ánimo, que son pocos y cobardes.

    ResponderEliminar
  2. Buenas vacaciones a ti también, Josep...

    Has hecho hincapié en un aspecto que hoy en día nos atormenta a muchos, la elevada incertidumbre. Casí nadie está libre de ella, y aunque hace un par de años digamos que "nos daba igual" (estoy bien en el trabajo, y en el futuro estaré igual... o mejor, "España va bien", "estamos en la Champions League" y todas estas cosas), ahora lo que pensamos es si tendremos o no trabajo, o quién sabe qué pasará.

    La crisis terminará pasando, aunque sea malamente, y luego nos acordaremos de ella (esperemos que no se nos olvide, por nuestro bien), pero mientras no hemos pasado esta "travesía del desierto", toca sufrir un poco, y, como bien dices, salir ahí a representar nuestro papel, a jugar el partido.

    Un abrazo
    Pablo Rodríguez

    ResponderEliminar
  3. Como sé que no te gustan los anónimos (a pesar de ser positivos), hoy me identifico, porque si no, me vas a impedir participar...
    Has puesto el dedo en la llaga. A mí, hasta en el ojo, me has dado. A partir del lunes empezaré a formar parte de este bloque de los que, en vez de vacaciones, tendremos mucho trabajo para encontrar uno.
    Es cierto que siempre podemos contar con nosostros mismos, pero cuando tienes una cierta edad, te diagnostican una enfermedad crónica y no muy bien aceptada y sólo acreditas estudios inacabados de una carrera "de letras", cada vez es más difícil dar con algo que no sea directamente explotador o, como mínimo, precario.
    Espero que no cierres por vacaciones, porque continuaré intentando positivar lo negativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Josep:

    En primer lugar, no podemos evitar habernos conocido donde nos conocimos. Lo de la cama del pasado y la futura ya lo habíamos leído a Punset, eh?, jejeje.

    Volvamos al telón.
    Nosotros, de momento, seguimos representando el mismo papel al que regresamos tras nuestras últimas vacaciones.
    Desgraciadamente, son muchos lo que ahora se encuentran en otra compañía más "dramática", llamada "Inem-tizados".

    Pero todos, todos, hemos cambiado.

    Esta vez no será distinta a otras veces. Todos hemos sufrido tragedias a lo largo de nuestras vidas y sabemos que dependerá, gran parte, de nosotros mismos el cómo adaptarnos para superar la situación.

    Mientras, salgamos a escena, miremos hacia delante y digamos ..."Hoy, va por mí...que comience la función".

    P.D. Josep ¿ya te vas de vacaciones? ¿y cierras el garito-blog? Como sea así, vas a tener un problema, te acosarán los "josepadictos" y no pararán de escribir comentarios hasta que no publiques una nueva entrada, aunque sea contando las excelencias de tu estupenda playa con bandera azul, jejeje.

    Un abrazo, Josep.

    María Hdez.

    ResponderEliminar
  5. Josep, menuda reflexión para comenzar las vacaciones. Lo cierto es que tienes razón, que estamos en una etapa ciertamente confusa y llena de tensión oculta. Que el divorcio entre los empleados y los empleadores a no ser que sea el estado, es un hecho que hará al otoño más caliente. Yo creo que estamos viviendo una fase, algo así como el final de un período, una época llamada a la renovación, un renacimiento económico aún en gestación. Son los coletazos del final y las tenues luces de un nuevo tiempo. De algún modo ese ser vivo, que constituimos todos los seres humanos del mundo industrializado latimos a la vez, respiramos el mismo oxigeno y tenemos la misma tendencia a la fagotización del genero. Hemos descubierto lo miserable de muchas ideas, de muchas esperanzas, de muchos liderazgos. Ahora todo se ha venido abajo, y ya no aguantamos más, ni esperamos más, es simplemente el final de una etapa y el comienzo de otra. Descubrir el modo de exponer la dirección a tomar será la clave que reconduzca todo este desvarío. Mi cama como la tuya, será la misma o no, en la medida en que cumpla con su misión. Pero antes de eso, tendremos que pasar el otoño y a mí que me da que tendremos problemas más de uno. No dudo en que seré uno de los afectados por la dichosa gripe y ya veremos que pasa.

    ResponderEliminar
  6. En breve me iré de vacaciones y conmigo vendrán mis preocupaciones y comeduras de coco (es inevitable), pero te aseguro que trataré de "desconectar". Necesito limpiarme, oxigenarme, higienizar mi mente. Me preocupa el futuro, siempre inquietante e ingobernable, pero a veces hay que darse un respiro y experimentar un poco de "carpe diem". Resulta saludable y las energías que nos proporciona nos permiten regresar a la lucha con otro talante más lúcido y vitalista. Mis "septiembres" suelen ser provechosos, porque vengo con el ánimo por las nubes y con ganas de dinamitar la cantera de oportunidades que también se nos ofrecen en momentos de dificultad. Siempre hay una salida y si no la hay se la crea uno, porque a la fuerza ahorcan. Dicho todo lo cual y viendo que ya me estoy poniendo pesado, acabo aquí pero no sin antes desearos unas muy felices y vigorizantes vacaciones. :)

    ResponderEliminar
  7. Tomar conciencia de nosotros mismos..!!

    Cada día al levantarnos comienza la función..y en nosotros está hacer una interpretación rutinaria o improvisar nuevos gestos y diálogos que deleiten al personal..

    Es verdad que evolucionamos y cada minuto es decisivo para avanzar o quedarnos parados como estatuas en plena calle de la vida..

    Este golpecito que das a nuestra mente,nos despierta de nuevo..en pleno día y retomamos las vivencias con otro talante más atento y consciente..El corazón se implica y el espíritu se extiende..VIVIMOS QUE ES LO IMPORTANTE..!

    Muy buenas vacaciones en tu escenario..JOSEP..!!

    Un abrazo y..colgue los videos..
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Hola Pablo:
    Lo importante es ver que, aunque sea a la fuerza, tenemos más capacidad de adaptación de lo que creemos y de esto hay tantos ejemplos que me parece que cada uno puede escoger los que prefiera.
    Ahora vacaciones y en septiembre gritaremos aquello tan bonito de ¡good moooooorning Vietnam!
    Pues eso, a descansar, a disfrutar y si puede ser, las dos cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Rosa:
    Bienvenida de nuevo, ahora hasta con nombre y apellidos. No es que no me gusten los "anónimos" sino que siempre es más agradable ver la cara a los amigos.
    Lo que cuentas no es agradable y de verdad que lo lamento pero hay que intentarlo una y otra vez y no darse por vencido (no son palabras huecas porque cada cual se sabe lo suyo).
    Tenía previsto semi-cerrar por vacaciones como comentaré en la siguiente entrega del Libro de Bitácora, sobre todo porque a donde voy no hay las mismas facilidades de acceso, pero seguro que en algún momento asomaré por ahí. Y entre tanto, tienes más de tres meses de entradas por leer. Usa y abusa.
    Un abrazo tambièn para ti y todo mi afecto. Espero volver a verte pronto.

    ResponderEliminar
  10. Hola María:
    Yo que presumo de que todas mis entradas son originales míos vas y me cazas a la primera (y única)con lo de Punset. Vale sí, él habla sobre lo de las camas...pero seguro que se lo copíó de alguien je,je.
    Y yendo al fondo, decirte que sí, señora, de otras hemos salido incluso con bien y esta no será distinta. Hey que respirar hondo, subir a escena y decir ¡va por mí...y por ustedes que son mi público al que no puedo defraudar!
    Me voy de vacaciones, sí, pero como le comentaba a Rosa y a pesar de las limitaciones que tendré para conectarme (el destino es secreto) espero poder seguiros y escribir alguna cosilla "en directo" aunque como en la tele, os he dejado preparados algunos episodios enlatados.
    Un abrazo y que descanses lo que puedas.

    ResponderEliminar
  11. Hola navegante:
    He tenido que volver a escribir la respuesta a tu comentario porque se ha gripado el blogger. Lástima, porque me había salido muy lucido je,je.
    Ya en serio, decirte que coincido contigo (y creo que seguimos siendo minoría) en que estamos a las puertas de un tiempo nuevo por más que ahora nos vemos obligados a pasar por las horcas claudianas que supone todo alumbramiento. No sé si será como pasar del románico al gótico o como de la edad media al renacimiento pero será algo nuevo y en ese futuro mejor nos írá en tanto que no olvidemos de dónde venimos y lo que hicimos mal como sociedad. En eso es en lo que menos fe tengo, la verdad, pero estoy dispuesto a sorprenderme tanto como haga falta.
    En cuanto a lo de la cama no sé tú, pero para mí es el mueble más valorado de mi casa, así que eso ni tocarlo.
    Y lo de la gripe, hombre, yo creo que tenemos que tomar precauciones, claro y esperar que libremos. Y en caso contrario, pues el último que apague la luz. ;-)
    Un saludo, navegante.

    ResponderEliminar
  12. Hola Domingo:
    Bienvenido al club del Carpe Diem. Nos iremos, volveremos y será el momento de recomenzar. De eso se trata, de que volvamos renovados y con aire de guerra. Quedas convocado para el primer post de septiembre al grito de "good morning Vietnam".
    Un saludo y muy buenas vacaciones.

    ResponderEliminar
  13. Hola María Jesús:
    La consigna es esta: los ánimos levantados y consciencia pero optimismo. No hay que arrugarse, eso es lo más importante.
    Vuelo a ver los videos.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  14. Dependiendo de la situción en que nos encuentre,en ocasiones, cuando un ciclo termina, la sensación puede ser de pérdida. Y a nadie le gusta perder. Pero deberíamos asumir con más facilidad que lo único permanente es el cambio, al que nos enfrentamos como podemos...

    Y deberíamos dar más facilidades a lo nuevo que llega, porque en ese nuevo tiempo, está también la semilla de esos pequeños momentos de felicidad que, a veces, tanto buscamos aferrándonos al pasado en vano.

    Muchas gracias por tus palabras en mi blog. Eres asertivo, en grado sumo, en lo que supongo tu trabajo habrá influído lo suyo, y perdón por el análisis.

    Hace un par de días que me paseo por aquí en silencio, aunque con tu permiso, tengo pensado volver a menudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Efectivamente, nadie tiene capacidad para saber lo que le va a pasar dentro de cinco años. De hecho ni siquiera la tiene para adivinar lo que le ocurrirá en los próximos cinco minutos. Pero sí podemos modelar nuestro futuro con nuestras creencias, siendo nosotros mismos y obrando en consecuencia. Como dice el título de un gran blog: "Sé y haz".

    Muy buenas vacaciones, Josep.

    ResponderEliminar
  16. Hola Josep
    El escenario siempre esta ahi, lo que se cuece entre bambalinas es lo que cambia.
    Solo una reflexion, aquello que ahora añoramos es el fruto de la crisis que padecimos en otras épocas, asi que como le decia su abuela a un amigo mio: "tranquilo, esto tambien pasará", y en su momento añoraremos lo que ahora está a punto de nacer.
    Felices vacaciones, vete a un lugar maravilloso, lleva contigo lo imprecindible para sentirte vivo, a gusto contigo mismo y si quieres,cada amanecer da gracias por ser quien eres, formar parte de esta realidad y vivir en ella. Ya sabes los periodos de crisis son los mas interesantes en la historia de la humanidad, son las semillas de la creación.
    Parece que ha quedado un poco imperativo, no era mi intención.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Hola Mertxe:
    Yes, it is. El show debe continuar aunque no todos los días nos guste la función.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Cristalook:
    Sé bienvenida. Como sabes, el vértigo de lo nuevo tiene un doble rasero: echamos en falta lo que dejamos atrás y sentimos la suficiente curiosidad como para lanzarnos y si no nos atrevemos algo nos empujará a dar paso. Dices que el cambio es lo único inmutable lo cual es cierto y como ya hemos comentado por aquí otras veces cambias o te cambian, de eso no hay duda.
    Gracias por llamarme asertivo, lo cual tomo como un cumplido o como un mal necesario en mi profesión (o como las dos cosas).
    Será una satisfacción contar con tus comentarios de nuevo tantas veces como quieras. Siéntete como en casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Fernando:
    Ser consecuente es algo que depende solamente de nosotros y cuando no lo somos no podemos echarle la culpa al cha-cha-cha.
    No conozco el blog que mencionas pero trataré de visitarlo próximamente.
    Que pases tú también unas buenas vacaciones.

    ResponderEliminar
  20. Hola Maite:
    En Galicia dicen que "nunca llovió que no escampara" y puede que echemos de menos cosas que quedarán atrás pero no todo, desde luego.
    Como he dicho otras veces, ojalá que no repitamos los mismos errores y que escarmentemos de lo que hemos hecho mal. Ya he dicho que no creo mucho en esto último pero a pesar de todo los humanos evolucionamos aprendiendo y olvidando (aunque parezca paradójico).
    Este año mis vacaciones van a combinar varios espacios físicos pero también tengo previsto hacer eso que me aconsejas. Hay que predicar con el ejemplo porque si no, ya sabes, todo lo que dices te cae encima.
    Muchos besos y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  21. Josep Julián que disfrutes de unas tranquilas y sorprendentes vacaciones.
    Respecto a esta "refrescante" entrada, solo completarla con la contra de la Vanguardia del 19/6/2009. Aquí te escribo la url:
    http://www.lavanguardia.es/free/edicionimpresa/20090610/53720514651.html

    ResponderEliminar
  22. Hola Fali:
    Había leído en su día la contra de La Vanguardia y me alegro que nos hayas facilitado el enlace, de forma que quien quiera leer una buena historia de cambio de ciclo pueda hacerlo.
    También te deseo que pases una buenas vacaciones y espero verte a la vuelta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Ciertamente JOSEP en un año es mucho lo que han cambiado las cosas y la incertidumbre nos rodea, de tal manera que es posible que nadie tenga claro como será la cama en que dormirá dentro de 5 años, pero lo que también es cierto es que contamos con nosotros mismos, y por ello no debemos perder la esperanza porque somos dueños de nuestro destino y nuestro granito de arena en este engranaje consiste en asegurarnos de que pensamos y actuamos correctamente.
    Los pensamientos nobles de cualquier tipo se manifiestan en hábitos de prosperidad y bondad, y estos, a su vez, se tornan en felicidad y bienestar. Los pensamientos virtuosos se convierten en hábitos de autocontrol y dominio de sí mismo, que atraen paz y tranquilidad. Cuando albergamos en nuestra mente pensamientos de auto confianza y decisión, creamos hábitos de valor y coraje, que se traducen en éxito, plenitud y libertad. De igual manera, los pensamientos de amor y compasión se vuelven hábitos de desprendimiento, que atraen la prosperidad perdurable y la riqueza verdadera a la vida de quien los alberga. Cierto que tenemos una gran responsabilidad, pero también somos muy capaces de cumplir con ella. Buenas vacaciones para ti también.
    Un abrazo Josep

    ResponderEliminar
  24. Hola Belkis:
    Tu punto de vista me parece muy sensato. Nosotros atesoramos la mayor parte de lo que necesitamos para afrontar esta nueva etapa y además podemos contar con la ayuda de quienes nos quieren. Con todo eso y un abrelatas se puede ir andando el camino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Josep ; buenas vacaciones para ti y yo comienzo las mias en estos días, andaré por tu tierra (Barcelona) a visitar a dos de mis hijos que viven ahí y a mi nieta adorada pequeña, que me llama por cámara y me dice "baba" en su idioma quiere decir abuela.
    Así que andaré por ahí, me encanta tu ciudad, con esta es la tercera vez que voy.
    Un abrazo y que comiences bien tus vacaciones.

    ResponderEliminar