2 de octubre de 2009

El liderazgo inspiracional

Cuando vamos pelando las capas de cebolla que adornan, explican o complican el entendimiento del concepto de liderazgo queda a la vista lo más simple, la esencia. Y la esencia del liderazgo es la visión, nada más ni nada menos que eso.
La visión muchas veces no tiene explicación lógica, pero cuando trasciende, cuando es asumida por otros además de quien la creó, se convierte en el liderazgo más puro y potente que pueda concebirse.
Pero ¿de dónde nacen las visiones? ¿qué es lo que hace que algo sumamente abstracto e intangible pueda instalarse en las mentes y los corazones de tantos? Es la inspiración, sólo es eso.
Se dice que el lenguaje es la limitación de nuestra inteligencia, en el sentido de que lo que no somos capaces de concretar o contener en él no puede ser explicado. La inspiración pues, podemos definirla como la condensación de imágenes que somos capaces de formular mediante palabras. Puede que otros tuvieran a su alcance esas mismas imágenes pero tal vez no fueron capaces de ponerle palabras, tuvieron visiones pero no acertaron a dar con LA VISIÓN. Somos líderes en la medida que somos capaces de inspirar confianza, de ser creíbles.
Una de las palabras más empleadas por Obama tanto en su campaña electoral como en su discurso de toma de posesión como presidente fue “inspiración”. Con esa idea fue aclamado como líder, dio alas a muchos que nunca las habían tenido ni siquiera soñado poder tenerla algún día. Martin Luther King también tuvo una inspiración y la tradujo en un discurso. “I have a dream” dijo, y millones de afroamericanos creyeron en ese sueño, en esa promesa apenas concretada.

Sin King no existiría Obama, pero antes y después de ellos ha habido y seguirá habiendo inspiraciones más grandes o más pequeñas que movilizarán conciencias, alinearán voluntades, construirán sueños. Y esa es nuestra misión, por humildes o pobres que nos sintamos.
La foto que ilustra esta entrada no es un error sino una metáfora que trata de explicar lo que nos moviliza. En un solo momento de la vida somos bebés sanos y con energía, pero toda la vida hemos de seguir alimentándonos con nuestros sueños, con nuestras visiones y entonces es como si volviéramos a nacer. No importa que creamos ser poca cosa, porque un solo grano de arena contiene el universo. Somos líderes de nuestro propio destino y a veces, muy pocas, del de otros.

40 comentarios:

  1. Hola Josep,
    Con los años he aprendido a confiar en la intuición, la inspiración, esas cosas que sabes que sabes aunque no puedas explicarlas con palabras. Un saber que no es conocimiento. Que yo recuerde, no me ha fallado hasta la fecha.
    Hace poco vi Piratas de Silicon Valley (tal vez mencionada en este mismo blog ¿?). Cuenta la historia de Steve Jobs (Apple) y Bill Gates. Aunque la película no es relevante, cinematográficamente hablando, podemos ver a un auténtico visionario: Steve Jobs. Un tipo bastante pirado, todo hay que decirlo.
    Un pedacito de historia que ha cambiado nuestras vidas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La inspiración es una pértiga para saltar nuestros límites.
    Muy buena entrada con párrafos sublimes.

    Gracias!!!
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  3. A esta entrada, Josep, le viene bien una nueva "inspiración" en tu frase del mes:

    "Cuando cambio mi modo de pensar,
    cambio mi realidad".

    Buen fin de semana para tí y todos tus lectores.

    Un abrazo,
    María Hdez.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada, evolucionar sin cambiar algo de nosotros es perdernos el compás de quienes lo hacen, y sí es la mejor manera re_nacer una y otra vez....

    Quizás, el anuncio ese de la memoria de pez seria
    lo mejor, pero eso, tod@s sabemos que no es posible... Así pues mejor evolucionar...


    Abrazos....

    ResponderEliminar
  5. Los grandes líderes de la historia han creido en sus sueños,se han entregado a ellos y han dejado su huella..

    Su fe, su intuición y su fortaleza interior les ha permitido quedarse para la posteridad..

    Bueno sería que la sociedad actual estudiara las huellas de aquellos, que sin duda alguna siguen inspirando y llenando corazones..!

    El estudio y la reflexión dan sus frutos.

    Mi abrazo y felicitación,JOSEP.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Un artículo interesantísimo, Josep.
    En realidad, yo no entiendo la inspiración-visión como un cambio, sino como una especie de metabolizar una aspiración (que situaría en un paso precedente). Determinar nuestras aspiraciones nos va situando en la senda emergente -o no- de lo que terminamos siendo, para lo que necesitamos nuestra inspiración-visión-proceso-resultado. De hecho, cuando necesitamos de un grupo (empresa, amistades, sociedad) primero necesitamos "vender" nuestras aspiraciones y tratar de alinear a los demás con nuestras visiones por medio de la inspiración. Puede que tratemos de cambiar al sistema, a nuestros subordinados o incluso a nuestros amigos; sin embargo, creo que nuestra personalidad e intención se mantiene en línea recta cuando queremos culminar el proceso.
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
  7. "No importa que creamos ser poca cosa, porque un solo grano de arena contiene el universo. Somos líderes de nuestro propio destino y a veces, muy pocas, del de otros."

    Tú has leído muchos libros 'espirituales', ¿verdad, Josep? Desgraciadamente, a menudo nos olvidamos de esas grandes verdades, sobre todo de que somos los creadores de nuestro destino.

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón Josep,somos líderes de nuestro propio destino y no hay peor ciego que el que no quiere ver, la visión, la voz interior y la inspiración siempre están a nuestro lado. Muchas veces nos convertimos en obtusos y simplemente dejamos de "ver" y escuchar. Somos granos de arena, pero juntos hacemos una enorme playa. Si no abres tu mente y "das" nunca conseguirás sentirte "parte de". El destino no deja de ser común al fín y al cabo, pero el camino es individual también. Gracias por compartir. :)

    ResponderEliminar
  9. Que interesante planteamiento JOSEP, cuando se tiene esa capacidad de comunicar pasión, cuando se cultiva el propósito de ayudar a establecer una cultura de entusiasmo. Si todo ello se realiza dentro de un marco de honestidad, con una visión y misión clara y definida, se desarrolla un sentido de emoción, de importancia y de urgencia que se encargarán de mantener los fuegos de inspiración en tu corazón y harán que continúes hacia delante en pos de conseguir los resultados soñados.
    Un feliz fin de semana y abrazos

    ResponderEliminar
  10. Interesante asunto este que planteas y bien expuesto, aunque muchos de los "lideres" al efecto sean producto de un equipo de diseño, existen muchos otros que lo son de un modo natural, tienen ese "que se yo" que engancha, una mezcla de humanidad, convicciones creibles, y empuje que hace de energía entre sus admiradores ocasionales, y que rompen la tendencia. A veces distingo a esos líderes entre la gente, muchos no saben o no quieren hacer uso de esa fuerza, en cambio hay muchos otros, que por ocupar puestos de "relevancia" entienden que el liderazgo es inherente al cargo, que lamentable error tan común en necios y cretinos. Por cierto, la política española actual, además de deprimente, tiene vacantes en esto de los líderes y en cambio está plagada de ... Saludos.

    ResponderEliminar
  11. En mi ultima entrada hablo del miedo. Ese enemigo tan grande del lider que muchas personas llevan dentro,y se les impide desarrollar.
    Como siempre, tus textos, puro aprendizaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Magnífico.
    Liderazgo-Visión-Inspiración..., pero ¿de dónde nos viene la inspiración? Mientras nuestra mente se mantiene virgen de influencias externas alienantes todo va bien, la inspiración se transforma en ideas, en resultados. Pero si te fijas, la influencias de la sociedad en su vertiente más negativa, va anulando esa inspiración hasta que el mero hecho de mencionarla supone que te miren de forma rara: "¿Y éste de dónde se ha escapado?".
    Pintores, escritores, escultores, músicos... artistas en general, son el máximo exponente de la inspiración, sin olvidarnos de la inspiración en nuestro trabajo diario, en nuestras oficinas, en nuestras fábricas. Has mencionado a los políticos, a Obama. Son los que más inspirados deberían estar, pero no es así. Desgraciadamente tenemos que recurrir a la historia para hacer una lista medianamente decente de políticos con inspiración de verdad, y como dice mi hijo que salgan tan pocos "bueno no es".
    Conclusión: ¡Así nos va!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Antígona:
    Si tienes capacidad para la intuición también la tienes para formular visión y eso es un don que conviene potenciar, no sólo por tu propio bien (ya dices que te da resultados) sino para los que estén a tu alrededor.
    Steve Jobs es un buen ejemplo de visionario como hay muchos, muchos más que no son tan conocidos pero que aplican sus capacidades de forma menos relevante pero igualmente efectiva.
    Un saludo y muchas gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  14. Hola Gabi:
    La pértiga tiene la ventaja de que nos proyecta mucho más allá del esfuerzo que aplicamos al apoyarnos en ella, así que has puesto un muy buen ejemplo.
    Gracias por tu inspiración.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  15. Hola María:
    Lo de la frase que he puesto debe haber sido más inspiradora de lo que yo suponía si es que me ha llevado a escribir esta entrada.
    Muchas veces las ideas se quedan dando vueltas en nuestra cabeza hasta que salen hacia fuera de una forma u otra.
    Que la fuerza te acompañe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Erik:
    Me ha gustado mucho la imagen que propones del anuncio de Mercedes. Se dice que los peces tienen memoria corta pero al final repiten los comportamientos, cosa que a nosotros no debería pasarnos. El re-nacimiento del que nos hablas es fruto de nuestro aprendizaje así que por esa parte no es problema.
    Muchas gracias por tu aportación. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Hola María Jesús:
    Tienes toda la razón. Al final lo que nos queda es la huella de aquellos que la imprimieron en la historia y sobre los que deberíamos aprender constantemente porque la historia se repite.
    Por otra parte, también de los que no tienen la influencia suficiente para legarnos su mensaje pero que todos los días se esfuerzan por marcarnos su huella y a esos los conocemos porque los tenemos más cerca y quien sabe si mañana serán recordados o no, da lo mismo.

    ResponderEliminar
  18. María Jesús:
    Se ha subido el comentario por error sin acabarlo. Quería añadir alentando a todos los que nos hacen pensar porque es el primer indicio de que tienen una visión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Germán:
    Me parece un planteamiento muy estructurado el que nos propones y con el que, esencialmente, estoy de acuerdo. Al final, fíjate que los que tienen una visión suelen esforzarse demasiado en vendérnosla, con lo cual acaban adquiriendo un compromiso con los que la siguen. Fíjate que eso es lo que pasa por ejemplo (sólo lo cito como ejemplo evidente) con los políticos que dicen fíate de mí, vótame y cree en lo que yo veo sólo porque te lo digo yo. Sin embargo, las grandes inspiraciones no necesitan inevitablemente de eso y ejemplos hay a montones.
    Incorporo tu reflexión a la mía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Fernando:
    Ja,ja,ja. Siento decepcionarte, pero no creo que me haya leído ni un solo libro de autoayuda en mi vida, si entendemos por ello los "espirituales". No digo que me echen para atrás pero no forman parte de mis lecturas favoritas.
    Lo que sí estoy pensando es en escribir alguno ¿tu que opinas?
    Ahora en serio, lo que aprendemos y nos queda, el menos en mi caso, procede de lo que vemos (no de lo que miramos) y de lo que escuchamos (no de lo que oímos). En definitiva, de lo que nos llama la atención y eso no es otra cosa que lo que observamos.
    Muchas gracias por tu comentario y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola M.:
    Eso es. Granitos de arena que uno al lado del otro llegamos a formar una larga playa. No deberíamos aspirar a más, compartir destino pero cada cual por su camino.
    Un petó.

    ResponderEliminar
  22. Hola Belkis:
    Después de tu comentario, poco queda que añadir. Muchas gracias no por sólo por escribirlo sino por practicarlo. Como dice M., granitos de arena sí, pero formando parte de una larga playa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Qué hay navegante:
    Los líderes de diseño duran lo que dura la moda y nadie se acuerda de ellos más que los nostálgicos. Tú has dado en la tecla: el liderazgo natural es el más genuino porque quien sigue a uno de estos no lo hace por obligación sino porque sintoniza con él. Yo, como tú, también veo líderes entre la gente corriente que no sabe que lo son. En la política es raro que se den porque el "aparato" los ahoga, pero seguro que alguno hay en alguna agrupación de barrio.
    Buen viento, navegante.

    ResponderEliminar
  24. Hola David:
    Aún no he leído tu entrada pero puede que tengas razón. Quizá algunos no quieran asumir sus capacidades de liderazgo porque tengan miedo a no ser escuchados o al compromiso, da igual.
    Acabo de decir un poco más arriba que no leo libros de autoayuda pero hay uno que se llama "No miedo" escrito por Pilar Jericó que creo que está muy bien y al menos es de alguien más cercano culturalmente a nosotros. No sé si lo conoces.
    Muchas gracias por tu comentario. Voy a leerte en unos minutos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Javier:
    Menudo enfoque nos traes. Lo que dices del constreñimiento de nuestra capacidad inspiradora por multitud de agentes castrantes, empezando por nuestro propio núcleo familiar, siguiendo por el sistema educativo y luego el entorno social y laboral es tan apabullante que lo realmente inaudito es que, a pesar de todo, alguien logre emerger algo de creatividad. Lo peligroso es pensar que cuando alguien es creativo tiene que ir necesariamente a contracorriente o a lo mejor, es que eso es inevitable. Tengo que pensarlo. Respecto a los políticos hay una regla para medir eso que dices: si se los cargaron, es que molestaban y si molestaban...
    Muchas gracias por tu reflexión y un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Cuidado Josep, cuidado:
    sobre el comentario a Fernando, ojo porque muchas veces comentamos cosas medio en broma que sin embargo pueden convertirse en algo factible. De modo que si llegas a escribir un libro (del coaching que te dé la gana) te lo editaré también en audio para que -por aquello del valor diferencial de ventas, ¿recuerdas?- el hecho de que el producto gráfico lleve incluido el producto partner en audio revista el interés de editoriales y público (gente con dificultades de vista o de tiempo). No será en los estudios de sonido con los que colaboro porque sería carísimo, sino cuando pueda hacer el curso de Pro Tools para que cueste dos duros (que tú no tienes que desembolsar, pero divide dos duros entre una tirada determinada de ejemplares y verás que el coste unitario es asumible por una editorial como valor diferencial). Sí, sí, no te extrañe: me estoy convirtiendo también en locutor, una afición que ya viene de hace muchos años (de hecho, la semana que viene tengo una reunión en una productora).
    ¿Qué...? ¿Te parece una visión-inspiración con opción a materializarse? No me dirás que como reflexión, la cosa tiene su miga (aviso a navegantes: esto no es una propuesta de negocio sino un reconocimiento a mi amigo Josep, que nadie se equivoque).
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
  27. Decía Parménides, que no se piensa, lo que no es. O lo que es lo mismo, para que algo suceda primero hay que imaginarlo, con lo que ello conlleva de visión e inspiración.

    Y aunque quizás con limitaciones como tú indicas en este magnífico artículo, el lenguaje, sigue siendo el instrumento más útil, incluso diría imprescindible, para acercarnos a cualquier idea, visión o inspiración. Sobre todo, para compartirla, para hacerla llegar a los demás.

    Y añadiría, que el fondo siempre necesitará de la forma para mostrarse con claridad meridiana.
    De hecho ¿qué haríamos sin las palabras?

    Me encantó el artículo amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Germán:
    Cómo ¿que no era una oferta en firme? ja,ja.
    Eso del audiolibro sería un canal fantástico y complementario al libro. Ya veo que poco a poco vas aflorando habilidades complementarias como la de locutor y habrá que ver cuántas más tienes por ahí escondidas.
    Es cierto que alguna vez he pensado escribir un libro de management pero para que todo el mundo lo pueda entender y aplicar a su vida diaria. Le daré una vuelta más en serio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Cristalook:
    Muchas gracias por el comentario. Me ha encantado que te haya encantado y sobre todo, que hayas vuelto a aterrizar por estos páramos.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  30. Hola Josep:
    Sí, por supuesto, la propuesta es en firme. Lo último de mi comentario lo digo para que nadie piense que esto es para mí una propuesta "de negocio". Cuando lleves a cabo esa compilación de conocimientos, si la estructuras para la comprensión audible (no demasiado extensa, porque entonces el formato no lo terminan ni los vigilantes de seguridad nocturnos) yo te la convertiré en audio en el momento en que aprenda sobre el programa sincronizador de audio. Dale, dale vueltas y verás que no es tan descabellado.
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
  31. El liderazgo no tiene explicación lógica, si entendemos por razones lógicas ideas como:

    - El Jefe ha de ser el mas inteligente
    - Lidera el más fuerte
    - Solo un genio nos puede guiar.
    - La historia la escriben los valientes

    Sin olvidar que el líder ha de ser lo bastante inteligente como para explicar su visión, tan fuerte como para aguantar el envite de hacerla realidad, tan genial como para que su visión seduzca y tan valiente como para compartirla con todos.

    En una escena de una película muy antigua, la guerra de los botones, un niño le recriminaba a otro con que derecho se había erigido en el jefe, cuanto todo el mundo sabía que el jefe tenía que ser el mas listo. El niño en cuestión era el empollón de la clase y, como se puede suponer, el proyecto de ganar “la batalla” lo lideraba el “chulo” – entonces valor en alza - de la pandilla. Desde que vi esa escena intuí la idea que nos explicas en este post. La “razón” del liderazgo tenía que ser algo tan espiritual, tan abstracto y tan inexplicable como la VISIÓN que nos expones.

    Tan solo insistir, con vehemencia, que la VISIÓN si no la compartes tan solo se queda en sueño, aunque, como bien has dicho, nuestros sueños son la guía de nuestros destinos.

    Josep Julián, ésta, como todas aquellas entradas en la que aludes a soñar, también me ha seducido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola Germán:
    La oferta es cada vez más tentadora.

    ResponderEliminar
  33. Hola Fali:
    Sí señor, si la visión no la compartes se queda en sueño y los sueños tienden a ser desplazados por otros sueños, cosa que no pasa tan fácilmente con la visión.
    Muchas gracias por tus palabras. Seducción es una de las que más me gustan, pero sobre todo gracias por volverte a asomar por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Yo en la escena pública percibo cada vez más una ausencia alarmante de líderes inspiracionales y es por eso que, volviendo los ojos hacia mi realidad más cercana, humilde y cotidiana, he encontrado guías auténticos y gigantescos aun desde su presunta pequeñez. Para mí, el líder inspiracional por excelencia es mi padre. Él es mi modelo a seguir. Es el hombre más bueno, más honesto, más íntegro y más genial que conozco. Su vida, lo que representa, lo que es, me inspira y me empuja a querer seguir sus pasos de profunda talla humana. Todo un reto.

    ResponderEliminar
  35. Hola Josep, menos mal que está vez si dejaste un caminito con miguitas de pan para que pudiera encontrar tu casita :-))

    Dicen que lo que realmente nos diferencia de otros animales es nuestra capacidad para soñar y yo añado la capacidad de sorprendernos y decir ¿y por qué no lo hacemos de otra forma? Creo que ahí radica la verdadera esencia de un buen líder (político, empresarial, deportivo). Como tú bien dices es esa mirada diferente la que provoca verdaderas revoluciones.

    Me alegro que nuestras miradas se hayan encontrado :-))

    ResponderEliminar
  36. Vaya, estás lleno de ideas y sabes como gestionar las emociones....¡qué mas se puede pedir¡¡

    Contratado para mi nueva empresa Jeanne chatarreros espaciales.

    Un saludo.

    J.

    ResponderEliminar
  37. Hola Domingo:
    Con un referente con ese, no cabe duda de que el concepto está bien cogido y practicado. Emhorabuena por tener un padre tan inspirador y cuídale mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Hola Malvada Bruja del Norte:
    Bienvenida a esta casa a la que te han traido las miguitas de pan. Es que la otra vez no llevaba en el bolsillo y por eso volví a por más.
    En efecto, sólo se producen revoluciones cuando uno se pregunta ¿por qué no lo hacemos de otra forma?... y otros dicen "vale, por qué no". Es por eso que el liderazgo no hay que esperarlo únicamente de quien manda sino de quién tenga ideas porque ese, en realidad, es el que tiene autoridad moral.
    Un placer que te hayas dejado caer por aquí y aprovechando que eres bruja puedes volver cuando quieras porque esto queda a un tiro de escoba del Norte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Hola Jeanne:
    Bienvenida a mi órbita. Me alegra que me hayas reclutado para tu misión sideral de reciclaje de basuras. Ya era hora de que me tocara tener una jefa guapa.
    Un placer verte por aquí y ya sabes que estás invitada a regresar cuando quieras. (La próxima vez tráete el contrato).
    Un saludo.

    ResponderEliminar