3 de septiembre de 2010

¡¡Good morning Vietnam!! 2010



Inicio de curso, como en el cole pero en plan adultos. Me parece que un poco limitados de fuerzas, no sé si como consecuencia de todos los post-algo a los que nos sometemos en vacaciones, pero limitaditos al fin y al cabo como si estuviéramos corriendo una maratón a ritmo de cien metros lisos. Ya no estamos en edades de hacer excesos, así que conviene que reservemos fuerzas para los meses que tenemos por delante.

El verano, o mejor dicho, el veraneo, deja en nuestros cuerpos, carteras e incluso mentes una resaca de la que cuesta recuperarse. Al menos hablo por mí que ya llevo más de una semana de actividad y todavía me cuesta abrir la puerta del armario y escoger la corbata que combine bien con la camisa que he decidido ponerme. Tal vez por eso la mayor parte de los días decido ir con cuello abierto, a ver qué pasa. Jesús, mi camarero de cabecera, ha decidido echar el cierre por las tardes hasta “la semana que viene” y ya van dos.

Este inicio de curso tiene todos los visos de ser cualquier cosa menos plácido y antes de que me quiera dar cuenta mi discreto bronceado habrá dado paso a la tez blancucha y como de enfermo que a uno enseguida se le pone. De ello se ocuparán en un esfuerzo combinado la luz de fluorescente, las antesalas de embarque de los aeropuertos, el sueño acumulado, los titulares de prensa que atentarán contra mi bienestar interior y los clientes de siempre que seguirán empeñados en traspapelar las facturas que les mandé.

Sin embargo, no quisiera dejar de contaros que este verano he conocido a un tipo excepcional, uno de esos tipos que han visto muchas cosas en la vida y parece que hayan comprendido la mayor parte de ellas. Me lo presentaron en una recepción de antiguos alumnos de mi colegio. No le recordaba, pero al parecer estudiamos en las mismas aulas y con los mismos profesores solo que con unos cuantos años de diferencia. Me lo presentó una colega de profesión y ex-alumna, como el resto.

Al parecer, no había país que se nombrara que él no conociera a fondo, no digo que no hubiera visitado. Asombroso. Tampoco desfallecía en cuanto a conocimientos sobre personajes famosos. Figúrate, me dijo casi de sopetón en medio de un corrillo de rendidos admiradores. El otro día estaba en una de las salas VIP del JFK y de repente veo un tipo que conozco pero no recuerdo de qué, aunque su cara me resultaba familiar. Me acerco a él y me presento. Soy fulano de tal, le dije, encantado de saludarte. Y figúrate el corte cuando me contestó: Michael Douglas, encantado. ¿Nos habían presentado? Y así estuvimos de charla un buen rato hasta que anunciaron el embarque de su vuelo. Hemos quedado para pasar un fin de semana en su casa de S’Estaca en Mallorca a finales de verano.

Eso no es nada comparado con la cantidad de todo que tiene. Desde una cadena de hoteles resort en las principales rutas de safari de África hasta una productora de cine independiente en Hollywood pasando por factorías textiles en Asia. Daba miedo hablar con él por si se le ocurría preguntarte eso de y tú ¿a qué te dedicas? Lo hizo, se lo expliqué y hasta le di una tarjeta de visita que el tipo analizó por encima antes de guardársela en uno de los bolsillos de su chaqueta informal al tiempo que, viendo mi apellido, me preguntó por mi hermana con la que, al parecer, había coincidido unos años en el mismo colegio.

Unos días después me telefoneó un compañero del cole. ¿Qué te pareció el fulano? Digno hijo del proletariado, como nosotros, le contesté. Pues no sabes lo mejor, repuso. Si consultas el País de esta mañana verás que le acaban de detener por un feo asunto de tráfico de armas. Y así era.

Cuando se lo conté a mi hermana me dijo que no sólo le recordaba sino que incluso habían sido novietes durante unos pocos meses. Nada serio, desde luego, eran sólo unos críos. Pero pareció no sorprenderse en absoluto. ¿Detenido por tráfico de armas? No me extraña nada, la verdad. De pequeño ya vendía tirachinas en el cole. Sí, pero de eso a lo otro hay un mundo, le contesté. Qué va, sólo es un problema de escalas, nada más, repuso y cambió de tema para interesarse por si podría ocuparme de ir a regar las plantas de su casa cuando regresara de vacaciones.

Después de eso, cualquier cosa que haya pasado en mis vacaciones carece del interés suficiente como para ser digno de contaros, así que prefiero centrarme en esta reentré que promete emociones igualmente impagables aunque, no sé cómo decirlo, más cercanas, o como se dice ahora, más transversales. Para empezar, que a nadie se le olvide que –además de los cargos de tarjeta de crédito que acudirán puntuales a su cita con nuestras maltrechas cuentas corrientes- hacia finales de mes tenemos anunciada huelga general. Lo digo para que a nadie se le ocurra pedir hora al dentista o programar un viaje para ese día. Luego están los pequeños asuntos de la re-reforma laboral, la reforma de las pensiones (léase jubilación a los 67 y bye bye a las prejubilaciones), el debate de los presupuestos generales del Estado y el posible y subsiguiente adelanto de las elecciones, a pesar de que ya casi todo el mundo ha decidido que no irá a votar, pero vamos, por si alguno se lo repiensa.

Así que, por si alguien todavía no se había caído del guindo y no se ha percatado de que en las cadenas de televisión ya se han acabado las reposiciones de capítulos atrasados de los seriales, setiembre ha llegado, se reinicia el teatro de los prodigios y ya es hora de entonar nuestro grito de guerra de todos los años:

¡¡Good morning, Vietnam!!

Y que sea leve.

23 comentarios:

  1. Hola Josep:

    Parece que el fin de verano ha sido intenso o, al menos, curioso. Y es que nunca se sabe con quien nos encontramos en el camino.

    pero si, este mes de septiembre es un Good morning Vietnam y me da que va a ser bastante convulso.
    Un abrazo y feliz fin semana

    ResponderEliminar
  2. Deliciosa tu entrada, como siempre. Ya echábamos en falta la fina ironía y tu sentido del humor. De paso me has recordado lo de la huelga general(por cierto, qué día es??). Va a ser el broche final de esa campaña de mejora de imagen del país en la que estamos metidos ;-)) Y yo que tenía un viaje programado para esas fechas! Menos mal que aun no he cogido el billete ...
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  3. Hola Josep:
    Yo más bien diría good morning Irak.
    Más que nada por adaptarnos a los tiempos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Josep:

    El post...estupendo, como siempre, pero lo del "ex-alumno", como te diría, ¿no te dió mala espina su "tanto de todo"?.

    "Good morning, my friend". Que deseemos y nos deseen un buen comienzo de jornada (o curso) está muy bien; siempre existirá un encantado voluntario para "fastidiarnos" el resto del día.

    Nos seguimos leyendo, Josep. (es GRATISSSS...jeje).

    Un beso.
    María Hdez.-

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernando:
    Por un momento tuve la sensación de que este otoño empezaba esa tarde de verano. Veremos grandes prodigios no sólo como espectadores sino como actores, de eso no hay duda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Astrid:
    Muchas gracias por los calificativos. La huelga está programada para el día 29 así que todavía dispones de tiempo para reprogramar tu viaje. Si es a España, mi consejo es que no te lo pierdas porque vamos a aprender todos un montón ya verás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Javier:
    Tienes razón. Good Morning Irak es más actual pero no sé, me siguen tirando los clásicos qué quieres que te diga ;-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola María:
    Bienvenida de nuevo. Ya echaba de menos tu fino análisis. Te cuento. Mi cole era atípico porque era de pago en un barrio obrero. De él, además de menestrales de todo pelaje entre los que me encuentrom charcuteros y la cuota parte de funcionarios que le corresponde, han salido terroristas asesinos, corresponsales de guerra, headhunters, directores de instituto, directores generales de cadenas hoteleras, etc. O sea que hay gente de todos los pelos, por lo que este que tenía "tanto de todo" tampoco es que desentonara. Eso sí, que le pillaran con el carrito del helado dio mucho juego, como te puedes imaginar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola Josep:
    Mucho ojo porque si la policia le encuentra tu tarjeta en el domicilio del traficante de armas, tendrás una visita de los "de uniforme".
    Bueno, bromas a parte, la verdad es que se nos presenta un otoño mas bien "calentito".
    En referencia a la reforma laboral, el retraso de las jubilaciones, etc.....permíteme que cite una frase de mi difunto abuelo -sin ningún tipo de vinculación política- pero realmente ocurrente: "Si lo que hacen los socialistas a los obreros -corría el año 85 creo-, lo hubiera hecho Franco, se hubiera liado la marimorena-.

    ResponderEliminar
  10. Good Afternoon Don Josep
    Anda que tienes unas amistades! Yo conocía a uno parecido y, mira tú, también acabó en el trullo, pero por estafa... Parece que para "tener de todo" hay que ser de la canalla (aclaración: canalla de canalla, no de nenes).
    Cuidate

    ResponderEliminar
  11. Hola Josep,
    Un placer reencontrarte en tu espacio; las postvacaciones, esa epidemia que asola el país por estas fechas, nos dejan a todos un poco descolocados, situación de la que nos conviene despertar pronto por los acontecimientos que nos esperan de ahora en adelante.
    Este otoño va a ser más que caliente, vamos a tener temperaturas saharianas por mucho tiempo, esperemos que quien tiene que estar a la altura de las circustancias lo este.
    Feliz regreso a la "normalidad".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Buenos días Josep Julián, feliz re-encuentro en nuestros espacios de reflexión y expresión.

    Casi que no me voy a extender mucho así que desde el poderio expresivo Goooooodddddd Morrrrninnnngggg Vieeettnnannnnn!

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuel:
    No temo porque eso pueda pasar. Al menos, tengo una buena coartada. Respecto a lo que decía tu abuelo de los socialistas, es curioso como ha sido mientras ellos gobernaban que se han tomado las decisiones duras. La venta de SEAT, el final del INI, el desmantelamiento de la siderurgia y los astilleros y un largo etcétera. Y ahora, todo el ramillete de medidas tan "populares". En efecto, siempre ha coincidido con ellos en el poder. Se diría que, como Quijotes, siempre están dispuestos a bailar con la más fea mientras la derecha se parte el pecho. País este.
    Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola JLMON:
    Sí, eso parece. Como decía mi padre, demasiado rico para haberlo ganado honradamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola J. Carlos:
    Bien hallado, amigo mío. Desde luego coincido contigo. Si la temperatura se mide por la parte social, seguro que tendremos puesto el aire acondicionado hasta el próximo verano. Estemos preparados para hacer acopio de paciencia o de lo que sea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Diego:
    Eso es. Por lo menos no será este un partido que perdamos por incomparecencia. Aquí estamos, faltaría más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡ Hola Josep !

    Me ha encantado la anécdota, lo confieso. No sé si es real o apócrifa, pero es divertida además de generadora de alguna que otra reflexión.

    De todas formas "cuando la leyenda es más bonita que la realidad, imprime la leyenda", algo así decían en "El hombre que mató a Liberty Valance".

    Sigue en tu línea; seguiremos disfrutando de ella :)

    ResponderEliminar
  18. Ahora empieza septiembre, cuando los crios empiezan la escuela!


    ;-)

    ResponderEliminar
  19. Hola jd roman:
    Digamos que el balance entre real y apócrifo está en un 90-10. Por los demás, gracias por los ánimos y espero que entre todos seamos capaces de manejar las claves de este otoño tumultuoso que se avecina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Gabi:
    Bienhallado seas. Cada cual pone el hito en esto del inicio del curso. El de los chavales es un clásico. Fíjate que sólo de pensar que mañana empieza el curso escolar ya se me pone mala cara al pensar en los atascos quasi olvidados.
    Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Sobretodo, sobre todas las cosas, lo que lamento sinceramente, es esa pérdida rápida del escaso bronceado ( quizá porque me siento retratada) No desesperes y en el caso de que tu ego lo necesite ¡ya sabes están los UVA).
    A pesar del agobio del próximo curso que parece se te presenta, me alegra y mucho, que estés aquí y que pueda seguir leyéndote.
    (Tu conocido del cole ¡cómo tantos impresentables!)
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hola Camy:
    Jeje. Tranquila, que en mi caso la pérdida de bronceado no me preocupa tanto. Yo también me alegro de saber que andaremos parte del curso juntos.
    Un beso.

    ResponderEliminar