11 de julio de 2009

¡¡Señoras y señores...

… con ustedes los afamados Singermornings!! (también conocidos como cantamañanas) especie peligrosa donde las haya.
Esta semana me han contado algunas experiencias “místicas” que quería compartir con vosotros tras pedir los permisos oportunos y que ya he anotado convenientemente en mi cuaderno de desatinos que no sé si algún día verá la luz.

1. Una amiga y colega consultora recibió la llamada de un futuro cliente al que andaba rondando desde hace tiempo. Le dijo en tono misterioso que quería que le fuera a visitar con premura, así que cambió su agenda y se fue para allí. Lo que le propuso es que participara en un proyecto piloto que requería una dedicación aproximada de 500 horas de trabajo. Muy bien, pensó. Acto seguido el cliente le aclaró que en cuanto a los honorarios no se los pagaría en "cash" sino que podría hacer publicidad de que había trabajado para ellos y que eso superaría cualquier precio que pudiera pagar por sus servicios. Declinó.

2. Un headhunter que conozco entrevistó a un candidato a ocupar un puesto directivo porque su curriculum era impresionante. Cuando le pidió que le explicara su trayectoria profesional la cosa cambió porque a pesar de que había trabajado para compañías importantes lo había hecho en posiciones que, claramente, no le capacitaban para el puesto al que aspiraba, pero a cambio empezó a relatarle su extraordinaria formación académica explayándose en detalles absolutamente banales. De lo que más presumía era que había atravesado Estados Unidos de costa a costa. Bien pensó, habrás pasado por Estados Unidos pero Estados Unidos no ha pasado por ti. Cuando vio que aquello iba de mal en peor el candidato aclaró que de todas formas pensaba que el puesto sería suyo porque su padre era íntimo amigo del presidente de la compañía que buscaba cubrir la plaza. Si lo logra, dice (el headhunter) que cambia de profesión.

3. Yo mismo almorcé ayer con un colega al que no veía desde hacía tiempo. Dice que se ha reconvertido y que ahora “vende información útil”. Sin palabras. Por desgracia, esa información útil no incluía la combinación de la lotería primitiva.

Vaya semanita. Amigos míos tened cuidado con los singermornings (que bonita palabra) que tratan de colarse por los resquicios de la confianza, la oportunidad o por donde sea y recordad que no hay duros a cuatro pesetas. Eso sí, para eso hay que saber resistirse a los cantos de sirena y aprender a decir no, cosa que no siempre es fácil.

39 comentarios:

  1. "¿Vaya semanita?" Como dice el poeta, "hay cosas que solo se dicen con silencio y yo callándome te las digo"

    (Pensando: Por el tema y contenido de esta entrada infiero los efectos debastadores de la especie singermorning en JJ)

    :-)

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Bonita palabra los Singermornings, que no dejan de designar a los jetas de toda la vida. No perdamos nuestras alarmas antes estos especímenes.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, dándole una vuelta más al primer caso me doy cuenta de algo: parte de la culpa la tenemos nosotros mismos. Porqué cuando el singermorning hace la propuesta sabe que en el mejor de los casos, la persona aceptará y en el peor, no pasará nada.Si se hicieran públicas este tipo de propuestas y prácticas (gestión de la reputación) otro gallo cantaría. pero claro, ¿quién es el guapo/a que tira la primera piedra?

    ResponderEliminar
  4. Estas personas "fantasmas" hacen mucho daño..
    Son verdadero humo que huele a desconfianza..se va repartiendo por todos lados..
    ..Y cuando llega la persona íntegra con base humana y cultural no la creemos.Ella sufre las consecuencias y le toca demostrar su valía con mayor intensidad.
    Debería existir una máquina..que los descubriera al instante.
    ..Aunque después la vida les da su merecido.
    Un abrazo,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Que sería de este país si los cantamañanas, son parte de nuestro acervo cultural; un país que inventó un género literario como la picaresca, no puede si no mantener la tradición; y que nos aparezcan Lararillos de Tormes en cada esquina.
    Un placer leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. La realidad es que los pagos en especie siempre han existido, pero eran siempre de la "misma especie".
    En cuanto al segundo, pues me recuerda el caso aquel que cuando a una muchacha le preguntaron por su profesión dijo levantando su brazo a modo de saludo tan ricamente " oh! soy rica".
    Y el tercero pues.... debe tener algun problema de identidad.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena, Josep Julián.

    Singers de estos hay muchos, y además algunos ni siquiera pasarían el primer casting de O.T...

    Te añado otro caso, hace ya unos cuantos años, una chica que había estudiado conmigo me contó un poco su trayectoria laboral. En su primer trabajo, que era a través de una beca, y por lo tanto a su jefe le salía prácticamente gratis, se encontró a este singermorning.

    El jefe en cuestión tenía la siguiente teoría, que resulta similar a la del primer caso que cuentas: como los trabajadores sin experiencia en muchas ocasiones le "entorpecían el trabajo" y le hacían ir más lento, tenía que enseñarles, etcétera, etcétera, no sólo no tendría que pagarles, tendría que cobrarles por las clases que les daba...

    Por cierto, menos mal que el colega se ha reconvertido y ahora vende "información útil". Me pregunto que vendería antes.

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

    ResponderEliminar
  8. por suerte no estoy muy rodeado de singermornings. Por desgracia estoy rodeado de otras especies igualmente peligrosas que en su funda vanidosa de grandes ejecutivos, escupen cada dia sobre las normas básicas de la poesía.
    Esta de los cantamañanas es un raza que me transmite mas pena que peligrosidad. En algunos casos esta gente puede sernos toxica, en otros casos solo una mera perdida de tiempo.
    Fantastica entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Cambiemos cantos de sirena por cantos de besugo,

    y el besugo mejor al horno!!!

    ;)

    ResponderEliminar
  10. Y encima hay que darles las gracias por sus valiosos consejos...

    ResponderEliminar
  11. Hola Josep..., historias de "cantamañamas" tengo unas cuantas. Algunos son vecinos que conozco de vista del barrio pero que nunca me saludan hasta que aparecen por la carpinteria, entran sonriendo, me palmean la espalda, me llaman por mi nombre y despues me piden algunas maderas, de esas que voy a tirar pero que tengan unas medidas determiandas, con aproximación a la micra..., , hay otros, clientes de paso, tapiceros que me piden un sofá, me piden el precio y terminan exclamando, ¡pero si son cuatro palos...¡, entonces les doy seis piezas y les digo, "Toma, ahí van seis palos, haz el sofá...", otros entran, me piden que les corte algunos listones, algunas cuñas y terminan espetandome con un "¿te debo algo...?" en fin, historias de cantamañanas, de personas liantes que no buscan mas que el beneficio propio, que viven inmersos en la mentira y en la hipocresia, en la indignidad y que practican el parasitismo y la falta de verguenza como forma de vida. Saluditos.

    ResponderEliminar
  12. Mi abuela tenía un refrán muy gracioso: "La sastra del modistillo que cosía de balde y encima ponía el hilo"... lo malo de este especimen de jetas es que abarcan más allá del campo laboral y confieso que yo misma he picado en varias ocasiones, que se le va a hacer. Encantada me quedo con tu entrada :)

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno Josep, es cierto que hay mucho de eso por el mundo, de los que te van queriendo "meter gato por liebre". Que importante es saber decir no. Hay demasiadas relaciones vacías, formales, vestidas de cordialidad y buenos modales. Una cosa es la sociabilidad y otra muy distinta, la hipocresía del "quedar bien" a toda costa.
    Estoy retrasada con tus post porque he tenido una semana muy ardua, ahora aprovecho para ponerme al día. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  14. Que post tan divertido y fresco, y lo que daría de si, con tantos Singer's por ahí suelto. Pero, quién no ha sido en alguna ocasión víctima y ajeno a las circunstancias, un ridículo "cantamañanas", eso le toca a "los otros" decirlo", y es que yo creo que el efecto invernadero de la sociedad, de un modo u otro, te mimetiza en algún grado, aunque dicho está hay grados, y algunos se llevan todos los honores.

    ResponderEliminar
  15. En estos tiempos azarosos, los cantamañanas (es q me gusta más en español, será por q tiene "ñ") proliferan. Esa gente, con la cara de cemento armado, tratan de colársela a todo el mundo, del modo q sea. Y lo malo es q, con frecuencia, lo consiguen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Visi:
    Muchas gracias por pasarte. En efecto, soy muy sensible a los singermornings no sé si porque llevo mucho tiempo encontrándomelos o porque a estas alturas de curso me parecen todavía más aborrecibles. Esta semana además, parece que se han manifestado por distintos pastos. Ojo abierto que estos no se cortan un pelo.
    Saludos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  17. Hola Mertxe:
    Lo de los jetas me ha encantado y de tu segunda reflexión, es cierto que actúan como los estafadores del tocomocho que si picas peor para ti y si no, pues no pasa nada. Los jetas no suelen ser rencorosos.
    Lástima que aunque tengo permiso para contar las historias no creo que me alcance para dar nombres y apellidos pero quien sabe, a lo mejor por alusiones alguno asoma por aquí y nos da su punto de vista. Respecto al que me encontré yo ya tuve oportunidad de decirle lo que podía hacer con mis datos de contacto y creo que le quedó suficientemente claro.
    Gracias por pasarte de nuevo y hasta pronto.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola María Jesús:
    No estaría de más que existiera esa máquina detectora que comentas, pero hasta que no se invente tendremos que fiarnos de nuestro criterio aún a sabiendas que alguna vez picaremos.
    Pero mira, te doy una especie de detector para estos: si ves que alguien te cuenta algo adelantando las resolución de las preguntas que seguro que tú te harías, ten cuidado: es un cantamañas. Si te presentan un asunto sin fisuras en el que tú "sólo tienes que hacer...", ya sabes: es probable que estés frente a otro de ellos y así.
    Y sobre todo, cuidado con los aduladores y los que pasan por amigos tuyos sin apenas conocerlos de nada, esos son los peores.
    Un abrazo, amiga mía.

    ResponderEliminar
  19. Hola J. Carlos:
    Me ha gustado el giro que le has dado el tema. El pícaro y la picaresca forman parte de nuestro acervo cultural aunque una cosa es leerlo y otra que te encuentres con encantadores de serpientes con los que es mejor que te vayas tentando la cartera.
    El placer de leerte es mío y ya te echaba de menos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Maite mnminerva:
    Un placer verte por aquí. Ejemplos hay muchos pero me ha gustado el primero que has dado, que siempre ha habido pagos en especie pero como dices casi siempre "de la misma especie" ja,ja.
    Ahora con la crisis se ve que la cosa se ha sofisticado un poco más. Se ve que la necesidad aguza el ingenio.
    Espero verte de nuevo por aquí. Recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  21. Amigo Pablo:

    Me ha gustado lo del casting de OT. En efecto, a algunos por suerte se le ve venir a la legua.
    Lo que relatas de tu amiga y el elemento que cobraba por enseñar yo también lo viví en otra modalidad aunque él lo empleado sólo en términos retóricos.
    Te aclaro que el "colega" del tercer caso antes de información vendía "humo" con el desdoro que eso hace a nuestra profesión.

    ResponderEliminar
  22. Hola David:
    No sabes la suerte que tienes de no frecuentar singermornings. En mi mundo abundan, no te creas. Los hay del lado del cliente, del colega y de algún proveedor. Puede que tengas razón con eso de que en el fondo dan pena, sobre todo si les ves venir o se delatan aunque en caso contrario, pueden llegar a hacerte daño. Y muchas gracias por tu aportación que ya sabes que siempre es muy valorada.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  23. Hola Gabiprog:
    Lo tuyo es lo corto pero demoledor. Me he reído un rato así que muchas gracias y con doble motivo.
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Josito:
    Eso, además de apaleado pagar la fiesta. No sé a dónde vamos a parar.
    Muchas gracias por tu comentario y hasta pronto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Hola Pedro:
    Como siempre tus ejemplos concretos aterrizan el debate. Lo que cuentas que te pasa en la carpintería me ha gustado mucho y es real como la vida misma así que tú de cantamañanas sabes como nadie por lo que me imagino que no se írán de vacío.
    Me ha gustado mucho lo que dices de que se comportan como parásitos aunque más bien lo que creo es que lo que realmente tratan es de insultar nuestra inteligencia porque siempre se creen más listos que nadie.
    Un saludo muy afectuoso. Ya sabes que aquí siempre eres muy bien recibido.

    ResponderEliminar
  26. Hola M.:
    Con tu permiso me quedo con la cita de tu abuela. Siempre hay alguien dispuesto a ponernos la trampa por lo que tarde o temprano acabamos cayendo en ella. Y quien esté libre de culpa que tire la primera piedra, amiga. Yo también he quedado encantado con tu visita.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  27. Amiga Belkis:
    En primer lugar darte gracias por el esfuerzo de dejar comentarios en todas las entradas porque ya sé que has tenido una semana cargada. Leerte no sólo es un placer sino una contribución de la que todos aprendemos y yo el primero. De lo que dices en esta ocasión resalto lo de aprender a decir no. Si practicáramos algo más esta habilidad nos libraríamos de más de un enredo.
    Muchos cariños y gracias una vez más.

    ResponderEliminar
  28. Hola Denavegantes:
    Tienes razón cuando dices que nosotros mismos el algunas (¿muchas?) ocasiones habremos actuado o pasado por singers pero al menos espero que no hayamos dejado estropicios de considerable tamaño.
    En cualquier caso, pido perdón desde aquí a los perjudicados pasados...y futuros. ;-)
    Muchas gracias por pasarte en fin de semana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Sara:
    Bonita y descriptiva palabra esta de cantamañanas ¿verdad? (no confundir con los cantantes de mañanitas porque si no nuestros amigos mexicanos podrían enfadarse con razón).
    Como dices, todos hemos caído alguna que otra vez e incluso creo que volveremos a hacerlo por muy avispados que nos creamos. En tiempos azarosos los buscavidas proliferan por todas partes.
    Muchas gracias Sara por volver a visitarme. Un saludo afectuoso también para ti.

    ResponderEliminar
  30. Josep, me estás asustando...
    No, no, es broma. Déjame anunciar aquí que yo fui uno de los que te visitó esta semana, pero menos mal que no venía con ninguna propuesta, sino con ganas de conocer y aprender cómo funcionan determinadas cosas (aclaro a los amigos usuarios de este ya reconocido blog que no pude quedarme en Barcelona más de lo que me hubiera gustado y que, al final, conseguiré que Josep invite a comer; esto, señores, no es cantamañaneo. Es ciencia!).
    Un abrazo, Josep.
    Ah! Ya he empezado a hacer preguntas por aquí.

    ResponderEliminar
  31. A colación Josep he descubierto a raíz de la actual situación los "vocifera mega-proyectos integrales", te llaman para colaborar en proyectos en los que no existe todavía el cliente en firme, no existe el equipo, es más ni tan siquiera el proyecto está perfilado, por supuesto él se lleva gran parte del beneficio y evidente el tiempo que dedicas a la prospección es irrecuperable a medias, ya que sirve de rodaje y como experiencia.
    ojo a los consultores de mega-proyectos.
    Fantástica entrada.
    un saludo. mari cruz

    ResponderEliminar
  32. Hola Josep:

    Hay un especimen, al que ya tenía catalogado como híbrido "lechera parlanchina" y que no es más que uno de tus singermornings al que le encanta el cuento de la lechera pero empezando, al menos, con la venta del cerdo y sus beneficios y pretende que el trabajo de ordeñar la leche, llevarla al mercado, comprar huevos, criar pollos, venderlos, comprar el cerdo y criarlo sea la parte que, altruistamente, uno ponga a su disposición.
    Ojalá existiera esa máquinita que cita Majecarmu, pero de momento no hay nada parecido, excepto la experiencia que te abre los ojos.
    Personalmente, cuando alguien comienza hablando del reparto de beneficios sin siquiera hacer ademán de remangarse delante de la vaca, me pongo tensa, oye...como pensando ¿pensará que estas canas las compro en el hipermercado?.

    Estupendo post, Josep Julián.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Hola Germán.

    Ja,ja, claro que no me refería a ti. Fue un placer conocerte personalmente y estate seguro de que cuando vuelvas a venir estás invitado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Hola Mari Cruz:
    Bienvenida a este espacio de intercambio de opiniones. Tienes razón en cuanto a lo que comentas. En otros momentos de mi vida profesional y en las empresas en las que trabajé solicitábamos ayuda para la elaboración de propuestas de colaboración para aspectos muy concretos que no dominábamos pero siempre era con pleno conocimiento de las condiciones y con un proyecto claro qùe presentar. En resumen, cumpliendo o tratando de cumplir un código deontológico. Lo que sucede ahora es lo que bien decribes e incluso cosas peores como las que relato de mi amiga en las que el abuso llega a altas cotas.
    Muy agradecido por tu aportación y espero volver a verte por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Hola María:
    Creo que como norma general podemos afirmar que todos aquellos que tratan de recrear escenarios repletos de leche y miel en los que tú puedes obtener pingües beneficios sólo por estar allí y "echar una manita que total, a tí qué te cuesta con lo majo/a que eres" es un firme candidato a cantamañanas.
    No digo que no haya excepciones, pero en principio estoy de acuerdo en aplicar aquello que dicen de "Señor guárdame de mis amigos que de mis enemigos ya me cuido yo".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Lo malo de los cantamañanas es que su reproducción es rápida y masiva. Por cada uno que desaparece nacen mil más. Y los podemos encontrar en todos los ámbitos de la vida. Su poder de infiltración es letal y pudren toda aquella superficie sobre la que se asientan. Singermornings ha habido, hay y habrá. Son una especie que no está en peligro de extinción. Pero si bien los cantamañas son peligrosos, los que secundan sus dislates son ya la repera. Se puede picar una vez, dos, quizá tres, pero no más. Y quien pique más de tres veces le recomiendo que acuda a su proveedor de confianza más cercano para solicitar un radar detectacantamañanas con carácter de urgencia. Su salud se lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  37. Me encanta comprobar que la sociedad, a pesar de lo que a simple vista parecería, cuenta con multitud de elementos sanos, lúcidos, inteligentes y capaces. He sido, hasta ahora, lectora en la oscuridad, observadora de diversos blogs que día a día me han ido captando la atención y enriquecido el espíritu o el intelecto. Al tuyo he llegado recientemente, pero me siento encantada de conocerte, así como a tus comentaristas!

    ResponderEliminar
  38. Hola Domingo:
    Ya dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos (o tres, o...) veces en la misma piedra aunque los reincidentes masivos ya son otra cosa.
    Gracias por el comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Hola Anónimo:
    No suelo contestar a los anónimos sin firma pero voy a hacer una excepción por la cantidad de piropos que has lanzado.
    Deseo que nos sigas dando muestras de tu existencia y que te incorpores cuantas veces quieras a esta pequeña comunidad y si puede ser, que la próxima vez lo hagas con más señas.
    Un abrazo y hasta siempre.

    ResponderEliminar