17 de mayo de 2011

Asesinando la espontaneidad



Es sabido que el afán por tenerlo todo controlado nos puede. Esa necesidad la manifestamos en casi todos los órdenes de la vida hasta el punto de que lo predecible lo empaña todo. Trabajamos muy bien evaluando las probabilidades de que algo suceda y ajustamos nuestros comportamientos a esa hipótesis. Es el esquema de funcionamiento táctico, que implica qué hacer cuando sabemos (más o menos) lo que va a suceder. Y en el caso de que no suceda lo que esperamos no hay problema, también somos muy buenos improvisando soluciones alternativas y cuando no las improvisamos es que las prevemos, en cuyo caso a eso le llamamos plan de contingencia.

La espontaneidad la valoramos en momentos muy tempranos de la vida (infancia) o en órdenes periféricos (manifestaciones artísticas, por ejemplo) pero raramente en aquello en que nos jugamos los garbanzos. Con alguna excepción, pero pocas. No toleraríamos que un cirujano nos operara espontáneamente o que se dejara llevar en ese trance “por lo que le pide el cuerpo”, ni tampoco llevaríamos bien que el piloto del avión en el que viajamos fuera “creativo” en la planificación de la ruta o las maniobras. Ahora bien, todo eso cambiaría si en la mesa de operaciones surgiera una complicación o si los sistemas de navegación del avión fallaran. Entonces nos felicitaríamos por la “espontaneidad” de nuestro facultativo o piloto. Es así.

En estos días estamos asistiendo a un fenómeno todavía en estado muy embrionario que ya se conoce como “Democracia Real Ya” que supone una manifestación espontánea del hartazgo de una parte de la ciudadanía respecto a nuestra clase política. Como no podía ser de otra forma, surge a través de las redes sociales y asoma en cincuenta ciudades simultáneamente. Lo raro es que, a la vista de lo que está sucediendo con la evolución de la crisis, no hubiera aparecido antes. La primera aparición pública de ese movimiento se produjo el 15 de mayo y sólo un día después nuestra clase política se empezó a palpar la camisa y a sentir sudores fríos porque la pregunta que todos se hicieron en plena campaña electoral fue cómo nos afecta en nuestra intención de voto.

Si eso hubiera sucedido un solo día después de las elecciones no preocuparía nadie y se dejaría diluir como un azucarillo pero no, ha tenido que ser justo en el ecuador de una campaña electoral en la que unos se juegan mucho y otros aspiran a pillar cacho. Casualmente, los únicos que han saludado la iniciativa –con la esperanza de arrimar el ascua a su sardina-ha sido IU que da la razón a las motivaciones de esa explosión espontánea por considerarlas justas.

Asusta tanto la espontaneidad porque desconcierta las tácticas, cualquier tipo de táctica y especialmente el cálculo político. Lo espontáneo escapa al control y eso la hace intolerable. Sin embargo, motivos para este tipo de manifestaciones no faltan. Cinco millones de parados, record de ejecuciones hipotecarias, salarios recortados, precariedad laboral, inflación desbocada, perspectivas negativas en prácticamente todos los sectores, política sindical con bajísimo respaldo como se demostró en la última huelga general, ajustes draconianos en sanidad, educación y obras públicas. Motivos no faltan, pero sobre todo, que nada escape al control, nada de que alguien corra la banda.

La espontaneidad deja inerme a la clase política, de la misma forma que nos deja indefensos a cada uno de nosotros en cuanto algo rompe lo previsible. Puede que alguien piense que eso es porque tenemos abiertos tantos frentes en nuestras vidas que lo menos que podemos pedir es que no nos crezcan los enanos. Quién podría negar eso, pero en el fondo subyace algo más. La espontaneidad es una fuerza generativa de primera magnitud, algo que no se sabe cómo empieza ni cómo termina. Cualquier tipo de espontaneidad tiene como enemigo común el status quo, los paradigmas que tienen mucho de conservadurismo en su esencia, por eso asusta y por eso se combate con virulencia. Preferimos las aguas mansas a las bravas, lo previsible a lo imprevisible.

Añoramos el mayo francés del 68 porque es algo que ya está muerto. Nos pone que estuviera a punto de cargarse la V República francesa, pero nos pone más que no lo lograse. Quién no se sabe algunas de sus consignas y las recuerda con añoranza pero quién las ha hecho suyas. Nos sentimos solidarios con la revolución espontánea tunecina pero sólo porque se produjo allí y no dentro de nuestras fronteras.

Ahora la espontaneidad está llamando a nuestras puertas en forma de plataforma amorfa y desorganizada. Y no olvidemos que uno de los bestseller del momento se llama “¡Indignaos!” y está escrito por un anciano de más de 90 años. Para ponerse a pensar.

29 comentarios:

  1. Creo que como bien apuntas es una plataforma que debe consolidarse. En las últimas horas me da la sensación de que hay gente que se está dejando llevar por la euforia, y eso es un gravísimo error.

    Estas acciones han de ser coordinadas con cabeza, no con las vísceras, porque de lo contrario tendremos todas las de perder. Ojalá tengamos la serenidad suficiente para darnos cuenta de que algo que puede ser tan hermoso, si nos precipitamos, acabará muriendo antes de empezar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Josep,
    Yo coincido también con Fernando en la necesidad de aplicar coordinación y raciocinio a todo este movimiento. Como tu bien dices en la cabecera de tu blog, las emociones son inteligentes, pero no estoy yo muy segura de si toda esta movida no es solo una válvula de escape, una manifestación emocional del hartazgo generalizado que hay en este país. No estoy diciendo que eso no fuera positivo; al contrario es necesario gritar alto y fuerte que no nos resignamos; es necesario pero no es suficiente. Después hay que dar el callo y trabajar (los que puedan) más y mejor. Emoción y espontaneidad sí, pero con inteligencia, rigor y método. La cuadratura del círculo. ¿Sabremos?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Lo espontáneo es dificilmente controlable. Es justo indignarse, pedir al gobierno soluciones, lo que es raro es pedir democracia real en democracia. ¿Es que aquí hay democracia acaso una dictadura?
    Se arregla en las urnas, como en el resto de los países. Un ciudadano un voto. Me suena muy raro pedir democracia real a no se sabe a quién ni porque en un país democrático con libertad de voto y unos pocos dia antes de votar.
    No me entero de nada o me faltan datos o debo ser un poco tonta. O las dos cosas.
    Igual alguién me lo puede aclarar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vaya, me alegro de que hayas tocado el tema. Es muy cierto eso de que nos encanta la espontaneidad de los demás. Ayer oía en la SER que "a ver quién está detrás de todo esto". Pregunta que no se hacían cuando hablaban de la "espontaneidad" con la que ha surgido el movimiento de descontento en los países árabes. Vamos que seguro que si comparamos la respuesta de unos gobiernos y otros...
    Eso sí: Aquí un poco más civilizados.

    ResponderEliminar
  5. Este movimiento espontáneo supongo que dejará de serlo si se organiza, pasando a tener unos líderes que lucharán no solo por los ideales sino por mantener la cuota de poder que han alcanzado en "su" organización. Y si no se organiza... pues si no se organiza desaparecerá.
    Lo espontáneo está muy bien cuando lo que haces con espontaneidad no tiene consecuencias graves, pero no tengo muy claro que ahora la espontaneidad en un movimiento político sea positivo, salvo que fueran capaces de darle la vuelta a la tortilla y todos (todos quiere decir todos) empezáramos de cero. ¿Estaríamos dispuestos a hacerlo?.
    De todas formas, solamente el hecho de que realmente hayan acoj... acongojado a la clase política, ya es algo positivo ¿no?.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Ya sabes que yo adherí a la convocatoria y que conozco personalmente a algunos de los organizadores. Los que deberían pensar son los políticos: no pueden seguir desaoyendo las necesidades de la gente y plegándose a otros intereses.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Josep,lo raro era el silencio,el aguante,la aparente indiferencia ante esta tremenda crisis...!
    Son voces claras espontáneas y necesarias para "dar toques de atención".Si están organizadas o no,quizá sea lo de menos.En estos momentos,lo importante es que, haya voces que pidan renovación,autenticidad y responsabilidad política.POR TANTO BIENVENIDA ESA ESPONTANEIDAD,QUE TIENE SENTIDO Y QUIZÁ TRASCENDENCIA EN ESTOS MOMENTOS...!!
    Mi gratitud por compartir y mi abrazo grande siempre,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Hola Josep:

    Cualquier iniciativa social espontánea puede suponer un cierto aire fresco a este mundo ordenado. En el caso de la política es necesario, Lo raro es que este movimiento no surgiese antes con la que está cayendo y ha caido.

    No se donde llegará esto y si el lema es adecuado o no, si pasara de ser espontáneo a una organización como apunta Antonio o si se diluirá después de las elecciones. Lo que si parece claro es que quien controla medios controla el poder y si no que se lo digan a Berlusconi.

    Mucha miga para un buen debate,

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Fernando Solera:
    Veo que espontáneamente hemos coincidido en la temática de nuestras entradas. Ayer tuve oportunidad de hablar con personas de muy distinta orientación respecto a este fenómeno y todo el mundo coincidía en un adjetivo: interesante.
    Si es "interesante" y no "marginal o antisistema" es que, de una u otra forma, conecta con las aspiraciones de personas que, por edad u otras circunstancias, no tienen los huesos para hacer acampadas sobre el asfalto. Sin embargo, este movimiento embrionario sólo se consolidará si los que ya no estamos para dormir al raso lo arropamos y le ayudamos a que tenga un sentido. Y si no se consolida, al menos también habremos tenido nuesto mini mayo francés, cosa que era impensable por nuestra inveterada costumbre de no mover un dedo.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Astrid:
    Como bien dices, era necesario que alguien diga basta de tanto dislate, pero no suficiente. Esto todavía está muy verde y al parecer sus objetivos inmediatos son estar activos hasta el próximo domingo, lo que indica que como todo movimiento espontáneo no tiene definido un plan. Hemos visto fenómenos parecidos en Grecia aunque allí marcados por la violencia mientras que aquí no, lo cual me parece muy positivo. No sabemos qué pasará, excepto que a la clase política le ha pillado con el pie cambiado. Beatus ille.
    Como le decía a Fernando, a muchos nos pilla en una edad o momento en que lo que podemos hacer es observar con interés y sacar nuestras consecuencias. Y la pregunta es si recordamos cuándo fue la última vez que observamos un fenómeno con interés excepto que fuera la final de un campeonato del mundo de fútbol.
    Wait and see.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Katy:
    Creo que el quid de la cuestión no es si tenemos democracia, que la tenemos, sino si los partidos trabajan en la línea de las preocupaciones reales de las personas a las que sirven. En este sentido, creo que hay un amplio consenso en que no es así y lo raro era que en un país que en solo un año ha visto más ajuste draconiano que en toda su vida se rebelara.
    No digo que no fuera necesario ajustar, incluso puede que haya que hacerlo más todavía, pero no se puede hacer recaer todo el peso en el mismo lado mientras se permite el enriquecimiento de los de siempre sin la contrapartida al menos de crear empleo.
    En fin, que esto es un toque de atención no sólo para los partidos sino también para los sindicatos, organizaciones empresariales, etc.
    Y en ese sentido, me parece muy positivo.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Javier:
    Esto que apuntas es muy interesante. Resulta que cuando fenómenos parecidos suceden en el Magreb a todos nos entusiasma la espontaneidad porque "el pueblo estaba harto de..." pero cuando pasa aquí la pregunta del millón es saber quién está detrás.
    Las tertulias radiofónicas de las que confieso estar más que saturado porque todo el mundo sabe o ya sabía se pasan el día dándole vueltas a quién beneficia o perjudica este fenómeno cuando está muy claro. Beneficia al PP porque sus votantes no fallarán en las urnas y perjudica al PSOE porque temen que muchos de los que están en ese movimiento sean votantes suyos descorazonados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Antonio:
    Creo que todos nos movemos más o menos en el mismo debate. Conceptualmente nos sentimos reconfortados por la iniciativa pero no tenemos mucha fe de que esto se consolide y en el caso de que lo hiciera, haría falta saber qué derroteros coge.
    En Catalunya vivimos hace años una experiencia similar que ha logrado consolidarse sobre todo en Barcelona. Tienen diputados autonómicos y se proclaman no nacionalistas pero de momento no han pasado de ser enfants terribles con pinta de pijos.
    Veremos lo que pasa, entendiendo que el simple hecho ya es un acto positivo.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Myriam:
    Hasta ahí vamos juntos. No sabía que te habías adherido a la iniciativa pero me parece estupendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Majecarmu:
    Coincido ampliamente con lo que dices y me parece que los comentarios van más o menos en esa dirección. Esperemos y veamos pero hagamos también algo más: pensemos en cómo podemos contribuir de alguna forma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Fernando:
    Pues tienes razón. Lo increible era que con todo lo que ha caído, caer y caerá permaneciéramos impasibles y con cara de borregos. Quienes se han levantado son jóvenes y como tales mileuristas y/o con empleos temporales, desempleados o becarios con años de antigüedad, en suma representantes de lo que parece que corre el riesgo de ser una generación perdida. Quién no puede entender que se rebelen o quién no tiene hijos en esa situación o quien no cree que tenemos una clase política lamentable o...
    Como decía en mi entrada, por algo será que el bestseller del momento sea un librito de menos de cien páginas que se llama ¡Indignaos!.
    Muchas gracias por tu aportación al debate y un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Josep, el asunto que planteas está en la calle en cualquier ciudad, es cierto, pero ¿dónde estabas estos jóvenes antes, han votado, se han manifestado en alguna ocasión, han sido participes de la sociedad que alumbró sus licenciaturas, o es ahora cuándo reclaman el lugar que tal vez antes dejaron ausente?. Todos estamos de acuerdo, en que esto necesariamente debe cambiar y que no es justo que estos chicos tengan un horizonte tan confuso. No hay discusión. En cambio si me preocupa esa “espontaneidad” y quiero pensar que no es una moda o una tendencia al hilo de los acontecimientos, pues la frustración sería notable. Quiero pensar que es un movimiento alternativo, organizado y con liderazgo, no un brocal al que tirar una moneda y pedir un deseo, y de no ser esto último, deberá integrarse en la sociedad del modo que sea un motor unificador de esos criterios, pero jamás podrá ser una alternativa sin estructura, que ya sabemos como se las trabaja esos lobos del voto ajeno.
    Espero y deseo que no sea una moda más, sería un tremendo error. Y para concluir, decirte en voz alta que no me gusta para nada Izquierda Unida, un grupo que suele estar al servicio de la izquierda oficial, que durante cuatro años, no dejan de reivindicarse, de tratar de saltar tras el muro para que le podamos ver que están allí, con identidad, con ideas, con “independencia" y al día siguiente se parten el culo por pactar con el Psoe, para quedarse con 4 cositas, no me gusta la gente que duran tan poco en ser consecuentes con su “integridad”. No me gustan los escuderos de nadie.

    ResponderEliminar
  18. Lo positivo, que por fin algo se mueve ¡ya era hora!
    Lo peligroso, que se nos escape de las manos y vaya a parar al bolsillo electoral de los de siempre, y sea más de lo mismo. O que se radicalice y se envenene. Ojalá que no!
    Lo sorprendente, ¿porqué justo ahora en plena campaña? Como mínimo, curioso.
    Lo seguro, si no es en esta ocasión... será en una próxima y a no tardar, porque que la fruta está madura, a la vista está...
    Ellos, (si son sinceros) unos valientes cargados de razón. ¿Y qué tienen que perder?
    Los políticos, cuando las barbas de tu vecino veas pelar... pon las tuyas a remojar. De ahí, a la desobediencia civil no media tanto...
    Y claro que IU les apoya, al menos aparentemente, sólo tienen a ganar, no se juegan los mismo que los otros. Voilà!
    Ocurra lo que ocurra, es un primer paso positivo que deberíamos apoyar, al fin y al cabo, la mayoría estamos en el mismo barco.
    Aqui quedamos, Josep, a verlas venir, pero yo me alegro. Y como sea, pienso contribuir de algún modo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Hola Adolfo:
    No sé de dónde han salido, probablemente de muchas partes. Los habrá que no sentían interés por la política, que no se sentían representados, anarcos, represaliados, disconformes crónicos y hasta algunos que han reverdecido los laureles del mayo francés, pero la cuestión es que aquí están.
    Mientras te contesto me acuerdo de una canción de Serrat: "disculpe el señor, pero es que ya están en el recibidor".
    Claro que lo espontáneo no dura, eso está en la esencia de la espontaneidad, pero lo que hay que procurar es que esa flor de un día germine. Nos hemos pasado estos años reclamando que "la sociedad" se movilizara ante tanto atropello y han sido los jóvenes quienes lo han hecho, quién si no.
    Los que tenemos un poco de perspectiva histórica recordamos la primavera de Praga, el mayo francés,movimientos espontáneos que se fundieron en sí mismos pero que dejaron un legado de muchos años. Esta vez nos toca a nosotros, los españolitos. A ver cómo se nos da.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Cristalook:
    Como sabes, el interesantísimo movimiento islandés que acabó decidiendo en referendum que no pagaban la deuda de los banqueros y que incluso ha provocado la redacción de una nueva Constitución empezó con un solo señor que tocaba la guitarra en la calle y que cedió su amplificador para que la gente diera su opinión sobre lo que sucedía. Claro que eso pasó en la fría Islandia y aquí somos más de sangre caliente, así que seguramente los resultados serán más modestos o acabe como el rosario de la aurora. De momento, la junta electoral de Madrid ya ha dado un paso equivocado prohibiendo las concentraciones en periodo electoral. Bravo por la enorme visión.
    Wait and see.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola Josep Julián como siempre dando en el clavo!

    ASesinando la espontaneidad es una consecuencia de una falta de autenticidad como sociedad. la sociedad está adormecida donde no hay debate, ni discurso medianamente inteligente, sólo culpas.

    Somos los únicos responsables por eso creo que la iniciativa "yes we camp" al margen de su procedencia y destino creo interesante y necesario escucharles.

    Ya esta bien de politicos con 20 años de edad que hacen carrera hasta los 70 años, eso no es bueno. Nos hacen falta politicos buenos, experimentados, gestores y sabiendo apoyarse en los mejores de cada momento.

    La espontaneidad tiene que seguir su curso sea con estas generaciones o con otras. Mientras tanto aportemos luz desde nuestros blogs (cursiosamente hemos vuelto a coincidir mas o menos en el mismo tema)

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Diego:
    Buscar culpas es sinónimo de falta de autenticidad, por supuesto y sus manifestaciones son tan diversas como una paleta de colores. Lo que sucede con este asunto del movimiento 15-M es curioso porque se distingue una porción muy importante de la sociedad que cree que si fuera joven (en principio, más auténtica) estaría haciendo compañía a los manifestantes.
    Interesante fenómeno que es dificil de etiquetar, por cierto otra de las aspiraciones de los humanos, poner etiquetas nos ayuda a explicarnos las cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Josep Julán, algo de esto ya lo habíamos augurado ¿ o no? no conocíamos el nombre pero las aguas ya querían bajar turbulentas.
    Imposible permanecer al margen.
    un beso

    ResponderEliminar
  24. Josep,vuelvo para decirte que debemos apoyarlos en la calle,en la red y en todas partes.Quizá,como otras veces te he comentado,nuestra crisis puede salvarla un grupo de jónenes honestos y bien preparados,capaces de enfrentarse a un "reto de héroes".Ojalá aquellos héroes y escritores del pasado,que tanto bien hicieron a nuestra historia,inspiren fuerza,claridad y valentía a nuestros jóvenes.Es el momento de batallar con la palabra templada y dignamente.
    Mi abrazo siempre y feliz fin de semana,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  25. Hola Camy:
    Sí, se veía vernor o por mejor decir, extrañaba que no pasara nada. Cuando no pasa nada es cuando se puede seguir apretando la tuerca siempre por el mismo lado.
    No es que sea imposible quedarse al margen, claro que es posible, pero quien lo haga queda retratado. Ayer visité la concentración de Barcelona y la verdad es que lo que respiré me gustó.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Hola Majecarmu:
    Ayer estuve un rato con ellos como mero observador porque uno ya no está para dar muchos botes y además se aprende mucho y la verdad es que me cautivó la creatividad de alguns consignas y su capacidad de gestionar el caos. No me hubiea perdonado perdérmelo, por pura coherencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Hola que tal, soy Alejandro Solorzano , Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
    Puedes ganar hasta 100 Dolares AL MES por cada blog o web.

    Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos y cualcular el nº de entradas aceptadas.



    Alejandro Solorzano


    Tel: (503) - 74532917



    Msn / Messenger : alejandromd5@hotmail.com


    Persona de contacto : Alejandro Solorzano




    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  28. Buenas Tardes Josep julian,
    De incio solo quería trsladarte mi enhorabuena por este blog, a tí y al resto de los portadores de opiniones tan agradables de leer, se esté o no de acuerdo. Y en esto hay grados. Omito valorar el último comentario de Aleive en el que te da la posibilidad de ganar pasta anunciando Bankia o Dodotis...Son "malos tiempos para la lírica".
    Esta mañana le trasladaba a un amigo algunas observaciones sobre como veo el futuro de esta "espontaneidad". He estado algunas horas con ellos en el papel de observador en la Puerta del Sol. Y vi que, a su modo, tratan de organizar y reconducir esa fuerza de alguna manera hacia "algo", que aún está entre la niebla. porque a ellos, a todos, les ha pillado en un escenerario que "no era el previsto". Se juntaron para reclamar en Atocha y de pronto amanecian en Sol con toldos y consignas..
    Si, estoy de acuerdo con algunas de las opiniones aquí traidas: la espontaneidad se gestiona para hacerla previsible...si no, es un sueño efímero que no es capaz de anular la pesadilla de esta política de mercado.
    Pienso que deberían crear una Plataforma para defender a ultranza 10 puntos (no más) de amplio espectro, rompedores y que les devuelva el protagonismo que debe ser suyo.
    O tal vez de todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Nare File:
    Ante todo, sé bienvenido a este espacio en el que espero que te sientas como en casa. Para ir desbrozando y respecto al falso comentario de ALEIVE decirte que desde el inicio de este blog me propuse respetar todos los comentarios recibidos y por tanto no lo he borrado. Cada uno se explica a sí mismo con sus actos.
    Yendo al meollo de la cuestión que planteas, probablemente vemos las cosas con la madurez de los años y nos sale aconsejar. Claro que yo haría lo mismo, diez puntos todo lo más pero eso sí claritos y a medio camino entre lo utópico y la posibilidad de materialización práctica. Así se consiguió la Revolución Francesa, la declaración de independencia de Estados Unidos y hasta la construcción del dos caballos y la lámpara incasdencente.
    Ahora bien, me temo que tendrán que encontrar su camino y aprender de sus errores. La espontaneidad es lo que tiene, que cuando uno da el primer paso (que es el auténticamente espontáneo) tarde o temprano debe pensar en cómo da el segundo y eso ya sabemos que es la combinación de estrategia y táctica o lo que es lo mismo, aprender de los errores.
    Yo por si acaso pongo todas las noches una velita, bueno dos, una para que la espontaneidad no desaparezca de nuestras vidas y otra para que esto germine, porque a la vista de los resultados de estas elecciones cada vez tengo más claro que nos empeñamos en más de lo mismo.
    Muchas gracias por tu primera visita y comentario que confío que no sea el último.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar