6 de septiembre de 2011

Ídolos de barro



Los dos años anteriores había titulado el primer artículo postvacacional como Good Morning Vietnam en clara referencia a ese despertar necesario después del letargo estival, al menos en esta parte del mundo. Este año no, y ello por una razón principal y otras secundarias. La principal es que hace mucho tiempo que para muchos no existe pauta estival en el sentido de que sea una oportunidad para poner el cerebro en remojo y olvidarse del día a día durante unas semanas. Lejos de eso, hoy tener un síndrome postvacacional de toda la vida equivale a decir que tenemos un trabajo al que volver y sufrir el dichoso síndrome y no es el caso para demasiadas personas.

En cualquier caso y por si este no aplica, de lo cual me alegraría mucho, ya había anunciado motivos secundarios. Dado que nos movemos por imágenes, tal vez habría que recurrir a otras para cumplir el mismo objetivo de anunciar la vuelta a la actividad, en este caso bloguera, y en el repaso mental me surgió la de los ídolos de barro. A veces sucede que sabes cómo debes titular sin tener todavía claro de lo que vas a hablar o cómo estructurarlo pero esa idea fue creciendo en mi mente desde ayer por la noche hasta tomar forma y la inspiración llegó a través de las consecuencias a cortísimo plazo de las declaraciones de Christine Lagarde, semiflamante directora del FMI, anunciando el Apocalipsis inminente e irremediable como consecuencia de una nueva y brutal recesión económica, así como si nada y según muchos sin demasiado fundamento pero que hundió la débil confianza en que las cosas empezaban a marchar mejor, además de arrastrar hacia la caída a las bolsas de todo el mundo en una reedición de lunes negro y elevar los tipos interés de las castigadas deudas soberanas. Imaginé por un momento a cuántos se desayunaban ayer por primera vez recién reincorporados a sus ocupaciones y se les secó la boca al escuchar tan fastuoso pronóstico en su primer día de trabajo.

Ha llegado un punto en que las imágenes adquieren una fuerza inesperada. La de los ídolos de barro no sólo simboliza que éstos sean débiles, sino que se hayan transformado en inertes como muchas esperanzas. Ayer me preguntaba con qué ánimo podrán afrontarse los proyectos de muchos que conozco y sé que los tenían para esta vuelta de vacaciones después de lo escuchado, leído y comentado. Esta mañana he llamado a un par de ellos para conocer sus reacciones y les he pillado con la madalena fosilizada en la boca incapaces todavía de reaccionar. Y me ha dado que pensar.

La vuelta de cualquier pausa que implique fin de ciclo significa capacidad de regeneración y lo que nos hemos encontrado es con un jarro de agua fría, todo lo contrario. Este inicio de curso también nace con plomo en las alas. No es que esperáramos un escenario idílico porque apenas quedan ilusos pero sí al menos la esperanza de que después de muchos años las cosas no empeorasen.

Gracias señora Lagarde por el favor que nos ha hecho y gracias también por haberme dado la idea del título, aunque ya puede suponer que hubiera preferido poder utilizar el de siempre, Good Morning Vietnam. Ya sabe, uno que es un sentimental. Y ojalá que se equivoque.

25 comentarios:

  1. Tal vez, en vez de Good "Morning Vietnam", tengamos que hablar de "Apocalipsis Now". Total, son películas que sintonizan bastante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lagarde no comentó más que lo lógico si no se ha perdido el hilo de los acontecimientos económicos en las últimas semanas, mientras aprovechábamos las vacaciones.

    Que los tiempos pasados no volverán a corto y medio plazo, parece algo descontado. La cuestión es sin tras el "Apocalipsis Now" que apunta Javier no viene "El planeta de los simios". Por lo radical del cambio.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto es que admito que cuando, estas vacaciones, me tomaba un cafe mirando las noticias por tv, en algunos momentos me sentía insignificante... Vamos como cuando leo y veo algo respecto a estrellas que mueren y agujeros negros...
    Y es una mala sensación. Lo prometo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me dan ganas de aplaudir por tu certero análisis, pero por respeto a los empezaban hoy su primer día de trabajo como es el caso de dos mis hijos, con dos niños cada uno pues me contengo. Solo me queda pedir que hayas exagerado aunque en mi fuero interno algo me dice que todo puede aún ser peor. Que al menos algunos tienen trabajo. Que las alas de plomo son reales y desear que tu próximo post sea el de "Buenos días Vietnam"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Josep:

    Una de cal y otra de arena cada semana. A mi lo uq eme gustaría saber es quien se lo está llevando a paladas con esos vaivenes de la bolsa y noticias tan apoclipticas. ¿la señora Lagarde estará en el ajo?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Al hilo de lo que comenta Fernando, no sé si estará en el ajo, pero lo que sí que hay es mucho especulador suelto por el mundo que en estos momentos se está frotando las manos ...

    Me alegro de leerte de nuevo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Josep, me alegro de leerte de nuevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pepe!
    Creoque hay una tele novela titulada "Amar en tiempos revueltos", pues eso... Bloomberg podría programas una que fuera "Emprender en tiempos jodidos", cuidate hermano.

    ResponderEliminar
  9. Hola Javier:
    Te he visto fino. Esto del apocalipsis empieza a ganar adeptos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Enrique:
    Ya dice un amigo mío que la única habilidad realmente importante en estos tiempos es saber cavar un huerto.
    Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Gabi:
    Habrá que consolarse pensando que en estos tiempos uno puede se igual de insignificante que una empresa o una nación entera sobre todo dependiendo de cómo se llame, claro.
    Un abrazo y bienhallado.

    ResponderEliminar
  12. Hola Katy:
    Comprendo lo que dices. Espero que mi próximo post pueda incluir la palabra "buenos" en algún sitio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Fernando:
    Pues no sé qué decirte. Siempre me ha intrigado saber dónde tiene metida la pasta la gente que está en la pomada. Lo que puedo contestarte es quiénes se lo están llevando crudo: los fondos de pensiones de los que seguramente tú y yo tenemos participaciones y a los que confiamos nuestra pasta para complementar la paga cuando nos retiremos. Ya sabes, paradojas del sistema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Astrid:
    Lo mejor es que no son tan opacos como creemos y muchos actúan hasta por nuestro bien... y el suyo, claro.
    Muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo amigo Josep que también podías haberlo titulado "Cuando habla sube el pan (o baja la bolsa)" o también: "Una oportunidad perfecta para meterse la lengua en..." porque si bien es cierto que, como dice uno de tus comentaristas, quizás esta señora ha dicho algo que puede deducirse de los análisis, no es menos cierto que determinados personajes deberían abstenerse de decir determinadas cosas, a sabiendas de lo que sus comentarios pueden provocar. Le exigimos a los futbolistas que no fomenten la violencia, que cuiden sus comentarios porque hay muchas personas que les escuchan...pues esto es igual, se podía haber callado porque en términos económicos, y corrígeme si me equivoco, no nadamos nunca en el mar de la certeza sino en el océano de las probabilidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola África:
    Yo también me alegro un montón de volver a verte por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hola JLMON:
    y hermano, entre el título que propones, además del de los simios y el apocalípsis me da que todos tenemos claro de lo que estamos hablando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Yandros:
    No hace falta que te diga que, como mínimo, a mí también me parecieron cuanto menos inoportunas las declaraciones de Lagarde no sólo por lo que debe de prudente sino porque lo que ha sucedido este mes de agosto tiene tantos matices que lo que es cierto que lo único que no se puede hacer es extrapolar a la catástrofe.
    Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. ¡ Hola !!! Encantado de verte de nuevo por aquí.

    Ya sé que está muy feo hacer auto-referencias, pero es que ese tema lo he tocado justamente ahora en mi más reciente entrada de blog.

    Un abrazo y a seguir bien :)

    ResponderEliminar
  20. Hola jd roman:
    ¿Será por la heurística? De todas formas, siempre es es un placer que los temas coincidan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¡¡¡Saludos¡¡¡, pues he de reconocer que pese a ser uno de esos, a los que la mala suerte aún no le ha tocado de lleno, mi retorno al curro ha sido más vegetal que visceral, y es que esto termina tarde o temprano pintádolo todo del mismo color gris. Ni las empresas que cerraron, ni las que se lo plantean usan pinceles de otro color que no sean la incertidumbre y el desasosiego. Ahora que ya sabemos que nunca nos quitamos la boina del todo, nos costará menos aceptar que de potencia nada de nada, y que nuestros duros valen menos de cuatro pesetas, y que la realidad es la que es, que vivimos muy por encima de nuestras posibilidades, y lo difícil será desandar los ya caminado y volver a un punto de partida en el que la coherencia se digne visitarnos, sobre todo a las mentes calenturientas que teniendo esa obligación se dejaron llevar como aquellos marineros al oír los cantos de sirenas. Francamente hay que cortar muchas pe.....tas. El abismo no es tal, si eres consciente de que allí se acaba el mar.

    ResponderEliminar
  22. Buenas tardes...
    Te he encontrado de casualidad, y me quedo por aquí leyendo.
    Un blog interesante.

    Salu2

    ResponderEliminar
  23. Hola Adolfo:
    Dado que la historia no sabe hacer otra cosa bien que repetirse, es presumible que cuando la olla a presión en la que la humanidad está inmersa alcance su punto crítico explote como ya sabemos que ha sucedido siempre. En un momento en el que hemos agotado los calificativos para darle apellidos a esta crisis, cada vez quedan menos palabras y más se percibe esa calma tensa que precede a una tempestad de proporciones inimaginables. Así que como dijo Séneca, ante todo mucha calma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Toni:
    Pues nada, que disfrutes y vuelvas cuando quieras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar