8 de enero de 2010

¿El final de un modelo de gestión de las personas?

Decía un filósofo griego que el final de un ciclo se adivina porque “eso” ya no interesa, lo cual es una gran verdad. Nuestro actual modelo económico y productivo toca a su fin, no sólo porque estemos en crisis sino porque ya nadie tiene fe en él, no interesa a nadie, vamos. Los que estamos en el mundo de la prestación de servicios profesionales lo hemos sabido antes que muchos porque en eso actuamos como los detectores del grisou de las minas de carbón. Antes de que el mortífero gas sea perceptible, el canario cae abatido en su jaula.
Los consultores, para lo bueno y para lo malo, tenemos una sensibilidad mayúscula al “descuento” de la confianza empresarial ya sea ésta baja o nula y renacemos cuando esa confianza es alta o creciente. Antes de que hubiera paro a mansalva ya veíamos que los proyectos se ralentizaban, que los contratos se incumplían, que pintaban bastos, incluso en el caso de clientes con (todavía) pingües beneficios. Y aunque nadie sabía por qué, en cuanto uno se encogía todos los de su sector se metían en la trinchera, por si acaso.
Ahora iniciamos un nuevo ciclo (no sólo un nuevo año) y vuelve a decirlo este humilde canario del grisou, no porque tenga más olfato que nadie sino porque percibo que los empresarios tienen más confianza que el año pasado, aunque siguen sin tener la menor idea de lo que quieren hacer en cuanto salgamos de esta, salvo “no repetir los errores del pasado”. ¿Y cuáles eran esos? preguntamos con sana curiosidad. Y más allá de unos cuantos tópicos, ni idea, nos responden. Pues vamos bien y no lo digo con retintín sino con fe, porque ese “ni idea” significa que estamos entrando en un nuevo ciclo que como todos los nuevos, empieza por ser completamente indefinible y por no entender absolutamente nada de lo que está pasando.
En estas condiciones acaba de aparecer varios artículos relacionados con los cambios de tendencia en la gestión de Recursos Humanos para el 2010 que mezclan algunas de cal con otras de arena. Una idea clara, además de señalar la muerte de la retribución fija en favor de la variable (funcionarios aparte, claro, que este año se van a comer un colín) es la apuesta por la potenciación del uso de las herramientas 2.0 (¡ya era hora!) para añadir a continuación… pero no sólo a nivel del uso generalizado de estas herramientas sino sobre todo de estilos de gestión y de liderazgo. En suma, de pura filosofía 2.0.
Y ahí sí que, corporativamente, uno siente esperanza pero también se le encoge el ombligo porque si eso significa que los empresarios y directivos tienen que reconvertirse y abrazar el liderazgo en clave de transparencia, comunicación, intercambio de conocimiento, etc. (que es lo que significa el 2.0) en líneas generales vamos dados no tanto por falta de práctica (casi nadie la tiene, pero tranquilos que para eso estamos los consultores) como por lo que eso supone de giro copernicano respecto a los esquemas de gestión y sociales imperantes hasta el momento (compañeros, ya sabéis, a volver a predicar en el desierto y a que nos vuelvan a mirar con cara de haba tildándonos de vendedores de humo).
Por no mencionar que siempre me hace gracia oír hablar de recursos humanos como si todos trabajásemos en oficinas con acceso a Internet, lo cual no deja de ser un pecado original en casi cualquier diagnóstico sobre tendencias que se precie y en muchísimas ofertas de servicio, sólo explicable por el hecho de que en esos nichos es donde hay tostada que comerse, lo cual no impide decirles a los "señores de las tendencias" que además del sector terciario ¡aún quedan unos cuantos del sector primario y muchos del secundario que de momento no van a precisar de twitter para ser más efectivos!
De todas formas, la verdad es que nuestro país nunca se ha distinguido especialmente en esto de tener cintura para el cambio, aunque si vemos nuestra capacidad mimética para abrazar las tendencias de management es seguro que el nuevo modelo acabará imponiéndose…tarde, pero imponiéndose.
Ahora hagamos el viaje en sentido contrario. ¿Cómo quisieran ser gestionadas las personas? Silencio prolongado y tímidas respuestas a lo lejos: con respeto, apreciando en ellas la lealtad, la dedicación, el desempeño, siendo retribuidas en función de su valía y contribución, permitiendo que sus opiniones sean escuchadas, etc. Nada nuevo y eso también huele a periclitado en un país en el que hoy por hoy es más sencillo y barato el despido colectivo por causas económicas que el individual por falta de rendimiento o de actitud.
Así que, en realidad, nadie sabe nada. Los oráculos no hablan, los gurús siguen de vacaciones indefinidas, las organizaciones patronales se repiten más que el ajo empeñándose en la rebaja de las cotizaciones sociales y la obtención del despido libre y los sindicatos tratando de salvar los muebles de los que todavía tienen trabajo. Pero más allá de eso que suena como caduco y con las horas contadas, nada, ni una sola idea novedosa que no implique más gasto a costa del estado vía subvención que, nos guste o no, siempre acaba traduciéndose en más déficit, más impuestos y más retraso en la salida del agujero en el que nos encontramos.
El otro día un directivo de una empresa me contaba el caso de un obrero de su fábrica que estaba en situación de ERE y que fue llamado antes de tiempo para que se reincorporara al trabajo (buena noticia ¿no?). ¿El lunes? Imposible. Es que como estoy de ERE me voy a esquiar con la familia toda la semana, arguyó el angelito.
Lo dicho. Estamos al final de un ciclo (o Era) e inicio de otro (u otra), lo que hace que los consultores nos preguntemos qué contarles a nuestros clientes porque lo de antes “ya no sirve” y respecto a lo de ahora “pues no sé qué decirte”. Como para hablar de tendencias, vamos. Y así pasa lo que pasa, que unos no saben lo que necesitan y los otros no saben qué ofrecer que no suene a rancio a pesar de que por ahí aparezcan tendencias (para gestionar personas o para lo que sea).
Salud que haya.

30 comentarios:

  1. Joé, Josep, pues si vosotros no lo sabéis…
    De todas formas, hay una cosa que me da que pensar. Y es que dada la tendencia que va a ir imponiéndose en el uso de la 2.0 para la gestión de personas, ahora mismo les digo a mis hijos (recién alcanzados la mayoría de edad) que ojito con lo que van ya poniendo en el twenti de las narices, porque a este paso están ya forjando el cliché que les dejará fotografiados hasta que accedan a su primera selección de personal. De modo que en estos cinco o seis años no quiero ver tontería alguna en sus mensajes, perfiles y amigos en la red. ¡Hala, a seleccionar desde ya mismo para ir incorporando super-mega-licenciados y fabricar un entorno deslumbrante para el futuro seleccionador, qué puñetas!.
    Hablando ahora en serio, si bien esto es una exageración no lo es tanto el hecho de ir con cuidado porque en su momento se van a observar costumbres y criterios desde cada vez más antiguo, como la media de la SS para la jubilación.
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
  2. Hola Josep Julián:
    Yo creo que andamos así de despistados desde que la lucha de clases acabó y los sindicatos seguían sin enterarse. Y siguen.
    Yo que me considero una persona preocupada por la gestión, especialmente en lo relacionado a las personas, no hago nada más que tropezar con los sindicatos que no quieren saber nada de otro modelo de gestión. Y es que algunos, cuando salen elegidos representantes de los trabajadores se creen que han sido investidos en la sabiduría y se permiten decirte cómo tienes que hacer las cosas.
    Yo no sé si estamos cambiando de modelo o de ciclo (o de las dos cosas), de lo que estoy seguro es que desde hace mucho, mucho tiempo estamos sin norte y parece que a nadie le preocupe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Germán:
    En parte tienes razón porque todo rastro es detectable y seguible pero tus hijos ya viven en un mundo donde la privacidad tendrá que controlarse muy bien y es más, donde será necesario equilibrarla con la presencia masiva. Menudo reto ¿eh? Si ya digo que estamos a las puertas de una nueva era en la que la brecha entre generaciones ya es más profunda que nunca.
    Pues nada, a entenderla un poco... por lo menos (digo la era).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Javier:
    Debe ser que hemos vivido cosas similares por generación a la que pertenecemos y experiencia profesionalpero coincido ampliamente con tus puntos de vista (y no sólo en el caso que nos ocupa). Ya me están cogiendo ganas de tomarme un café contigo en alguno de mis viajes a Bilbao jeje.
    Dicen que para que algo nazca antes tiene que morir algo y creo que en eso estamos, aunque de momento parece que nadie quiere darse por enterado, pero como siempre digo lo que conviene es no dejar nunca de observar, que así se aprende mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Josep
    Me da que hemos leido los mismos artículos y compartimos la sensación.... PJ?
    Cuidate

    ResponderEliminar
  6. Hola Josep.., yo de recursos humanos no se mucho, tampoco de consulting..., pero si intuyo que el final de un ciclo no implica un cambio de actitudes, de estructuras, de creencias, de mecanismos operativos. Creo que si cambia algo va a ser para seguir sometiendo al obrero, a la clase sencilla que ocupa puestos sencillos como de cajera, reponedor o repartidor de Ups o de Seur. Tampoco va a cambiar nada en la mente de los empresarios, como bien dices España no se caracteriza por una cintura ágil a la hora de adaptarse a esos hipoteticos cambios.
    Sabes de sobra que en EE.UU apenas han modificado los mecanismos de controles financieros, vuelven a traficar con productos casi toxicos y los que montaron el gran caos, o por lo menos muchos de ellos, continuan al frente de sus tinglados, ya sea en nomina o a traves de empresas paralelas.
    Homo olvida pronto, el cerebro y sus mecanismos de supervivencia se encarga de eso, uno dejará de pensar en la crisis en el momento todo vuelva a funcionar un poquito.
    Imagino que como tambien dices, es posible que en tu ambito laboral Josep, se produzcan cambios, pero sois minoria respecto a la masa productiva, esa que depende de 800 al mes, que debe de comprar todo a plazos y que debe de consumir "si o si" segun el sistema capitalista, que al fin y al cabo es el que mueve el mundo.
    Algo cambiaria si cambiase la educacion, algo cambiaria en este nuevo ciclo si se enseñase a las personas a pensar por si mismas, a reflexionar, a no creer a pies juntillas a Federico Losantos ni a Iñaki Gabilondo..., pero estoy hablando de una utopia que ha ningun estado, por muy democratico que se defina, interesa que se torne en realidad.
    Un saludo Josep.
    P:D. Una idea delirante,no estaria de mas que para darse de alta de autónomo se exigiese un curso de un mes de contabilidad y gestión empresarial..., y por supuesto aprobandolo en un examen final.

    ResponderEliminar
  7. Hola de nuevo:
    Pues cuando quieras o puedas, estaría encantado de que nos tomemos ese café. Cuando vayas a venir mándame un mail y hablamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No soy yo de creer mucho en calendarios lunares, pero ahora que hablas de cambio y de principios y finales de era, en febrero comienza el año chino del Tigre, el año que, según dicen, viviremos peligrosa y vertiginosamente. Los astrólogos chinos aseguran que los años del Tigre son turbulentos y propicios a grandes catástrofes, aunque yo prefiero quedarme con tu lectura, mucho más optimista y esperanzadora, dónde va a parar.

    ResponderEliminar
  9. La comunicación y sus modos de comunicarse es para mí lo mas vital, y muy lamentable lo que se sigue viendo...

    Feliz afin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Josep: Feliz Año Nuevo. Me ha llamado la atención de tu post la parte que dice "¿Cómo quieren ser gestionadas las personas?" Quizá la nueva era que se abre consista en partir de ahí y en instituir los valores y aspectos humanos que destacas y que son los que con esta crisis se han venido al traste.

    Mis saludos para todos,

    José Luis Gonzalo

    ResponderEliminar
  11. Creo que uno de los cambios necesarios es la redefinición de términos. No se puede seguir llamando Recursos Humanos por igual al departamento que gestiona las nóminas y la prevención de riesgos de una empresa del sector primario y al que hace planes de sucesión o assessment center en una empresa del sector terciario que depende por completo de trabajadores del conocimiento. Para mí lo primero es el tradicional departamento de Personal y lo segundo es RRHH. Unos no se van a ver (pienso) muy directamente afectados por los social media a corto plazo mientras que los segundos están a puertas de que les caiga encima un tsunami...
    Una reflexión muy interesante que comparto mayoritariamente.

    ResponderEliminar
  12. Hola Josep¡, que bien descrita la percepción del final de un ciclo o modelo. Totalmente de acuerdo. Aunque el margen para la innovación es bien estrecho. Los modelos productivos han sido afectados a nivel mundial, y en muchos de ellos ya existen políticas diferentes para tratar el tema del salario, por lo que discrepo de lo que planteas en cuanto a la retribución variable, siempre claro está que te lo apliques en tu propia piel, sino huye lo más rapido que puedas. En mi caso, hace años mantenemos esto de la retribución variable basada en unos subjetivos, perdón objetivos y la casualidad hace que otros fijan los mismos, y a pesar de programas intensos para crear equipos y mantener la comunicación fluida de arriba-abajo, todo se queda en un programa más, apenas aprovechado. Los objetivos se fijan de un modo arbitrario de arriba-abajo, aunque pidan consenso, y con la misma arbitrariedad se aceptan otro tipo de objetivos mas cómodos a las escalas superiores, por lo que dejan de ser desde ese instante una modulación efectiva y se vuelven estériles.
    Solo la sociedad China ha crecido ¿es ese el modelo al que debemos acudir, o tal vez, bajar la rentabilidad que las empresas imponen para mejorar los margenes y beneficios lo que habrá que reducir?.
    Saludos, mar en calma, todo despejado.

    ResponderEliminar
  13. Hola JLMON:
    Bingo. Y que conste que le tengo un gran respeto, pero las cosas como son.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Pedro:
    Bueno, de momento nos movemos en el mundo de las sensaciones pero los cambios de ciclo lo que tienen es que nunca se sabe por dónde írán los tiros.
    Esta mañana estaba desayunando con un grupo de amigos y ha salido este tema porque uno de ellos es seguidor del blog. Ninguno de los tres nos hemos puesto de acuerdo en cómo va a ser pero sí en que está pasando. Y eso que nos dedicamos a cosas muy distintas.
    De momento, creo que lo que corresponde es usar la cabeza

    ResponderEliminar
  15. Pedro:
    Acabo el comentario. Decía que ahora toca usar la cabeza y los que nos dedicamos al consulting como dices, ser conscientes de que tenemos una responsabilidad con nuestros clientes y con las personas a las que lideran.
    Lo que dices de los autónomos, no estaría de más.
    Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  16. Hola de nuevo Javier:
    Puedes contar con ello. Será un placer.

    ResponderEliminar
  17. Hola Domingo:
    Jolines con lo del año de Tigre. Lo que nos faltaba ¿no? Pero creo que podremos superar lo que nos echen si mantenemos la cabeza fría. Por mi parte lo intento y el 2009 fue un año de entrenamiento en esta disciplina, no te creas.
    Un abrazo y feliz cumpleaños ;-

    ResponderEliminar
  18. Hola Gabi:
    Pues lo que decimos, que algo huele a podrido en Dinamarca y una de las cosas que sabemos es que cuando algo huele...
    Buen fin de semana también para ti.

    ResponderEliminar
  19. Hola José Luis:
    Bueno, si analizamos la historia los cambios de era siempre han respondido a la cuestión de cómo quieren ser gestionadas las personas ¿no?
    Mira si no, qué pasó con la Revolución Francesa. Sí, esa ha sido y será la clave.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola José Miguel:
    Un honor que te hayas pasado por aquí. Tu comentario tiene mucho de altamente probable. Los departamentos de RR.HH. (la gestión, vaya, no los que pagan nóminas que parece que resisten todas las plagas) tendrán que hacer un reciclaje completo incluida su denominación pero sobre todo su filosofía. Algunos ya lo decían hace más de diez años y eso que en esa época la situación no tenía nada que ver con la de ahora. Pero estaremos de acuerdo en que poco podrá hacerse si no cambian los paradigmas de gestión e incluso de la concepción de los negocios. Ahí la social media tendrá un papel fundamental,sin duda porque como dices, aplica el conocimiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola navegante:
    Es que precisamente lo que está cascando estrepitosamente es ese modelo que comentas de variable en función de objetivos subjetivos. Lo que viene no lo sabe nadie, porque apenas está asomando la cabeza y todavía no sabemos si es niño o niña pero para mí no hay duda de que el "contrato social" ha sido pasado por la quilla. Que se lo digan a todos aquellos que en un año han pasado de ser los niños mimados de las empresas a militantes del PP (puñetero paro).
    A estas alturas de curso, todo el mundo anda diciendo que nuestro gobierno no está haciendo nada por sacarnos de esta y yo les digo que es cierto, aunque tengo la sensación de que nadie sabe cómo hacerlo. Como en esto estamos todos invitados a opinar, en cuanto empiezo a dar mi opinión sobre lo que habría que hacer, no me dejan pasar de la necesidad imperiosa de acabar con el IMSERSO. Para que te hagas una idea y eso que no soy liberal.
    No sé nada y lo admito, pero se ve que eso es porque debo ser muy tonto no porque no haya quien lo diga a gritos ¿no?.
    Buen viento, colega.

    ResponderEliminar
  22. Buff! dices mucho e importante en este artículo Josep J.

    No sé porqué, mientras leía lo de los finales de ciclos me ha venido a la memoria una frase que decía a menudo mi madre, (de una inteligencia natural apabullante)y que rezaba más o menos así: cuando se llega al fondo, sólo se puede ir que "parriba" . Dependiendo de como nademos, o empujemos, más o menos deprisa.
    Otra cosa será la gestión de Recursos Humanos. Tema espinoso y resbaladizo donde los haya amigo. Mentar el fin de la retribución fija, o ligarla al rendimiento, algo que en principio parece de lógica natural, segun en que ambientes es como mentar a la bicha, y puede provocar los denuestos e improperios más variados. Te lo digo por experiencia. Aunque creo que cada vez somos más los conversos y los que estamos hartos de sostener un sistema en el que no todos colaboran, con la misma honradez e intensidad. Y dejo claro, que no todo proceso laboral es susceptible de ese cambio.

    Y si hablamos de esas herramientas 2.0, creo que es evidente, que empecinados contumaces aparte, mientras haya "motores" nadie volvera a ir en carro... y para mí está claro que con más o menos celeridad, acabarán por imponerse de forma masiva a todos los niveles. Hay cosas que se presienten ¿verdad?. Y esto, no hay ya quien lo pare!
    Pero eso sí, aunque defiendo al 100% la la inocencia de la ciencia y de cualquier tecnología que represente un avance social, faltará determinar los usos maliciosos que generará este, quizás, exceso de información. Algo que recoge, muy acertadamente Germán en su comentario a esta entrada. Habrá que confiar en la bondad de la sociología y de ese cacareado cambio de paradigma, aunque, si te digo la verdad... en eso, soy más bien escéptica. Así pues, habrá que estar ojito avizor.
    Y a vosotros los consultores, os veo estrujandóos las meninges más de lo acostumbrado amigo... que ya es decir. Suerte! y de nuevo a por ello!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Cristalook:
    Tu madre era muy lista y desde luego eso que decía es sumamente aplicable a lo que nos sucede a título personal. Cuando estás abajo de todo, lo único inteligente que quedes hacer es tirar para arriba a mayor o menor velocidad pero para arriba.
    Los ciclos tienen otros ritmos porque afectan a comportamientos sociales, económico-productivos, psicológicos y hasta antropológicos con lo cual los tiempos de respuesta son mucho mayores pero desiguales. Dicen que para frenar un petrolero se necesita más de treinta millas, así que fíjate de lo que estamos hablando.
    Lo bueno de los cambios de comportamiento (y más si conciernen a un montón de status quo emn crisis) es que se aplican a velocidades distintas según lo que apriete el zapato, pero acaban afectando a todo el mundo que vive en "esa realidad", no sé si me explico. Un ejemplo lo tenemos en los cambios de modas en el vestir (no me refiero al rollo alta costura). Los trajes acaban siendo de dos o tres botones y de solapas estrechas o anchas con independencia de gustos personales (que al final no expresan más que la aceptación de un cambio anterior, no nos engañemos).
    Apuntas lo que para mí es lo más importante, el cambio de paradigmas, diciendo que en eso eres más escéptica, pero en eso consiste muchas veces nuestro trabajo como consultores, en predicarlo y contribuir a que se convierta en un estandar. Como ejemplos pasados hay a montones, no me extiendo sobre el particular.
    Muchas gracias por tu contribución.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola, Josep.

    Creo que aunque hemos descubierto hace poco el tema de la incertidumbre, ésta lleva ahí desde antes del inicio de los tiempos. Quizás hemos llegado a un nivel de complejidad tecnológica para el que no nos sirven los modelos y teorías que hemos venido manejando en los últimos cien años para entender el devenir de las cosas.

    En esta línea he leído hoy mismo un post de Juan Carrión que incluye un video muy interesante de Punset: "Cisnes negros, azar y complejidad", en http://bit.ly/8IENkM

    A ver cómo surfeamos en estas aguas revueltas. Un abrazo,
    Alberto

    ResponderEliminar
  25. Hola Alberto:
    Pues no puedo estar más de acuerdo contigo. La incertudumbre es mucho más intensa y perceptible que la certidumbre que por cierto, es lo único a lo que nos hemos empeñado en aprender a gestionar.
    Del vídeo que nos propones, hay dos ideas que me parecen absolutamente fundamentales. Una, que no sabemos lo que no sabemos (y esa ya es una limitación de narices) y otra que, a pesar de contar con mucha información, las grandes decisiones las tomamos en clave emotiva y no basándonos en el conocimiento.
    Ambas cuestiones me parecen capitales, pero palidecen al lado de la tercera afirmación, que los hechos más trascendetales suceden precisamente porque era impredecibles (inciertos). Y esos son los que cambian el mundo porque como eran impensables, impredecibles, etc. nadie había elaborado planes de contingencia y nos pillaron con la guardia bajada.
    Para imaginar esto, el video propone una serie de ejemplos muy ilustrativos: la caída del muro de Berlín, el ataque a las torres gemelas de Nueva York, el éxito de Harry Potter. Cosas inimaginables que a todos nos han cambiado la vida.
    A mi modo de ver, nuestra profesión tiene dos formas de ser aplicada: una, la que indicas, surfeando sobre el cambio de realidad, que no consiste en inventar nada sino en buscarle una explicación y aterrizarla y otra, que consiste en explicar al mundo por qué sale el sol todos los días.
    En los tiempos que vivimos, de lo segundo todavía no ha llegado el momento y tardará, y de lo primero, pues en eso estamos. Y a lo mejor por eso nos vuelven a mirar como bichos raros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Está claro que el modelo del comunismo cayó, (no por caduco sino por corrupto) y el capitalismo es el siguiente en la fila... Sin embargo es como bien dices, nadie sabe que "modelo proponer". He leído sobre el año del Tigre en uno de los comentarios, y como Bruja que soy también estuve en una conferencia astrológica (pero occidental), donde decían lo mismo entra Urano que quiere renovación y Saturno se aferra a los viejos esquemas. La economía en el país seguirá mal, hay que cambiar de modelo pero...no se sabe hacia donde.

    Yo como tú soy optimista, pienso que cuando nadie sabe es cuando tod@s discurren, algo nuevo y mejor saldrá de todo esto...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  27. Hola Malvada Bruja del Norte:
    El optimismo genera optimismo y lo que percibo en esta reentré es que los clientes quieren oír cosas. Por ejemplo, el año pasado la situación no se parecía en nada a esto, por lo cual alegrémonos y crucemos los dedos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. "La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar".
    (Mario Vargas Llosa)
    Tienes mucha razón con este post, no acabamos de asimilar bien un concepto, cuando ya lo cambian, se están dando tantos palos de ciego, tantas normativas, tantas disposiciones encontradas, que nos llevan un poco locos y en verdad no sabemos que pasará. Yo como positiva al máximo, confío en que todo se reconducirá y en que las aguas volverán a su cauce, pero la verdad es que a veces cuesta.
    Un abrazo muy grande Josep

    ResponderEliminar
  29. Hola Belkis:
    Los cambios de ciclo siempre asustan, pero eso es porque lo primero que tratamos de hacer es aferrarnos a nuestras respectivas zonas de confort que, en realidad, sólo actúan como casas de paja ante un vendaval.No hay que tener miedo al cambio pero hay que abrir los ojos y los oídos para entenderlo, lo cual nunca es fácil, ya lo sabemos.
    En qué medida somos parte de un ciclo y de otro todavía no lo sabemos, pero que lo somos, de eso no hay duda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar