3 de septiembre de 2009

¡¡Good morning Vietnam!!

Se acabó lo que se daba: regreso al día a día. Para unos una tragedia, para otros una bendición pero en cualquier caso, ahí estamos de nuevo en el inicio del curso 2009-2010. Atrás han quedado unos días de merecido descanso que cada cual habrá llenado con lo que ha podido. Nadie es más que nadie por haber hecho cosas más o menos aparentes que otros, que ya somos mayorcitos para la envidia.
Claro que puede que ahora cueste un poco arrancar, es normal, pero hay que hacerlo con el mejor ánimo posible porque por delante queda el resto de nuestra vida. Los antiguos celebraban sus festivales con rituales que nosotros repetimos. Por ejemplo, en el mes de septiembre suceden cosas como que se recolecta la uva, aparecen los entrañables cortycoles, los políticos de nuevo se ponen a tirarse los trastos a la cabeza con renovado énfasis, el bronceado tan arduamente conseguido empieza a diluirse por el efecto de los perniciosos tubos fluorescentes de la oficina, las calle vuelven a llenarse de coches, gente y ruidos, etc.
Esos rituales cíclicos son los que indican la vuelta a la normalidad (o anormalidad según cómo se mire). Hay que entender el fuerte impacto que todo ello supone en nuestra apenas restablecida emocionalidad que hemos ido cuidando amorosamente con las noches de verano, los conciertos a la fresca, los cucuruchos de helado, los paseos indolentes por los tontódromos que tienen todas las poblaciones estivales...
Combatir los variados síntomas del síndrome postvacacional con pragmatismo suele ser una buena receta que, por desgracia, ni se expende en las farmacias ni se subsidia. Pero no hay que preocuparse porque nos falten estímulos: el frigorífico está completamente vacío y hay que ir a hacer un gran acopio de vituallas, los brotes verdes de la economía empiezan a aparecer en Estados Unidos y Alemania, lo que significa que por efecto climático a nosotros nos llegarán a mediados del año que viene como pronto, nuestro déficit público está por las nubes, los subsidios del paro añejo se van terminando y el gobierno propone medidas tipo Robin Hood (saquear a los ricos para seguir nutriendo la tómbola del siempre toca), hay que asegurarse de que nuestro perfil coincida con el que es susceptible por consenso de ser vacunado contra la gripe A y en caso contrario alegrarse o acongojarse, etc.. Qué sé yo, a mi se me han ocurrido éstos pero que cada cual busque sus propios estímulos para combatir la modorra postvacacional porque seguramente no le faltará dónde escoger y más pronto que tarde el veraneo será sólo un pálido recuerdo que nos uniformizará a todos, los que veranearon y los que no pudieron hacerlo. Unos y otros estaremos blancos como la leche mucho antes de las ya próximas navidades, eso es seguro.
Ahora bien, no estamos solos. En estas mismas fechas en millones y millones de hogares del hemisferio norte estarán sucediendo escenas parecidas con escenarios similares. Es lo que tiene la globalización para bien o para mal, que eso nunca se sabe.
Y aún tenemos la suerte de no estar situados en los diversos puntos calientes del planeta donde se cambiarían por nosotros a pesar de la pertinaz sequía económica que nos azota. Así que se acabó el cachondeo y sed bienvenidos a la realidad. De la misma forma que iniciaba el gran Adrian Cronauer sus emisiones radiofónicas a las tropas, ahora os digo: ¡¡Gooooooooooood moooooooorning Vietnaaaaaam!! y ya sabéis que por aquí andamos unos y otros para hacernos más llevadero el regreso y lo que venga por delante. Faltaría más.

38 comentarios:

  1. ¡Good Morning to you! y que te sea leve. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Creo que todo es psicológico en el sentido de como uno se plantee las cosas. A mí personalmente me hace mucha gracia el trauma o depre postvacional, jejejejejeje, tengo que reírme porque hay mucha gente en paro que síii tiene motivos para estar mal y gente del Tercer Mundo que no sabe que son vacaciones... somos, bueno... mejor ni lo digo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Fantástica entrada. Yo no creo en el síndorme post vacacional. Lo mejor (y sabiendo lo que nos espera, como has comentado), es el ánimo y este post ayuda a ello. Así que Good Morning Vietnam¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que lo que produce el síndorme postvacacional ese, es nuestra resistencia a volver a luna situación a la que no deseamos volver pero... no hay elección. Si nos concentrásemos en lo positivo de la vuelta (por poco que sea) ¿no saldríamos ganando?
    Good Morning.

    ResponderEliminar
  5. Hoy sí, amigo, después de dos reuniones y el móvil a punto de quemarse, junto con mi oreja... Goodmorning Vietnaaaam! Te suscribo al 100%.

    Pero tal como dices, a muchos, les gustaría llorar con nuestros ojos, ¡ya lo creo!
    Y total, el 11, está ahí mismo jejeje

    En fin... Un abrazo para todas las trincheras.

    ResponderEliminar
  6. Hola Josep:

    Volver, regresar, retomar nuestra "normalidad" no debería representar ningún trauma, al contrario, no tener una "normalidad" es lo que provoca serios problemas.

    En este mundo que nos ha tocado vivir, donde aparecen términos nuevos cada día, nos volvemos un poco "hipocondriacos" y, a veces, decimos tener lo que no tenemos. "Tengo depresión", "Estoy traumatizado", "¿Será fatiga crónica?", "Estoy online", "Twittéame, por favor". Con lo del síndrome postvacacional pasa lo mismo; decimos padecerlo, porque todo el mundo habla de él, pero de puertas para dentro todos decimos "Como en casa, en ningún sitio".

    Pues bien, ya estamos en casa, ¡qué suerte poder volver! teniendo donde hacerlo. Y es que nos quejamos de vicio.

    Un abrazo, Josep Julián.

    María Hdez.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ginebra:
    Por supuesto que hay mucha gente que está peor que nosotros pero eso no quita para que la vuelta ya sea al trabajo, al cole o a lo que sea suponga una especie de resaca y en muchos casos un esfuerzo. Sin duda, analizamos las cosas en función de cómo nos va, pero con la que está cayendo más vale que nos pongamos a producir desde ya.
    Sin embargo, nadie puede negar que de lo que unos se quejan a otros les iría muy bien padecerlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Fernando:
    Pues eso, a enhebrar la aguja y a ponernos a coser como posesos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hay que ser optimistas, podemos globlalizarnos de tal manera que incluso pensemos en el Hemisferio Sur y Ohhh Sorpresa! alli ya tienen mas cerca el verano.
    Quien no se conforma, es por que no quiere.
    Feliz rentrée!

    ResponderEliminar
  10. Good morning Javier:
    En mi faceta de observador he tenido oportunidad de constatar diversas formas de actuar frente a las reentradas postvacacionales. Dejando al margen las industrias cuya actividad es más o menos constante, algunas empresas empiezan desde el primer día con un gran despliegue de energía (reuniones intensas, lanzamiento de nuevos proyectos, etc.) y otras con un ritmo más pausado que les lleva un tiempo volver a arrancar. Las primeras son anti síndrome y las segundas pro síndrome y en ambos casos, forma parte de la cultura de empresa. Curioso pero cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Cristalook:
    No sabes cómo me alegra que coincidamos al 100%. Lo del 11 supongo que te refieres a la Diada de Catalunya y no a lo de los atentados ¿verdad? ;-)
    Un saludo y a disfrutar del primer finde.

    ResponderEliminar
  12. Hola María:
    Coincido contigo en lo de que como en casa no se está en ningún sitio. Después del corte de la rutina que supone las vacaciones lo que más apetece es volver a la rutina de la que renegamos. Cosas del ser humano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Maite:
    Je,je, eso mismo es lo que hacen las aves migratorias y encima no pagan por desplazarse, alojarse o mantenerse. Si en esta vida no hay como ser hippy o autoestopista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Good Morning Julian!

    Esta primera semana postvacacional ya está superada. Me la he imaginado positiva y se han cumplido mis expectativas.

    Lo siguiente es disfrutar de un fin de semana estupendo.

    Yes, weekend!

    ResponderEliminar
  15. Siempre nos quedarán los fines de semana, en octubre el Día de las Fuerzas Armadas y en diciembre el puente de la Constitución y las vacaciones navideñas. Los españoles somos expertos en rastrear días de fiesta en el calendario y siempre vamos un paso por delante, descontando las jornadas que quedan para la próxima rascada de gónadas, con perdón por la vulgaridad. Así que ánimo, que nosotros podemos con esto y con más que nos echaran.

    ResponderEliminar
  16. Hola Visi:
    Prueba superada. Ahora a por el segundo osbtáculo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Domingo:
    Pues eso no es nada. Yo todavía recuerdo la época en la que había 18 fiestas nacionales anuales. Se ganaba poco, pero todo no se podía tener.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Volver a la "normalidad" depende de como sea esta; pero de todas formas siempre hay que hacer de la necesidad virtud, e intentar que en nuestra vida pese más lo bueno que lo malo, con sentarse en el sofá para quejarnos de lo mala que es nuestra vida, poco resolvemos:
    Intentemos llenarla, seamos activos, fabriquemos nuesta normalidad, que no nos la impongan.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. pasaba a invitarte a mi caja!
    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  20. Hola J. Carlos:
    Completamente de acuerdo contigo. Las cosas que caen del cielo ya sabemos de qué tipo son.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Hola Allek:
    Bienvenido. Estaré encantado de visitarte y espero volver a verte por aquí de nuevo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. lo del tontodromo me ha encantado. Cierto es que todo esto que rodea al verano hay que asimilarlo como lo que es, un descanso y nada mas- Si valoramos con lentes Kantianas todo esto, entonces vamos mal...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Josep, ¿sabes...?, a mi la vuelta en si no me afecta demasiado, lo que me tortura es no haber aprendido nada durante estos días en los que casi me olvido por completo del trabajo. Aprender algo sobre la vida en si, sobre como afrontar esa vuelta a la city, a la presión laboral, a las exigencias de los clientes..., y vuelvo a recrear mis pensamientos en esa famosa cuestion de reducir la jornada laboral, en reducir los gastos superfluos y compulsivos, en aumentar mi eficacia durante las horas de trabajo para poder destinar mas tiempo a mi mismo, a mi relajo, a vivir o a contemplar lo que sea. Ultimamente repito como un loro eso de "cada dos meses de trabajo nos deberian corresponder 7 dias de descanso, sin renunciar a los 30 dias de verano, obviamente". Me pregunto si podria ser capaz de cambiar mi concepto existencial, aunque fuese lentamente y llegar a creer firmemente en eso de que podemos pasar con mucho menos de lo que tenemos o de lo que anhelamos.
    Un saludo Josep..., seguiré intentando vivir como creo que debo vivir..., y bueno, te iré contando si llego a ver algo.

    ResponderEliminar
  24. Volví de China.
    Volví de vacaciones.
    Acaba de volver de Rumania.

    uffff... demasiados retornos...

    Ando todavía bien despistado!!

    ;)

    ResponderEliminar
  25. Hola David:
    Un placer volver a verte por aquí. En relación a lo del "tontódromo" es todo un ejericio de distracción ver cómo se comportan las personas en él y lo más curioso es que, a pesar de que todos se parecen más o menos, también existen diferencias remarcables que no entro a analizar geográficamente para no herir susceptibilidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Pedro:
    Ya sabes lo que opino de los buenos propósitos diferidos, que se acaban diluyendo. Si crees que debes hacer eso con tu jornada laboral más vale que empieces desde la primera semana o seguda como mucho porque si no, mal vamos. Otra cosa es que se pueda hacer y en ese caso, es mejor no olvidarlo indefinidamente en el cajón de las frustraciones.
    Un saludo y buen regreso.

    ResponderEliminar
  27. Hola Gabi:
    Nadie podrá decir que eres un sedentario aunque seguramente tanta acumulación de kilómetros sean la causa de que todavía andes un pelín despistado pero todo se arreglará con unos cuantos impactos de fría realidad que, a buen seguro, te estarán aguardando en tu mesa de trabajo.
    Ánimo, que son pocos y cobardes.

    ResponderEliminar
  28. Volvemos de nuevo Josep.. Gracias por tu visita que echaba de menos,ya que siempre valoro tus palabras.
    Este año empezamos septiembre con más optimismo.. Agosto resultó enriquecedor,tanto por los días que estuvimos fuera,como por los días de vuelta.. que fui capaz de realizar una tarea difícil a pesar del calor en mi querido pueblo..!
    Por tanto empiezo septiembre satisfecha conmigo misma y con la humildad cerca.. por si acaso..
    Te veo animado y abierto a la comunicación.. ello es estupendo. Me alegro de seguir en contacto y te deseo lo mejor para este nuevo curso,amigo.

    Un abrazo
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  29. Aggg... como siempre la última pillando el blog por los pelos.Sabes? aún guardo ese cd de "Good morning Vietnam" y bien pensado... mañana me lo pongo para despertar que buena falta me hace. Septiembre para mi siempre es inicio de algo, nuevos proyectos, nuevas aventuras vitales, ese fresquito agradable que por fin te permite dormir y un final de verano siempre nostálgico.
    A por septiembre Josep!!! ;)

    ResponderEliminar
  30. Hola María Jesús:
    Pues ya ves que a la vuelta cuesta un poco coger el ritmo y que lleva su tiempo visitar las páginas amigas.
    Veo que has aprovechado bien el tiempo y que llegas a septiembre llena de proyectos lo cual me alegra.
    Seguimos en la brecha dispuestos a dar caña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Hola M.
    Me alegro de haber despertado de nuevo tu interés por Good Morning Vietnmam. Quizá no sea una de las mejores películas pero desde luego el título y el mensaje de la peli tienen mucho gancho.
    Respecto a lo de septiembre y la agradable sensación del primer fresquito al atardecer, he de decirte que desde siempre ha sido uno de los mayores placeres cíclicos que aguardo con ansiedad todos los años. O sea, que en esto también coincidimos.
    Ánimo y que no decaiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Los brotes verdes españoles y norteamericanos tienen más mentiras que una película de chinos. Nos están ocultando la depresión económica que se nos avecina, pero yo os puedo adelantar que posiblemente nuestro amigo Josep no ande en absoluto desencaminado cuando con su título de "Good morning, Vietnam". Y no sigo hablando porque habrá lectores sumamente sugestionables que preferirán creer que estamos saliendo de la crisis. Que no nos pase nada, Josep.

    ResponderEliminar
  33. Hola Fernando:
    No fastidies, que todavía estamos con el síndrome postvacacional a cuestas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Regresar a la rutina siempre es estresante, pero las vacaciones tenían que terminar algún día...
    A ver el lado positivo, que por esta parte del mundo(Perú) se acercan las vacaciones jeje...

    Éxitos Josep

    ResponderEliminar
  35. Hola Ki:
    Bienvenido. Debido a la latitud unos terminamos las vacaciones en el momento en que otros las empezáis, así que cuando regreses espero que nos cuentes cómo ha sido la vuelta por ahí.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  36. Buenas tardes Josep Julián he visitado tu blog con agradable sorpresa por sus contenidos gracias a que un seguidor de mi blog http://diegomartosemprendedor.blogspot.com/ y de paso también del tuyo (Oscar).

    Me he hecho seguidor tuyo porque observo que hay mucha e interesante opinión sobre los asuntos de nuestra sociedad, aprendizaje, etc.

    Respecto al post de Good Morning Vietnan felicidades. Todos deberiamos utilizar un grito de guerra así!

    Será un placer seguir visitandote y quizá en el mio en algún momento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Hola Diego:
    Sé bienvenido y considérate como en casa. Me alegro que el contenido te haya gustado a pesar de que el post de hoy ha sido más técnico, pero si te dejas caer de cuando en cuando estoy seguro de que, al menos algunas veces, los temas tratados serán de tu interés.
    Por supuesto que vistaré el tuyo, qué menos.
    Lo dicho, gracias por pasarte y espero verte de nuevo muy pronto.
    Saludos.

    ResponderEliminar