18 de septiembre de 2009

Disfrutar el momento

Era domingo por la mañana. Todavía temprano y antes de que la familia se fuera despertando y la importunara, Paula se puso a desayunar. Iba mojando distraidamente unas galletas en su taza de café mientras hacía el sudoku que venía en el periódico del día anterior. Estaba tan absorta en la tarea que cuando sonó el teléfono se asustó, derramando el contenido de la taza sobre la mesa. Su primera reacción fue maldecirse por su torpeza y levantarse en busca de un paño para limpiar el mantel, pero al incorporarse se dio cuenta de que, el azar había hecho que la mancha formase la caprichosa silueta de un mapamundi casi perfecto.
El teléfono seguía sonando pero ella fue incapaz de atenderlo absorta en la contemplación de aquella forma insospechada que se le presentaba ante sus ojos. Entonces tomó la decisión de inmortalizar esa imagen y corrió presurosa por el pasillo hacia su habitación en busca de la cámara fotográfica. Su hijo pequeño la llamó y fue a atenderle, lo que llevó su tiempo porque el niño quería que su mamá se quedara un rato jugando con él en la cama.
Cuando por fin hubo satisfecho los deseos del pequeño ya casi se había olvidado de lo que iba a hacer. ¡Ah, sí, la cámara! Su marido seguía durmiendo apaciblemente porque el domingo era el único día de la semana en que podía permitirse la licencia de holgazanear un rato más en la cama. ¡La cámara no estaba donde ella pensaba encontrarla! Tendría que despertarle para preguntarle dónde la había guardado la última vez pero le sabía mal hacerlo, por lo que se puso a rebuscar por todos los rincones de la habitación hasta que el marido se despertó por el ruido. ¿La cámara fotográfica? No sé, a mí qué me cuentas. ¿Y para qué la quieres ahora?
Paula recordó que probablemente se la hubiera tomado prestada su hija mayor para hacer un trabajo de imagen en el instituto, así que se fue a despertarla. ¿La cámara? Está ahí, sobre la mesa de estudio. El teléfono volvió a sonar y esta vez lo cogió. Era su madre para contarle que había pasado mala noche por culpa del lumbago y quería saber si Paula, que tenía buena memoria, recordaba cómo se llamaba aquella pomada que otras veces le había ido tan bien para que alguien de la familia se la comprara y se la acercara a casa. ¿Por qué no me cogiste antes el teléfono? fue su despedida antes de colgar malhumorada.
La mesa de estudio se parecía más a una leonera. Allí no había quien pudiera encontrar nada, pero por fin palpó con sus manos un bulto debajo de unos pantalones y dos jerseys que podría ser lo que buscaba. Lo era. Fue andando apresurada por el pasillo hasta el comedor para inmortalizar la imagen, pero cuando llegó había pasado tanto tiempo que la mancha había ido empapando la tela del mantel y ya no se distinguía nada. Ni con mucha imaginación hubiera podido deducirse que sólo unos minutos antes aquello era un mapamundi perfectamente reconocible. Se sintió desolada, así que recogió el mantel manchado y dispuso el servicio para el desayuno de la familia.
Unas horas más tarde, salieron a la calle para hacer el paseo de todos los domingos. El marido quiso saber por qué le había despertando con tanto alboroto y la hija mayor añadió que si no podía haber esperado a que ella se levantara para preguntarle por la dichosa cámara y para qué la necesitaba con tanta urgencia. Paula se los quedó mirando pero no les contó nada. Al pasar por delante de una farmacia de guardia se dispuso a entrar en busca de la pomada milagrosa para su madre. En ese instante, se dio cuenta de que en la cristalera se reflejaba la imagen distorsionada de su hijo pequeño. Su cabeza se veía enorme y en su frente podía leerse el eslogan del anuncio de un analgésico “Para que su cabeza no estalle. Alivio sintomático de cefaleas”. Sonrió y empujó la puerta.

Lo efímero puede durar sólo un instante. Disfrútalo como el regalo inesperado que es antes de que se desvanezca.

39 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con tu última frase: "Lo efímero puede durar sólo un instante. Disfrútalo como el regalo inesperado que es antes de que se desvanezca. "... creo que es una gran verdad... bonita historia. Besos

    ResponderEliminar
  2. Rebuscando entre calificativos idoneos para este post, creo que aquel que lo describe mejor es: Delicioso.

    Gracias Josep Julián por brindarme, con esta alusión tuya sobre lo efímero, esta sensación tan agradable. Esta entrada me ha evocado el recuerdo de Puck - el personaje de “sueño de una noche de verano” –

    Así, la entrada, el recuerdo del personaje y el espíritu de viernes han conseguido provocar el momento feliz de mi semana.

    Gracias otra vez y un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito, creo que todos hemos tenido alguna vez momentos de estos, que nadie más podría entender aunque se lo explicasemos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ginebra:
    Me alegro de que te haya gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Fali:
    Me encanta verte de nuevo por aquí. A cualquiera le amarga un dulce y el término que has empleado "delicioso" más todavía.
    Te deseo un corto viernes y un buen fin de semana. Y aprovecha el momento que pasa en un plis plas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Mercè:
    Bienvenida a esta casa. Espero que nos frecuentes de vez en cuando. Claro que todos hemos tenido momentos fugaces que parece que alguien ha construido sólo para nosotros. Somos afortunados si de vez en cuando se produce alguno.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Josep, buen post..!

    Siempre hemos de llevar bien abiertos los ojos-cámara del alma para captar el instante mágico, que sin duda alguna, se produce en algún momento del día.. Puede ser la sonrisa de un extraño,un paisaje inesperado o unas palabras que nos dan la pauta de esa lección que la vida nos manda continuamente..

    Poco a poco..la mente y el corazón encuentran el equilibrio y descubren que el puzzle aparentemente desordenado de la vida..tiene su lógica interna.. cuya clave hemos de descubrir cada uno..!!

    Gracias por hacernos reflexionar.
    Un abrazo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Hola María Jesús:
    Muchas gracias por tu comentario. Estemos alerta para que no se nos escape el momento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Buen montaje, me quedo con el instante final, ese cuándo ella ve el eslogan reflejado sobre la cabeza de su hijo. Es verdad, hay tantos momentos efímeros, fugaces y curiosos y a veces tan o más eficaces que discursos bien argumentados o estrategias de marketing perfectamente planificadas (de esto último permíteme, se me escapa una amplia sonrisa). Salud y bon cap de setmana.

    ResponderEliminar
  10. Navegando un poco por la blogesfera, me he quedado varada en este blog, que no conocía, y al que seguro volveré.
    Un bonito e inspiador cuento para acabar la semana.
    Un saludo,
    Astrid

    ResponderEliminar
  11. Maravillosa historia y maravillosa moraleja.
    Mas importante es inmortalizar ese momento dentro de nuestras sensaciones, de nuestra percepción, que perder el tiempo para intentar inmortalizarlo de otra forma.
    Como siempre, tu blog es una continua reflexion...Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola, Josep:
    Yo tenía que haber hecho aquella foto a los ancianos. Debería haber cogido el móvil, porque los momentos efímeros los evocas con la sensación primera que te quedó pero, si "inmortalizas" el momento, otras percepciones pueden surgir al contemplar de nuevo la imagen pasado el tiempo.
    ¡Tenía que haber hecho aquella foto!
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
  13. Paula tendra un blog lleno de detalles!!!
    Y como hay que educar esa virtud!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Josep,

    Lo efímero -dura sólo un instante-
    Es un regalo de Dios, o la naturaleza nos lo brinda. Disfrútalo. ¡Que verdad! ¡Es como un sueño!
    Disfrutemos esos momentos maravillosos.

    ResponderEliminar
  15. El resumen es vivir el momento con mas intensidad.
    un saludo

    ResponderEliminar
  16. Estando en la India hace... un millón de años. Estábamos a 40ª C con una humedad que te pasas. Empapado en sudor estaba sacando fotos a todo. Era (es) una de mis pasiones. Le dije a un amigo: "Esto es acojonante. A pesar del calor lo estoy pasando de P. Madre estoy disfrutando cada momento del viaje. Él me dijo: "Yo lo estoy pasando fatal. Disfrutaré cuando vuelva y lo cuente".

    ResponderEliminar
  17. Uyyy lo que he disfrutado leyéndote! qué ratito de frescura y tan real... La moraleja me la quedo para mi vida personal. Las cosas mágicas y maravillosas no se guardan "paluego" pero fijate que éste texto me va a parecer igual de delicioso hoy que mañana jeje. Besicos

    ResponderEliminar
  18. Hola navegante:
    El montajes es bueno y lo encontré en una galería de "fotos impactantes". Me gustó por lo conceptual y por su carga metafórica que me permitió construir un relato que lo arropara. No es la primera vez que lo hago ni será la última porque el microrrelato ilustrado es una magnífica forma de transmitir los conceptos que me interesan.
    Bon cap de setmana también para ti, navegante y buen viento en las velas.

    ResponderEliminar
  19. Hola Astrid:
    Bienvenida a este rincón en el que ojalá encuentres inspiración. Ese es un objetivo irrenunciable. Llegamos a los sitios de muchas maneras, pero llegamos y eso es lo importante. Me alegra que te haya gustado la historia.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  20. Hola David:
    Es cierto que una imagen vale más que mil palabras. Primero pensé en dejar sólo la foto y el último párrafo pero inmediatamente surgió la historia. Gracias por tu visita y por tus elogios que se agradecen.
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  21. Hola Germán:
    Dicen mis amigos que me gusta hacer fotos conceptuales, aquellas que explican una historia y no solamente la fijan. Seguro que en tu retina quedarán las imágenes que te han inspirado a pesar de que no quede el testimonio gráfico. No sé si debías haber hecho esa foto. Los instantes a veces duran demasiado poco.

    ResponderEliminar
  22. Paula vivió ese momento mágico, pero no pudo fotografiarlo para recordarlo y poder compartirlo..., quedó para ella sola, para su regocijo.
    Ultimamente me he aficionado a hacer fotos con el móvil, no me importa parar cuando voy con la Bicipalo y echar fotos...,aunque a veces me limito a ver y sentir ese paraje o ese momento especial. El silencio del bosque, el aroma que escapa de las chimeneas de las casitas perdidas entre los pinares..., me encanta, me hechiza..., pero no puedo fotografiarlo, simplemente lo gozo y trato de asegurarlo entre mis neuronas, para que tarde mucho tiempo en olvidarlo.
    Con el tiempo, apredemos y nos damos cuenta de que esos momentos de paz o de gracia coinciden con nuestros estados de animo, con nuestra sensibilidad, cuando se distancian en el tiempo nos indican que la presión empieza a desbordarnos y cuando los percibimos con cierta asiduidad es que todos marcha mas o menos bien, que estamos receptivos y relajados.
    Saludos Josep.

    ResponderEliminar
  23. Hola Gabi:
    Espero que así sea. Lo buscaré por ahí hasta que dé con él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Chuta:
    Bienvenida a mi blog desde tierras tan lejanas. Como pintora sabrás mucho sobre plasmación de momentos efímeros que una vez instalados en la retina pueden ser recreados con más calma en un lienzo.
    Gracias por asomarte y espero que no sea la última vez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola África:
    Bienvenida. Sí, ese es el resumen, que hay que vivir el momento con intensidad más que querer aprehenderlo. Los pájaros nunca prefieren vivir enjaulados.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  26. Hola Javier:
    Por lo que veo a ti te pasa como a mí. Cuando viajo parece que veo los países a través del visor de la cámara fotográfica. Pero también hago lo que tu amigo, cuando vuelvo disfruto contándolo y cada vez más a través de una selección de imágenes montadas. Pero siempre la búsqueda de un detalle puede más que una visión descriptiva, que le vamos a hacer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Hola M.:
    Cómo me ha gustado que te gustara y sobre todo que lo hayas incorporado a tu vida. Y al menos, siempre podrás volver a leerlo porque de aquí ya no se escapa. Un petonet.

    ResponderEliminar
  28. Hola Pedro:
    No sabes cómo te comprendo. A mí me pasa lo mismo pero como tengo memoria larga es raro que vuelva a ver fotos mías pasado un tiempo, aunque busque alguna de vez en cuando para algo, seguramente para lo mismo que tú.
    Un placer volver verte por aquí y animo a los amigos a que se pasen por tu blog para leer tus historias de bicis y paisajes con un detalle que a mí me deja sorprendido.
    Imagino que escribes ya de vuelta de tu paseo, así que seguramente pronto publicarás entrada.
    Un saludo entrañable.

    ResponderEliminar
  29. La clave de la felicidad está en el momento presente, ése que se nos escapa continuamente mientras planeamos otras cosas, como dijo John Lennon. Creo que deberíamos de tener mucho más presente, nunca mejor dicho, el mensaje que si no recuerdo mal repetía sin cesar un loro de la novela 'La isla' de Aldous Huxley: "Atención, aquí y ahora. Atención, aquí y ahora". Yo me entiendo, y creo que Josep también ;-)

    ResponderEliminar
  30. Hola Josep,

    Te diría que, efectivamente, sigo al pie tus instrucciones y disfruto del momento, profundo y efímero del avistaje de ballenas, del reecuentro con mis amigos de toda la vida, de la primavera que asoma por estas latitudes...
    En fin, de todo y mientras dure...

    Un abrazo con aires del atlántico.

    ResponderEliminar
  31. PD; Pregunta> como coloco el logo en mi blog. (No tengo el signo de preg en esta laptop)

    He estado leyendo gran parte del material. Pero entenderás, y espero que me tengas paciencia, estoy algo dispersa en vacaciones...

    ResponderEliminar
  32. Hola Fernando:
    Te entiendo. Aquí y ahora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Hola Myr:
    Pues eso sí que es aprovechar el momento y además asomando la primavera, qué lujo. Que disfutes del momento, carpe diem ya sabes.
    Respecto a lo del logo se nota que estás de vacaciones y que andas en otras cosas je,je. Es muy simple: entras en la página de configuración de blogger y seleccionas añadir un elemento, en este caso una imagen... y ya está. Bueno, bueno, como se nota que has puesto el cerebro en remojo y qué envidia me das. Hasta pronto y disfruta un montón sobre todo de tus amigos de siempre que seguramente te echarán mucho de menos durante el resto del año.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Todo lo bello es por naturaleza efímero. La vida, que es lo más hermoso que tenemos, también es efímera. Tal y como llega un día, también se va. Si fuera eterna, ¿acaso la concederíamos tanto valor? No, porque el valor se lo da su fragilidad, su fugacidad, su efímera y maravillosa naturaleza.

    ResponderEliminar
  35. Hola Domingo:
    Hablas con voz de sabio. Me apunto a eso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Efímero en la página de Cristal00k, igual que aquí, pero con cuento admoralejo. He leído en ocasiones tus inteligentes comentarios. Un saludo, Sir.

    ResponderEliminar
  37. Ah, claro, se me olvidaba decir gracias por recordarnos que debemos disfrutar de lo efímero sin más preámbulos ni artificios.

    Por ejemplo, mientras escribía esto, mi esposa me ha dicho que mi querido sobrino, al que más quiero (29 años) aunque no lleve mi sangre, acaba de comunicar por sms su intención de regalarme un pastillero para Reyes. No me lo tomaré a mal, disfrutaré de la puyita del momento y me reiré (maldita la gracia).

    ResponderEliminar
  38. Hola Carlos:
    Si ya me alegro de que me sigas en silencio, imagínante cuanto más dejando tu comentario por partida doble. A tu sobrino dale recuerdos de mi parte y si se te acaban las ideas para regalarle algo en reyes dímelo que ya se me ocurrirá algo.
    Un saludo y hasta pronto (espero)

    ResponderEliminar