17 de abril de 2009

Volar como una mariposa, picar como una abeja

En mi ignorancia, de pequeño creía que una mariposa estaba en permanente peligro de ser atacada por una abeja cuando ambas coincidían en una misma flor para libar y entonces trataba de espantarlas, lo cual provocó que alguna abeja me picara más de una vez. Ya de más mayor comprobé que unas y otras viven en perfecta armonía porque sus respectivos intereses no entran en colisión aunque acudan a la misma flor.

Hace unos días leí un comentario elogioso en el que para describir la elegancia del juego de un equipo de futbol el periodista utilizaba el símil “vuelan como mariposas pero pican como abejas” y la verdad es que la imagen me gustó porque creo que describe bien lo que debe ser la orientación a la acción: elegancia en la aproximación, exquisitez en la forma, pero decisión a la hora de actuar.

Es lo mismo que sucede con el comportamiento de las personas: nos importa demasiado lo qué hacen mientras que pasamos por alto cómo lo hacen. A veces pienso que cuando valoramos los comportamientos de otros primamos sólo la parte de abeja (lo que entendemos como agresividad positiva) es decir, el zumbido y el escozor de la picada y no le damos importancia a lo otro.

Pero es evidente que sobre lo que alguien hace (las funciones) suele ser muy difícil influir porque suele estar muy regulado y a veces ni siquiera depende de la persona, mientras que sí es posible hacerlo sobre cómo lo hace (el funcionamiento) y además, con un amplio margen de mejora. ¡Ojalá que a nuestras abejas podamos acoplarles alas de mariposa!

9 comentarios:

  1. También me gustaría añadir que otra peculiaridad de las abejas es que éstas son de las más comprometidas en el reino animal. Cuando pican, mueren en aras del resto. Así pues, utilizando esa metáfora también añadiríamos compromiso... algo que no es propiamente una emoción, pero que está relacionado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pilar:
    Tienes razón. El compromiso no será una emoción pero es la consecuencia de dos emociones previas: la confianza y la motivación. Muchas gracias por tu comentario. Tu blog me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  3. Estoy siguiendo todos tus posts con mucho interés y me están resultando inspiradores.

    Este es el que más me ha gustado. La metáfora me parece muy jugosa y se le pueden sacar muchas interpretaciones... a mi también me han picado unos cuantos "abejorros" de esos a los que jamás se les podrían acoplar unas alas de mariposa y creo que ahora los mantengo mejor a raya...

    Me he tomado la libertad de referenciarte en mi último post.

    ¡Gracias por tu inspiración!

    ResponderEliminar
  4. Alberto:
    Muchas gracias a ti por seguirme y referenciarme. También a través tu blog recibo estímulo e inspiración.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Josep:
    Por fin he encontrado el post al que hacías referencia en el comentario. Aunque tarde, no puedo más que decir que tu blog será un referente para las reflexiones aplicadas a las ventas... siempre con tu permiso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Germán:
    Gracias por tu amable comentario. Por supuesto puedes utilizar los contenidos del blog para tus reflexiones en la medida en que te sean útiles.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Esta pequeña frase me cayo como anido al dedo, y como le dije a un ser querido "Ante todo la elegancia para dejar cosas atras, y decision para emprender experiencias nuevas."

    Mil gracias

    ResponderEliminar
  8. Hola Josep,
    Acabo de entrar en tu blog siguiendo un tweet de @Albarbero (Alberto Barbero)y te felicito por la profundidad de tus reflexiones. Al igual que Germán, yo también creo que tu blog será una referencia muy válida para inspirar mis posts.
    Un apunte curioso: el periodista deportivo al que haces referencia se limitó a parafrasear , pues está expresión se utilizó por primera vez para describir el estilo boxístico de Muhammad Alí (Cassius Clay).
    Un abrazo

    ResponderEliminar