22 de septiembre de 2009

El feedback nuestro de cada día, dánosle hoy…

La traducción al castellano del término feedback es la palabra retroalimentación. Será por deformación profesional pero muy a menudo tengo que aclarar más veces el significado del término en castellano que en inglés. En uno u otro idioma actúa como una de las herramientas más poderosas que jamás se ha inventado para gestionar personas y a la vez una de las más viciadas, manoseadas y peor utilizadas.
Pero qué es el feedback: es una herramienta bidireccional que permite que yo me entere de lo que piensas de mí pero no me los has dicho o para lo contrario, para que yo te informe de cosas que veo en ti y que no te había dicho. Por eso es bidireccional, aunque raramente se aplique de esa forma.
La situación ideal para dar feedback es cuando éste ha sido solicitado. Es lógico. Si de repente te pones a opinar libremente sobre la corbata que me he puesto esta mañana tu opinión nunca tendrá para mí el mismo valor que si yo te la he pedido. Si te la pido es porque valoro tu opinión y en caso contrario hasta puedo mandarte a hacer puñetas. Este es el principal mal uso de la herramienta en cuestión.
Otra mala utilización del feedback es cuando se rebasa el ámbito al que se circunscribe. Si me das tu opinión sobre cómo desarrollo una tarea, estupendo, porque valoro tu criterio o hasta puede que forme parte de tu cometido dármela, pero si además te pones a opinar sobre cómo organizo mi vida ya vamos mal.
El feedback siempre es una bendición del cielo. Al fin y al cabo, me estás diciendo lo que opinas de mí y podrías habértelo callado, así que más vale que escuche atentamente hasta el final sin interrumpir o de lo contrario, puede que no me entere nunca de lo que tiene más valor. Esté de acuerdo o no.
No está de más que cuando hayas finalizado te resuma lo que yo he entendido porque puede ser que sólo me hayas dicho que no estaría de más que adelgazara un par de kilos, pero si lo que yo he entendido es que me has querido llamar foca, ya la hemos liado. Hace unos días, mientras esperaba a que llegara el ascensor un día de lluvia torrencial presencié esta escena entre dos que se conocían.
- Hola, ¿cómo estás?
- Pues anda que tú.
Muchas veces suceden cosas por el estilo. Uno había dicho ¿cómo estás? Y el otro interpretó ¡cómo estás! Y claro, le contestó mal.
Como puede verse, dar y recibir feedback o retroalimentación no es sencillo y tiene sus normas. Algunas más de las que he mencionado hasta ahora, si bien éstas son las que me parecen más útiles e importantes. Es un arma que conviene utilizar bien ya no sólo para sacarle todo el jugo, que es mucho, sino para que no logre el efecto contrario al deseado.
Los que escribimos y visitamos blogs somos un buen ejemplo para ilustrar cómo funciona esto. Habilitamos la ventana de comentarios precisamente para que nos den feedback sobre nuestros post. ¿Y cuál tiene más valor? ¿El que refuerza nuestra postura o el que presenta reparos a nuestros puntos de vista? A nadie le amarga un dulce aunque a veces los que nos leen no estén de acuerdo y quisiéramos que expresaran su punto de vista, su feedback, vaya, porque lo que hemos habilitado es una ventana comentarios y no sólo elogiosos. Entonces qué sucede, que tendemos a hacer como cuando lo que leemos no despierta nuestro interés. Pasamos de largo dejando a nuestro bloguero sin feedback. Y todos sabemos cómo nos sienta eso.
El feedback no bebe tanto de lo políticamente correcto como del juicio equilibrado. Como se suele decir, del leal saber y entender de quien lo da. Aprendemos en la vida en función de la calidad del feedback que recibimos. De igual forma, enseñamos algo en la medida en que damos feedback también de calidad. No hay que tenerle miedo, aunque sí atenerse a unas cuantas normas básicas sin las cuales no sólo no funciona sino que es realmente pernicioso. Como decía un castizo, no es lo mismo dar feedback que dar por el feedback. Qué gran verdad. Pero que no nos falte, por Dios.

49 comentarios:

  1. Enhorabuena por este artículo. Creo que ha dado en el clavo de lleno: el feedback es un gran valor y debemos agradecerlo siempre, sea crítica o halago. Muchas empresas pagan por estudios de mercado o de usabilidad y el feedback proporciona una valiosa información gratuita. Y las personas que dejan un comentario son las que invierten su tiempo y esfuerzo para contribuir a mejorar nuestros blogs. ¡Si debería pagarme por este comentario!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo... Yo también tengo la duda entre feedback y retroalimentación, y me suelo decidir por la primera, que requiere menos explicación (¿terminará castellanizándose hacia fidbac, fidbak o similar??)

    Sin duda, necesario y útil (hoy más o menos hemos coincidido en el tema tratado), es como los famosos libros sobre ventas, en los que se hace referencia a que es bueno recibir quejas de los clientes, no por el hecho que las motiva (deficiencias en el producto, servicio...), sino porque nos permiten susanarlas y mejorar, y es preferible eso a que el cliente simplemente se enfade y se vaya a la competencia, sin que sepamos los motivos.

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

    ResponderEliminar
  3. Ok. Recibido. Torpedos listos. Objetivo claro. Esperando ordenes. Pero cuándo alguien se sale de lo establecido, revela un tono crítico, se muestra distante o fuera de lugar, la retroalimentación se vuelve ponte-en-guardia y prepara los misiles. El feedback como la vida misma es relativo, aunque a veces funcione. ¡ Esperando ordenes señor, si señor ¡.

    ResponderEliminar
  4. Los comentarios mantienen los blogs.. y gracias a ello nos comunicamos, nos vivimos y crecemos.. seguro que si..!!

    Hemos de saber aceptar todo.. hasta los silencios.. que a veces duelen, pero somos humanos y el tiempo es relativo..

    La visión de los demás nos ayuda a elevarnos sobre nosotros mismos para madurar..

    Tu artículo.. importante y esencial para todos nosotros,amigo. Un abrazo muy fuerte.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno y muy útil no olvidar está "sencilla" directriz.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo, el feedback es una herramienta poderosa , que a veces desconocemos y que a veces conociéndola no se utiliza de manera correcta.

    El feedback como comentas es un regalo.
    Una salvedad, el feedback correctivo es siempre para mejorar. En este punto, se pide permiso para darlo, creo que este punto es importante.

    También señalar , que el feedback positivo, además de aumentar el "positivismo", es puro reconocimiento y cumpliendo una serie de pasos.

    Remito el link, ya que hablé de este tema que me apasiona en algunos de mis posts.

    www.lorenaubierna.com/?p=199
    www.lorenaubierna.com/?p=224

    ResponderEliminar
  7. Me da la sensación entonces que desde que nos levantamos hasta que nos acostamos no hacemos otra cosa más que "feedbackear", aunque no seamos conscientes la mayoría de las veces. Todo es un flujo de comunicación e información constante, en ocasiones más sutil y en otras más explícito. No paramos de interactuar y sabemos quiénes somos por contar con los demás como referencia. Porque conocemos a los demás es por lo que nos conocemos nosotros, que somos como esos monos de aquel experimento que aseguraba que sólo situándolos frente a un espejo eran conscientes de su propia corporeidad, de su propia existencia. Y bueno, aquí lo dejo, que estoy empezando a desvariar. ¡Je,je,je! Un tema muy interesante, amigo Josep. Ojalá profundices en él en futuros "posts", porque da mucho juego. :)

    ResponderEliminar
  8. ¿Sabías que das mucho que pensar con tus artículos, Josep? Este último no es una excepción, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  9. Hola Juana:
    Aquí siempre damos la bienvenida a aquellos que se asoman por primera vez, así que ¡bienvenida! antes que nada.
    Estoy de acuerdo con que muchas veces el mejor feedback es el de quien mejor te conoce. Y suele darse, pero no tanto escucharse por muchas razones: porque pensamos que ya sabemos lo que nos van a decir, porque creemos que estará demasiado mediatizada, porque simplemente no te fías, etc. Ese tipo de comportamiento son consustanciales a la naturaleza humana. Sin embargo, en otros momentos es buenísimo que quien te de feedback sea alguien de afuera, un observador desapasionado. No sólo por su frescura sino por su distancia emocional. En fin, que de una u otra forma, la cuestión es hacer lo posible por recibirlo.
    Por cierto, ya me pasarás la factura por el tuyo.
    Muchas gracias por asomarte y dejar tu aportación que se valora. Y espero que no sea la última vez que nos veamos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Pablo:
    Mer alegra que coincidamos en nuestros respectivos enfoques. Todavía no he podido ver tu entrada de hoy pero lo haré en un momento.
    Espero que no lleguemos a castellanizar una palabra tan sajona como feesback, aunque la equivalente (retroalimentación) suene a maquinaria de obras públicas. La verdad es que los sajones tienen mucha menos gramática que nosotros pero son buenísimos inventando palabras con un significado potente. Vaya una cosa por la otra.
    Cuando mencionas el feedback del cliente pienso en el más poderoso de todos, porque no se le puede exigir darlo pero es el único que determina de forma directa nuestro propio valor como proveedor. Lástima que nos avergüence tanto pedirlo.
    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Hola navegante y atenta la compañía:
    El feedback (cuando está fundado en buenas razones) ya puede ser todo lo crítico que sea, pero desde luego sigue siendo un regalo valioso. Eso ni lo dudes.
    Si nos dedicáramos menos a protegernos y a rearmarnos que a admitir oír lo que nos tienen que decir aprenderíamos algo más y nos justificaríamos algo menos.
    Para eso hay que bajar lo suficiente las defensas y abrir las ventanas, aunque entren moscas.
    Así que ya estás avisado, el día que me encuentre con una foto de las tuyas que no me guste (de momento, harto improbable) prepárate para recibir feedback del bueno, ya lo creo.
    Y guarda los misiles que esos sólo sirven para dar por el feedback.
    Descanse, marinero. Y muchas gracias por tu comentario ;-)

    ResponderEliminar
  12. Hola Draregman:
    Muchas gracias por asomarte y compartir. Por desgracia no puedo devolverte la visita porque veo que tienes el piso en obras. Otra vez será.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. Hola Josep Julian,

    Me ha parecido muy buena la entrada. Precisamente el otro día cuando solicité a alguien feed back sobre un asunto se sintió atacado. Lo que pedía era su punto de vista, una vez yo había expresado el mío. Lo entendió mal, porque la forma creo, que era la adecuada. El feed back, para mi, siempre debe ser constructivo y como apuntas bidireccional, pero en muchas casos no sé si son las emociones o los sentidos los que nos impiden aprovecharnos de esta herramienta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola Lorena:
    Bienvenida a este espacio en el que espero que te sientas cómoda y gracias por tu feedback. En verdad todo lo que dices es cierto y los links que relacionas son útiles para todo aquel que quiera saber más sobre todos los pasos para darlo y para recibirlo (que no son los mismos) y conocer algunos trucos para sortear dificultades.
    Lo que pretendía era destacar sólo los más importantes no sé si porque lo sean o porque, en mi opinión, es donde más se suele fallar.
    Pero es que creo tanto en esta herramienta que seguramente seguiré esta serie para ilustrar con ejemplos los buenos o malos resultados que se obtiene al hacerlo bien o mal.
    Muchas gracias por tu aportación y hasta pronto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Josep J.:

    Muy bueno e interesante el post de hoy. Como dijo algún comentarista anterior "das mucho que pensar" con tus entradas.

    "Se dice", "se sabe", "se comenta", "me dijeron", "te dije", "me contaron"... son fórmulas cotidianas para hacer feedback de manera general; nadie está libre de un comentario, ya sea bueno o malo, nadie quiere ser "invisible" del todo e incluso el más rebelde de los rebeldes busca, en el comentario, una aprobación. ´

    La única pega que le encuentro al feedback es usarlo para vivir de "cara a la galería", es decir, hacerlo por la imagen que vamos a proyectar, pero sin interiorizar esos cambios de manera permanente.

    Los blogs ya forman parte de nuestra vida y como tal, también están (o deberían) a merced de los comentarios del que los lea, ya sea amigo, conocido o "forastero".

    Por cierto, Josep. J. ya intenté hacer un "arreglito" en el formulario de mis comentarios, gracias por avisarme (porque yo misma no me comento, jaja). Te invito a que pruebes el invento a ver si funciona correctamente. Tus comentarios "feedbackianos" son algo de lo que no me gustaría prescindir.

    Un abrazo,
    María Hdez.

    ResponderEliminar
  16. Hola María Jesús:
    Como siempre, tus comentarios son muy bienvenidos. Un blog es un canal de expresión a través del cual damos a conocer algo de nosotros que queremos compartir con los demás. Por eso su opinión es tan importante y su ausencia tan amarga. Estoy pensando en recomendar una larga lista de blogs que incomprensiblemente tienen muy pocas o ninguna visita y que, sin embargo, a mí me parecen muy interesantes. Me pregunto cómo deben de sentirse sus autores sin feedback de ninguna clase.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  17. Hola Domingo:
    Tú lo has dicho. En realidad nos pasamos el día "feedbackeando" aunque no seamos conscientes de ello. La comunicación consiste básicamente en eso y si consideramos que, si no somos ermitaños, dedicamos aproximadamente el 80% de nuestro tiempo a comunicarnos, pues ya ves a dónde nos lleva esto.
    No te preocupes por la extensión de tu análisis, es un place leerte. Y sí, prometo seguir escribiendo sobre este tema que ya veo que ha despertado vuestro interés. Faltaría más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Fernando (Solera):
    A mí me pasa lo mismo con tus entradas, que me hacen pensar lo suyo. Así que ya sabes, quid pro quo.
    Muchas gracias y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  19. Hola Fernando (López):
    Jolín, qué trajín con los nombres. Lo que planteas (esencialmente reticiencia a la hora de que pidas que te den feedback) es uno de los temas que tenía pensado tratar en otro momento.
    No conozco las circunstancias en que se produjo la secuencia que comentas, pero te pregunto ¿tienes una posición jerárquica superior sobre la persona en cuestión? Ahí tienes una pìsta.
    Si la tienes ¿pides frecuentemente opinión a tus colaboradores acerca de decisiones que tomas?
    ¿Puede pensar la persona en cuestión que su opinión no será valorada o que no puede competir con la tuya?
    Si todas o algunas de las respuestas son sí, ahí tienes una línea de análisis de tu comportamiento directivo. Si son no, tendríamos que hablar un poco más despacio sobre ello.
    De todas formas, y al hilo de la última parte de tu comentario, sólo un apunte: normalmente no somos conscientes de la tensión emocional que provocamos en nuestros interlocutores. Ya sé que dicho así no aporta mucho pero es que es así.
    Muchas gracias por compartir tus experiencias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola María:
    Tu punto de vista acerca del "feedback de salón" me ha parecido muy importante. Probablemente, los comentarios que se hagan a esta entrada seguirán abriendo nuevas "líneas de investigaciòn" dentro del apasionante tema que hoy traemos a colación, de lo cual me alegro mucho porque da una idea de lo amplio que es este mundo.
    Ya sabes que me defino como un observador y no sé si además de los compulsivos, pero fíjate. Si observas en una cafetería a dos personas que están hablando verás que siempre hay una que habla mucho más que la otra y la que escucha suele contestar reafirmando lo que la otra dice. Feedback de salón, porque ni estadísticamente es probable que esté de acuerdo en todo.
    Otra variable es decir sólo aquello que sabemos que al otro le gustaría escuchar. También feedback de salón y así hay miles de situaciones "formales" que nunca llegan (ni lo pretenden)hasta el fondo de la cuestión que es donde está el meollo del tema.
    Por eso ponía el ejemplo de los comportamientos arquetípicos de, al menos, parte de los blogueros en relación a si hacen o no comentarios y si los hacen en que pasen por políticamente correctos. Por favor, que nadie se sienta aludido, pero es lo que hay.
    Esto nos llevaría a otro concepto, el de la asertividad, del que hablaremos otro día.
    Entre tanto, muchas gracias por el comentario y en un ratito me paso a ver cómo anda tu tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Josep Julian

    A las preguntas que realizabas . A todas si.

    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  22. Hola Josep Julian, te propongo un caso de analisis:

    Un buen amigo de tiempo, en muchas ocasiones te esta contando sus problemillas con la empresa (entre cervezas) porque confia en tu retroalimentacion en ese entorno (puede cambiar de tema cuando quiera).

    Lo esta pasando mal (quien no) y un dia te dice "tienes que venir a mi empresa y hacerme un (retroaliemtacion, 'fidbac', etc) examen" dijo el (yo lo llamaria diagnostico).

    Cambia el entorno, no hay cervecita, no podra cambiar de tema.

    Llega el dia acordado y no puede, demosle otra oportunidad ¿no?. No es facil dejarse aconsejar.

    Salu2, Cloudconsulting.

    ResponderEliminar
  23. El proceso de retroalimentación es muy importante y edificante para los que participan en un proceso comunicativo, pero para ello hay que tomar en cuenta algunos factores como la empatía, el respeto y aceptación, la calidez en el tono, la claridad, la autenticidad, la confianza y la dedicación. Todo ello denota un alto grado de interés por el contenido de lo que el otro expresa, y quien lo recibe, puede claramente percibir la importancia que lo que expone tiene para el otro. Un cariñoso saludo Josep

    ResponderEliminar
  24. Precisamente estos días ando en un curso, donde también se habló sobre el famoso feedback. Pienso que, cuantas cualidades positivas se han perdido, por no saber comunicar sl otro nuestras opiniones. Tienes razón que primero tiene que haber una confianza,pero con unas buenas formas, todo se puede decir. Sobre todo lo positivo, conseguir que una persona sea consciente de su potencial y que se sienta cómodo con algo que quizás desconocía, o que pueda corregir de buen grado, cualquier actitud que no le beneficia social, y personalmente...eso es muy gratificante, no crees? :). Un petó Josep!

    ResponderEliminar
  25. Hola, Josep:
    Creo que el primero que abandona la objetividad cuando el feedback sale a escena es uno mismo. No quiero decir que todos seamos arrogantes completamente, pero seguro que si nos hacemos la prueba de la ventana de Johari nos llevaremos alguna que otra sorpresa. Por ello, no todo el mundo requiere de feedback objetivo salvo en los casos en los que es consciente de que no conoce o duda. Por otro lado, jamás he considerado feedback aquello que emana de los que dicen hablar "clarito y a la cara" pues normalmente son personas con escaso sentido de la prudencia y de fácil inclinación a la sentencia. Además, hay cuestiones que deben tratarse con la debida sutileza, lo que no quiere decir que deban ser disfrazadas. Un poco, en definitiva, con lo que expresa Belkis.
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
  26. Estupendo artículo!!!
    Pero ay! ¿Cuántas veces se rompe la retroalimentación por otros conceptos tan manejados como el qué tiene la ‘información’ tiene el poder? La información corre hacía un solo sentido y el concepto de ‘alimentación mutua’ se rompe…
    Me he reído con la conversación de ascensor, y si me permite el estereotipo, ha ‘sonado’ a algo muy español…

    ;)

    ResponderEliminar
  27. Hola Fernando (López):
    Pues ahí tienes un diagnóstico inicial y un camino a explorar. Tranquilo, cuando sabemos lo que pasa, es más fácil ponerle remedio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Quique:
    Mi opinión es que cuando un amigo pide ayuda profesional sobre un aspecto laboral y lo hace en un ambiente relajado está siendo sincero precisamente porque está alejado del foco del problema.
    Si cuando acudes a su oficina en su ayuda busca escapatoria es porque está imbuido en su rol profesional y eso, por regla general, hace que no admita mostrar sus debilidades. Tu amigo es la misma persona pero desempeña roles distintos.
    Mi consejo es que te hagas invitar a comer, incluyas lo de su distinto comportamiento según el ambiente y rol en la charla, le des feedback acerca de tu percepción sobre los problemillas que tiene en la empresa y que, además de darte las gracias, pague la cuenta. Y si puede ser, que sea abultada porque aunque sea entre amigos, lo que no cuesta no vale.
    Un saludo y ya me contarás si te ha dado resultado la estratagema.

    ResponderEliminar
  29. Hola Té:
    Que no nos falte y como el sexo, más que mucho que sea bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Hola Belkis:
    Como bien indicas, las cualidades ambientales en la que se desarolla la retroalimentación juegan un papel determinante. Incluyo como ambientales las que tú comentas: empatía, respeto, aceptación, calidez en el tono, claridad, autenticidad, confianza y dedicación, todas ellas cualidades emocionales.
    Y al hilo de esto un comentario: me sorprende mucho la serie CSI en la que continuamente se están dando feedback profesional pero con unos diálogos cortantes que quitan el hipo. Eso busca un efecto dramático que, sin embargo, en nuestras latitudes abocaría al feedback a un fracaso monumental. Luego, dramatización aparte, las circunstancias ambientales varían enormemente según las latitudes.
    Como siempre, muchas gracias por tu sensata aportación y hasta muy pronto.
    Por cierto, estoy tratando de ponerme en contacto contigo para un tema profesional de forma que si lees este comentario, por favor mándame un mail de contacto a la dirección que figura en la columna de la derecha.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Hola M.:
    Puñeta, de haberlo sabido antes hubiera ido a daros el curso. Es broma, seguro que lo están haciendo muy bien. Eso sí, lo importante de los cursos no es tanto lo que se aprende como lo que se practica luego.
    Como dices, el feedback es muy gratificante y bien dado, genera confianza en ambas direcciones y estoy seguro de que tú lo haces muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Hola Germán:
    Personalmente comparto contigo que "hablar a las claras" como forma habitual de dar feedback no gusta a casi nadie, aunque no te creas, todo tiene su público.
    Lo que dice Belkis es cierto, pero cuidado: el buen feedback es el que se da con las claves de quien lo recibe y algunas personas no tolerarían ambientes demasiado almibarados, ya me entiendes.
    En resumen, son las formas las que conviene adaptar para no herir (cosa que jamás pretende la retroalimentación) pero el fondo, cuanto más claro mejor.
    Gracias por tu aportación con la que coincido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Hola Gabi:
    El feedback desde una posición jerárquica superior es el más dificil de dar si lo que se pretende es obtener bidireccionalidad excepto que se solicite expresamente. No sé si has leído el comentario de Fernando López que iba en esa dirección.
    Y es difícil porque por mucho que invites a tu colaborador a que te de feedback de vuelta éste tiene muy presente tu posición de poder y puede que se limite a dar opiniones vagas y formales, otros dirían que políticamente correctas.
    Esto sucede mucho en los procesos de evaluación de desempeño cuando se permite que el evaluado de su opinión sobre los criterios valoración utilizados por su evaluador. Peligroso. Por eso se ha inventado el feedback de 180º o de 360º porque mantienen la confidencialidad. Y aún y así...
    Lo de la conversación en el ascensor es muy español, pero real como la vida misma.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  34. Hola...he descubierto tu blog por un comentario...;-). Me parece muy interesante todo lo que he leido...así que si me lo permites hare asiduas las visitas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Hola Maluferre:
    Te doy la bienvenida, al tiempo que te comunico que eres mi visitante 5.000, así que te llevas premio y tu nombre y blog saldrá publicado en mi post de fin de mes (libro de bitácora).
    Muchas gracias por tu comentario y, por supuesto, estaré encantado de que te asomes por aquí siempre que quieras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Gracias por tu visita vecino!

    Me paso ahora por tu hogar y me encuentro con emociones. No sabes lo que me alegra.

    No es tarea fácil el feedback, nada fácil.

    Me parece muy complicado dar un buen feedback a alguien, siempre entran en juego sus sentimientos, y recibirlo tampoco es tarea fácil. Me gusta lo que has apuntado, siempre expresar lo que has comprendido para evitar melentendidos. Muchas veces no olvidamos. Y el dialogo del ascensor me ha parecido el mejor ejemplo!

    Saludos vecino, volveré a tomar el té con frecuencia si no te importa!

    ResponderEliminar
  37. Como solicitas, "te voy a dar por el feedback un poquito". Respecto a esta entrada, voy a compartir contigo mi perceción sobre ella:

    - Positivo: A mantener, las notas de humor, la viñeta inicial, la anécdota del ascensor. Porque favorecen la atención del lector y me han hecho sonreir.
    - A repetir más veces: la extensión de la entrada, la hace atractiva por generar la expectativa de poder encontrar contenido sin que parezca un ladrillo.

    Creo que decir "me ha gustado mucho", "buen trabajo", o "vaya tostón", o nada, provoca en quien lo recibe perplejidad: "¿pero que demonios le habrá gustado a éste?", "¿qué en concreto le ha resultado un tostón?", cabreo "¡para rollos los tuyos!", "¡Dios, no me dice nada no debe haber gustado un pelo!".

    La sugerencia es que cuando nos dan por el feedback de esta manera, o se centran en aspectos de personalidad, de manera protagonista con serenidad y calma preguntemos: "¿Cuando me dices volcánica a qué en conreto te estás refiriendo?"
    ;-)

    Cuando se utiliza correctamente es la herramienta de gestión mas buena, bonita y barata que conozco. Ayuda al desarrollo, a la generación de confianza y a conseguir mejores resultados. ¿Qué más se puede pedir?.

    Ánimo y a ponerse delante del espejo de los demás, que como decían en la cabezera de Expediente X: la verdad está ahi fuera.

    Muxu´s

    ResponderEliminar
  38. Querido Jusep Julian,

    Muchas gracias por su comentario. Enlazo su blog al mio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  39. Hola Nadia:
    Bienvenida a mi rellano en el que siempre cabe alguien más, así que tienes mesa reservada para que vengas a tomar el té siempre que quieras.
    Incides en lo de confirmar lo que te han querido decir cuando te dan feedback y me alegro de que lo hagas porque es sumamente importante. A menudo se nos olvida que cuando escuchamos no sólo hacemos eso sino que proyectamos lo que se supone que nos quieren decir, y de ahí los problemas.
    Gracias por pasarte y saludos a los vecinos.

    ResponderEliminar
  40. Hola Visi:
    Cuando he empezado a leer que me querías "dar por el feedback" se me ha encogido el ombligo, aunque luego ya he visto que no era para tanto. Ventajas de escuchar (en este caso leer) hasta el final.
    Tomo nota de todas tus recomendaciones y sé que estará vigilando que las cumpla así que por la cuenta que me tiene...
    Has dicho una cosa im-por-tan-tí-si-ma: que el feedback es la herramientas más buena, bonita y barata que conoces. Yo también lo creo y ahora a ver si les entra en la cabeza a unos cuantos.

    Muxu's también para ti.

    ResponderEliminar
  41. Hola Angela Paloma:
    Así, enlazados, estamos más cerca unos de otros. Y por favor, llámame de tú que todavía no soy tan viejo je,je.
    Bueno, en serio, muchas gracias por seguirme y te animo a que sigas escribiendo tan bien como lo haces en tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Oye Josep, no te lo tomes a mal ehhhh?, que te lo digo con cariño y desde la coña, pero quería decirte que me ha hecho mucha gracia leer lo que pones en tu perfil, no porque sea gracioso, no, sino porque me ha dado la impresión de que estaba leyendo un currículum ;P
    Espero, de verdad, que este feedback que te devuelvo no te siente mal.
    Muy interesante tu artículo, ah! y gracias por tu visita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Hola Rosa:
    Bienvenida. A mí también me ha hecho gracia tu comentario. Ahora que releo mi perfil veo que tienes razón y que me salido un curriculum, debe ser por deformación profesional. Ahora que no nos oye nadie, te diré que lo puse así para ver si alguien picaba y me daba curro jeje. Lástima que nadie se haya dado cuenta hasta ahora, así que veo que eres perspicaz ;-)
    ¿Tienes algo para mí?
    Un beso y espero que te vuelvas a dejar caer por aquí.

    ResponderEliminar
  44. Hola Josep..., voy a admitir que me ha costado un poco comprender la definicion del termino, pero al final, con esa costumbre mia de simplificar y de buscar el ejemplo en la realidad cotidiana..., he terminado de enterderlo. Hay personas que te suelen decir "que mal te veo, ¿has engordado...?, ¿te estas quedando calvo...", eso se da a menudo, es una forma como otra cualquiera de dominación, de crueldad..., ocurre algo parecido entre obreros y patronos, entre oficiales y peones. Yo, con el tiempo y las lecturas adecuadas, con la reflexion hasta donde me da mi mente he descubierto lo dañino de esas actitudes y lo destructivas que pueden llegar a ser. Hoy por hoy creo que doy bastante feedback a mis clientes, pero del bueno. Valoro sus trabajos ecuanimemente, entablo dialogos algo mas allá de los meramente profesionales y he descubierto que las relaciones se han suvizado y optimizado. desde luego siempre hay problemas pero tambien he observado que se solucionan más rapido.
    No se si será un ejemplo de feedback, pero hace poco hable con la mujer de un cliente y le pregunte por su estado de animo, desde julio veia el miedo en sus ojos. La mujer se sintió atendida y agradecida, noté como se abria confesandome..., pues ese miedo. En fin, practicar esa tecnica desde luego es positiva, pero creo que se puede utilizar mas allá del ambito profesional, en la vida cotidiana, con nuestros hijos, amigos o vecinos.
    Saludos Josep.

    ResponderEliminar
  45. Bueno, creo que viene como anillo al dedo....


    Me gusta llamarlo efecto boomerang...

    Gracias por tu visita....

    ResponderEliminar
  46. Hola Pedro:
    Por lo que describes, creo que has entendido perfectamente lo que es el feedback y no sólo eso sino que lo practicas de verdad. Estoy seguro de que quien lo reciba de ti lo agradecerá porque no sólo le dirás cómo lo ves sino que la ofrecerás alternativas de solución y eso es lo más importante.
    Agradezco mucho tu aportación porque lo importante no es cómo llamamos a las cosas sino si hacemos lo adecuado o no.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  47. Hola Erick:
    Bienvenido a esta casa a la que espero que vuelvas a visitar de nuevo. Qué bueno que esto del feedback te venga como anillo al dedo y es que más vale llegar a tiempo que rondar cien años.
    Te doy las gracias por asomarte y espero que pronto nos veamos de nuevo por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar