23 de octubre de 2009

Las emociones y los hábitos de compra

Si el otro día os hablé de economía y consumo, permitidme que hoy lo haga sobre un tema más cercano a las emociones (que es la especialidad de la casa) pero en este caso ligadas a los hábitos de compra.
En marketing se utiliza muchísimo el diferencial de Osgood para influir en los posibles compradores de un producto. John Osgood hizo un estudio muy revelador que demuestra que cuanto tratamos de describir objetivamente algo o a alguien, en realidad sólo el 25% de las definiciones que realizamos son estrictamente objetivas mientras que el 75% restante son apreciaciones subjetivas o juicios valorativos. Es decir, que nuestra capacidad de proyección es enorme y que, además, parece que actúa de una forma bastante más descontrolada de lo que muchos creen y no miro a nadie.
Para poner un ejemplo, imaginad que describimos a un personaje conocido y ahí cada cual puede escoger el suyo. Si listamos en un papel las supuestas definiciones “objetivas” que hemos hecho sobre dicho personaje y a continuación las repasamos veremos que al lado de datos verdaderamente objetivos como por ejemplo que es un actor, que está casado y que es moreno aparecerán otros como prepotente, creído, mujeriego, encantador o incluso guapo.
No sé si hace falta mucha explicación para demostrar que mientras “casado” o “moreno” son datos objetivos, “guapo” o “creído” son valorativos. Puede que sea guapo o creído para ti pero no para mí, hecho que los convierte automáticamente en valores subjetivos, lo siento.

Es más, si las descripciones que hicimos fueran todas objetivas y mostráramos a otros la lista tapando el nombre del personaje que hemos descrito, muchos acertarían. Pero por el contrario, si hiciéramos lo mismo con los datos subjetivos probablemente no acertarían o tendrían muchas más dificultades para hacerlo.
A estas alturas los más avezados ya habrán caído en la cuenta de que de esto ya hablamos en su momento en de profundis cuando recordábamos que lo único que sabemos de las personas es aquello que dicen o hacen y no lo que suponemos que piensan o sienten, pero esa ya es harina de otro costal.
La publicidad juega con esto de un modo intensivo y muy eficaz. Si revisamos la lista de modelos de coches, por ejemplo Modus (Renault), Focus (Ford), Prius (Toyota)… ¿qué tienen en común?: la terminación “us”, naturalmente. Pues bien, esa terminación aplicada a automoción tiene un efecto buscado en nuestro cerebro y su traducción es: soy fiable, soy robusto, soy cómodo, así que cómprame porque no te defraudaré. Ahí tenemos una aplicación del diferencial de Osgood. El summum de esto es el caso de Lexus que no he incluido en la lista de modelos porque en este caso es una marca y su precio es muy superior al resto, pero persigue el mismo efecto.
Otro ejemplo que puedo citar pero sin mencionar la marca es el caso de un conocido vermut. Todos tenemos nuestras preferencias al respecto. Algunos lo tomamos blanco y otros rojo. Si nos lo traen equivocado reclamamos y si no hay el que queremos cambiamos a otra bebida. Pues bien, noticia, en el caso de esta marca en concreto uno y otro saben exactamente igual ¡por increíble que parezca! lo cual se demuestra perfectamente en una cata ciega. Otra aplicación del diferencial de Osgood.
El valor proyectivo que concedemos a una cosa (no el que tiene) es lo que le da valor o se lo quita. Las emociones, en este sentido, son enormemente poderosas y por eso hay que conocer bien cómo funcionan y sobre tomo cómo nos gobiernan.

Un ejemplo más de Osgood en estado puro: ¿cuántos se acuerdan de cómo se llamaban anteriormente estos productos de gran consumo que, por cierto, todos empiezan con la letra “D”?
- Don Limpio
- Danettes
- Danoninos
La próxima vez que os hagan una encuesta sobre un producto de consumo sed conscientes de que detrás de eso hay un estudio de campo basado en el diferencial de Osgood. Los resultados de esa prueba suelen ser determinantes para que uno nuevo vea o no la luz y bien poco tiene que ver con su bondad o necesidad objetiva, eso está claro.

Pues nada, que los racionales sigan pensando que a ellos no se la cuela nadie con eso de la publicidad engañosa porque controlan sus emociones, si con ello se quedan más a gusto.

48 comentarios:

  1. ¡Mecachis, Josep, qué contenido más interesante para incluir en tu audiolibro (je,je)! A mí me vas a tener que dar unas cuantas nociones para aplicar el equivalente al diferencial de Osgood en las locuciones. Así se venderá un h... montón!
    En serio, muy interesante. Lástima que sólo pertenezca, por lo que leo, al campo de la semántica.
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
  2. Tendre que estudiar lo del diferencial de Osgood.
    Siempre nos hacen pensar.

    ResponderEliminar
  3. Hola Josep
    No puedo estar mas de acuerdo contigo.La publicidad y como consecuencia la economía, se basa en la manipulación de nuestras emociones. Para bien o para mal, todavía no hemos logrado ajustar adecuadamente nuestro "mando" emocional a los datos objetivos .
    No es que minusvalore las emociones, y las considere nocivas, al contrario son enormemente beneficiosas, entre otras cosas por que nos humanizan,sino por que no las hemos educado correctamente y dejamos que cabalguen a sus anchas sobre nosotros, ejerciendo su dictadura,siendo en la mayoria de las ocasiones la raíz de nuestras desdichas.

    Eso es básico para los "profesionales" de la manipulación en cualquier aspecto de la vida pero fundamental en la creación de necesidades superfluas.
    Asi que previo a crearnos una innecesaria necesidad y vendernos su "receta" personalizada y exclusiva como si fuera la panacea de la felicidad se introducen sutilmente en nuestras vidas de modo que
    les confesamos nuestras carencias emocionales como si fueran nuestros amigos, nos seducen como si fuéramos sus amantes, nos inoculan el virus de esa necesidad y finalmente refuerzan nuestro nuestro ego alabando nuestra gran inteligencia por elegir la mejor opción, que por supuesto es la que esos manipuladores de mentes han elegido previamente.
    En fin, tienes razón, nadie está a salvo de ellos en mayor o menor medida,yo particularmente solo pido que esas superfluas necesidades no me sean muy costosas.
    Un beso y ánimo que por fin es viernes.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Josep!:

    Pues sí, ha sido realmente una casualidad que mencionara el tema de las emociones y que justo estuvieses terminando una entrada sobre este tema. Bueno, tampoco es tan casual teniendo en cuenta que tu blog está titulado y dedicado a la inteligencia emocional, por lo que resulta bastante probable que abordes el tema de la compra desde esta óptica.

    Me ha gustado mucho cómo nos desgranas (y nos haces conscientes, lo más importante) los entresijos de una publicidad bien pensada y diseñada para manipular las emociones. Está magistralmente explicado por tu parte y te felicito porque eres capaz de hacernos aprender desde lo práctico.

    Saludos a todos, y sí, por fin es viernes.

    Por cierto, Josep, que me encanta pasarme por aquí y compartir debates de manera civilizada y respetuosa, esto es muy importante, porque en otros foros... prefiero no seguir.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, Josep, a cuadros me he quedado leyendo este post.

    Verás, había visto un programa de Redes, de Eduardo Punset, "Somos predeciblemente irracionales", donde se entrevistaba con Dan Ariely, economista conductista, y nos mostraba algunas de estas "estrategias", parecidas a las que cuentas, para hacernos caer en un consumo específico.

    Pero confieso que me he quedado "loca" con lo del "us" para los nombres de los coches. ¿Alguién se lo ha explicado a SEAT? ellos optan por topónimos españoles y si lo supieran ya hubieran llamado a un modelo "Reus", no?.
    En realidad me gustaría saber el por qué de "US"...
    -Si lo de "fiable, robusto y cómodo" viene por asociarlo a la palabra BUS, por ejemplo, entonces en Canarias no funcionaría, porque aquí decimos "guagua".
    -¿Será tal vez por relacionar US con $US, dólares, dinerito en efectivo o en la Islas Caimán, abundancia, bienestar? Tampoco funcinaría en todo el mundo, porque hay monedas distintas, aunque ¿quién no conoce el dólar?.
    - ¿Y qué hay de Toys'R'us? ¿también usa el diferencial de Osgood?.
    - ¿Y si al final el latín no estaba tan muerto como creíamos y el "modus" operandi es volver al estilo clásico? No, no puede ser, hay que declinar mucho y no es rentable.
    - Imagino que Osgood era de habla inglesa. ¿Significa Us = Nosotros? "Elígenos, somos los mejores, nosotros, Tú y Yo" o ¿podemos ir un poco más allá y US se puede relacionar directamente con United States?, ¿sentimiento patriótico a la hora de comprar? ¿consumo interno? ¿donde comenzó este "consumismo" exagerado, en USA? Uy, que casualidad.

    Es muy curioso ésto que cuentas, porque la palabra USAR, en español, no termina, sino empieza por US.

    Lo de "Marti, ni" lo sabía ni nada, oye, jeje. Eso sí, a mi me gusta más el rojo, será por aquello de ponerle pasión, jaja. No es por el sabor, es pura "estética".

    Y la lista de los productos con D. Se me ocurren dos opciones:

    1) Sus nombres anteriores no eran "castellanos". (Conozco uno que era mejor: "El calvo ése que sale del cubo". Palabrita de Snoopy que así me lo pedían algunas doñas en mis tiempos de dependienta).

    2) O han cambiado porque la D esconde algo que no sabemos aún, pero que Josep nos desvelará, ¿verdad?.

    Tienes mucha razón cuando dices que "nos la cuelan"; es verdad, no somos tan dueños de nuestra voluntad como creemos, somos demasiado previsibles, muy dados a lo alienante; los que "nos estudian", lo saben y los que "nos manejan", lo usan.

    Me ha encantado esta nueva aportación tuya, Josep. Brillante y sustancioso, como acostumbras.

    Un abrazo,
    María Hdez.

    P.D. Para los que quieran visionar el programa de Redes que mencioné, éste es el enlace:
    http://www.smartplanet.es/redesblog/?p=64

    ResponderEliminar
  6. Esto se podría aplicar también a los anuncios de relojes, ¿no? Donde siempre, siempre, las manecillas marcan las diez y diez, emulando el símbolo de la victoria. Eso sí que es apelar a las emociones de forma descarada. ¡Je,je,je!

    ResponderEliminar
  7. Hola Josep, No conocía el diferencial de Osgood pero en su momento sí que leí a Mc Luhan.
    Junto con el nombre de la empresa, la dirección, el teléfono, la actividad o el producto a través de la publicidad siempre llega otra cosa; una bruma, pegajosa y tenue; mmm algo cercano a un sentimiento: felicidad, alegría, asco, admiración, desdén, curiosidad, respeto, sarcasmo. En cualquier caso, excitación. Una bruma que nos entra por los ojos, por los oídos, y que llega al último confín de nuestro ser. Aunque solo sea para expresar una sentida indiferencia.
    Un abrazo Josep

    ResponderEliminar
  8. Desconocía esta técnica, tan... ¿neoconductista? pero que da sus buenos resultados evidentemente. La filosofía, mejor dicho la psicología del Marketing es toda una ciencia del comportamiento y de como se puede influir en él.
    Lo que que no tengo claro es en que proporción el ser humano es más objetivo que subjetivo y viceversa. Pero sí, que la semántica influye en nuestras vidas de forma considerable. Dotamos a las palabras de significados totalmente "valorativos" al igual que objetivos... no hay más que leer el diccionario para darse cuenta de ello. Y esto, no influye a la hora de medir.
    Bueno, o por lo menos es lo que yo he sacado en claro de este sorprendente y magnífico post.
    Primer adjetivo: objetivo (realmente me ha sorprendido) y segundo: valorativo (realmente me lo parece)
    Y en otro orden de cosas, gracias por tus cariñosas palabras en mi blog. He cambiado de trabajo y en estos primeros tiempos, los reajustes requieren su atención... pero en ná de ná, estaré por aquí con la frecuencia acostumbrada. La verdad es que tengo ganas ya.
    Un abrazo Josep J.

    ResponderEliminar
  9. Perdón donde dice: esto no influye, debe decir NOS influye... no solo la semántica, sino la gramática básica influye... jejeje

    ResponderEliminar
  10. Hola Josep, hay mucho sesudo preparando las campañas publicitarias, mucha tormenta de ideas antes de bautizar a un producto..., eso lo sabes y lo saben tus lectores mucho mas que yo..., por eso funcionan y por eso casi siempre compramos por el impuslo creado por esa campaña o por ese nombre.
    Por cierto, este mes, la revista "Muy Interesante" ocupa su portada con un titular que habla del irreflenabble deseo de consumo aunque la crisis esté estrangulando a medio pais..., bueno o menos. No la he comprado aún pero creo que no está muy claro eso de que sigamos consumiendo pese a la crisis.
    Hoy me he acercado a ver la moto que me gusta..., el vendedor a acudido y apenas le he dejado echar el discurso monocorde y anodino. Le he dicho algo así "esta es mi moto, he leido mucho sobre ella, nunca me he montado en una pero en los foros dicen..." entonces el hombre a dado un salto atrás, temeroso de lo que dijeran de ella, desacreditando el medio en si mismo. Despues de sonreir he añadido "y la ponen muy bien, ideal para cuarentones como yo que nunca pudieron sacarse el carné de moto gorda...".
    Josep, en los foros encontramos otro medio para desmontar el efecto de la publicidad, podemos leer a gente insatisfecha y a gente contenta de poseer el producto, es algo así como si lo probaras virtualmente. A mi me ha servido eso de bucear por los foros moteros para saber mas sobre la maquinita en cuestion.
    En fin..., a veces logramos escapar a esa "manipulación" y otras caemos en ella gozosamente, hasta que el efecto calmante y placentero se acaba antes de lo que esperabamos y volvemos a la tarea de sacar del buzón el panfleto y a ojearlo como quien no quiere la cosa, distraidamente.
    Un saludo Josep.

    ResponderEliminar
  11. Siempre me ha interesado como el marketing apela directamente a nuestras emociones.
    Y lo que más me sorprende siempre es lo predecibles que somos en la mayoría de los casos.
    Me ha gustado mucho tu entrada, la enlazo en mi blog ;o)

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  12. Vaya, pues no lo había pensado, pero imagino que la publicidad se encarga de lo subliminal, y ahí estamos los que siempre caigamos embaucados.....o no....


    Abrazos....

    ResponderEliminar
  13. a pesar de que me sienta vendido a la hora de saberme manipulado, es fundalmental saber todo esto. Marketing siempre fue una asignatura apasionante. Es fascinante el camino del exito o fracaso de un producto desde que nace hasta que llega a los hogares. Eso si. Mas fascinante me parecen aquellos productos fracaso, que han cumplido con todos los requisitos de exito. Simplemente fracasa, y ahí poeticamente, me da una razon a pensar que las cosas las deciden las personas consumidoras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Vamos que se aprovechan de nuestra inocencia de la forma más descarada. Habrá que tener en cuenta, de ahora en adelante, los us..., los martinis(yo soy más de izaguirre -está buienísssimo) y de las ds.
    Muy buen post y fenomenalmente desarrollado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Desde luego Josep, cada día que entro aprendo más en este blog. Estoy de acuerdo con bicipalo, hay que aprender a contrastar opiniones, sobre todo cuando vamos a consumir. Muchas veces simplemente nos dejamos caer en la tónica general de "falsa comodidad", con la que nos bombardean cada día. Si se quiere hacer una buena compra responsable, hay que tener la neurona despiertísima jeje. Hoy en día con internet lo tenemos mucho más fácil, para comparar y elegir. Y en cuanto a los Martini, tendríamos que hacer una cata con cualquier marca blanca y comprobaríamos, la cantidad de artimañas que existen para que consumamos "marcas" que no son mucho mejores que las"otras". Y eso se puede aplicar también, a la industria farmacéutica con los genéricos. Recapacitemos y compremos responsablemente ( no todo lo van a hacer los políticos, no? jeje). Un besazo (sin marca, pero igual de bueno)

    ResponderEliminar
  16. Hola Josep Julian:

    Qué buen y explicativo post. Que nos la están colando, yo creo que a estas alturas lo sabemos y sospechamos todos. Que nos la dejamos colar también. Y es que en definitiva somos casi todo emoción y un poquito de razón.
    Enhorabuan por este y por elpost de profundis que no había leido.

    ResponderEliminar
  17. Hola Germán:
    Lo que dices de nuestro audiolibro no está desencaminado pero una cosa es saber cómo funciona para que lo vendamos como rosquillas y otra dar en la tecla correcta, que para eso están los publicitas, gremio respetable, pero que no es muy dado a contar sus secretos.
    Por otra parte,el campo de la semántica es el más rico desde el punto de vista publicitario después, claro está, del de las imágenes que también tiene sus trucos.
    Muchas gracias y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  18. Hola África:
    En internet podrás encontrar muchísimas referencias al diferencial semántico de Osgood, además de bastantes muestras de campo sobre aplicación de marcas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Maite:
    Me ha gustado mucho tu comentario y claro, como coincide con mi punto de vista, estoy esencialmente de acuerdo con él jeje.
    Me ha gustado especialmente esa parte que dices que ya que no podemos resistirnos a los reclamos que nos ponen delante de cosas superfluas, por lo menos que su compra no nos resulte demasiado cara.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Hola José Luis:
    Muchas gracias por tu comentario. Explicar las cosas de manera sencilla siempre da buen resultado porque así como los que lo leen pueden entender mejor los conceptos, el que lo escribe está obligado a aplicar sencillez a conceptos demasiado amplios para, ya no digo ser entendidos, sino que resulten interesantes.
    Las emociones son los colores de una paleta y pueden combinarse a voluntad o entendimiento de quien los maneja con la diferencia de que a veces somos los pintores y otras quienes compran el cuadro.
    Muchas gracias por haberte pasado una vez más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Hola María:
    El que se ha quedado a cuadros soy yo con lo del modelo "Reus" jejeje, a lo mejor se lo podemos colocar a SEAT a ver si con eso tienen bastante como para terminar con el ERE.
    Lo del efecto "us" como no soy psicólogo no puedo explicar el mecanismo por el cual se produce el enlace asociativo, pero que se produce es un hecho.
    En el caso del vermut ni confimo ni desmiento, aunque a mí también me gusta más el rojo o sea, que en eso también coincidimos.
    Y en relación a las "D" resolvemos el misterio:
    Don Limpio, antes se llamaba Mister Proper y el calvo era el mismo.
    Danettes, antes se llamaba Natillas Danone y
    Danonino, antes eran los famosos Petit Suisse.

    Como creo que nadie más ha dado con los nombres anteriores (que eran muy, pero que muy conocidos) ¿deberemos entender que han logrado alinearlos con los nuevos anulando el recuerdo de los anteriores? Porque si es así, imagínate lo que se puede hacer con otras cosas.
    Y muchas gracias por el enlace a Redes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Domingo:
    Lo que mencionas de la manecilla del reloj, que en efecto, siempre está en la posición que indicas, tiene que ver con el efecto de las imágenes y si lo sumamos al efecto semántico, pues ahí tenemos la combinación completa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Antígona:
    McLuhan explica muy bien esto que dices. En efecto, las emociones son excitadas con todo tipo de estímulos aunque el resultado final que produce en nosotros sea incluso la que mencionas, la indiferencia.
    Pero fíjate que además, produce un efecto de polarización porque los que beben Coca Cola detestan Pepsi Cola y a la inversa, los de Bimbo no quieren saber nada de Panrico aunque sean a su vez consumidores compulsivos de Donuts (fabricados por Panrico), etc.
    Muchas gracias por el comentario y un abrazo también para ti.

    ResponderEliminar
  24. Hola Cristalook:
    Respecto a tus dudas sobre si el ser humano es más objetivo que subjetivo, Osgood se encargó de demostrar lo segundo, que nuestra componente de subjetividad u objetividad híbrida alcanza al 75% de nuestras supuestas definiciones puramente objetivas.
    Modificar esto es un acto consciente, por eso decimos que hay gente más realista que idealista y hasta en los signos zodiacales se defiende que los signos de tierra son más realistas que los de aire, etc.
    Pero desde un punto de vista psicológico, Osgood y otros nos demuestran que la cosa funciona así, qué le vamos a hacer.
    Por otra parte, confieso que me he sonrojado un poco con tus palabras y espero que cuando vuelvas a la normalidad podamos seguir contando con tus apariciones por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Pedro:
    Sin duda, una de las cosas que nos ha aportado Internet es la posibilidad de contrastar los beneficios de un producto o servicio a través de las opiniones de los usuarios. Yo mismo, que viajo bastante, los uso para chequear destinos, hoteles o incluso compañías aeronáuticas y la verdad es que son un elemento de contraste del que me suelo fiar, aunque a veces las opiniones sean contradictorias, pero eso ya es otra cosa y tienes que acabar por dilucidar quiénes de los que opinan tienen cosas en común contigo.
    De todas maneras, comprendo el miedo inicial del vendedor de motos, quien sabe si él mismo es de los que ponen a parir en foros a los que compran motos distintas a las que vende él y tema la misma contrapublidad.
    Muchas gracias por tus comentarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Nadia:
    Pues la verdad es que sí somos demasiado predecibles e influenciables, vecina.
    Muchas gracias por enlazarme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Hola Erik:
    Embaucarnos no sé si es la palabra adecuada, por lo menos por defecto, pero que nos influye sí, de eso no hay duda. A unos más que a otros, pero ya digo que quien crea que está libre de culpa que tire la primera piedra.
    Muchas gracias por asomarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola David:
    Vaya, no sé si eres un profesional de marketing pero sí, creo que lo más apasionante para ellos es ver cómo unos productos tienen más vida que otros y sobre todo, por qué.
    Los que nos dedicamos al mundo de los servicios nos preguntamos muchas veces lo mismo.
    En ocasiones me hago esta misma pregunta y confieso que así como no puedo explicarme por qué a veces no contratan mis servicios tampoco a veces puedo explicarme por qué me los compran a mí. Los intangibles, supongo ¿no?
    Un saludo y muchas gracias por el giro que le has dado al comentario.

    ResponderEliminar
  29. Hola Rafa:
    Muchas gracias por tus palabras. Pues sí, habrá que ir con mucho más cuidado con eso que dices o dejarse mecer por las sensaciones que esos productos nos despiertan.
    No siempre debemos creernos que nos quieren aunque siempre nos guste escucharlo y sobre todo, pensar que es cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Hola M.:
    En mi caso, creo que aprendo más de lo que enseño, lo cual es una aspiración permanente en esta fase de mi vida. Creo que, como siempre, vuestras contribuciones están enriqueciendo mucho el artículo y como muestra dejo dos cosas que dices: lo del consumo responsable y el uso de genéricos. Lástima que en ese último caso haya que esperar a que venzan los derechos de explotación de las farmacéuticas que a mí me parecen abusivos.
    Un besazo de vuelta, este con la marca de "la inteligencia de las emociones" jeje (es broma).

    ResponderEliminar
  31. Hola Fernando:
    Tienes razón: somos mucho más emoción que razón y por eso, además de ser manipulables, manipulamos, seducimos, influenciamos, etc.
    Gracias por haberte dado una vuelta por "de profundis" porque allí se cuenta el otro pilar de la inteligencia emocional.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Don Limpio: Mr. Propper
    Danettes: Natillas Danone
    Danoninos...No recuerdo.

    Lo que siempre me he preguntado es por qué le cambiaron el nombre...

    Y sí,somos más emocion descontrolada que controlada. Doy fe :-)))

    ResponderEliminar
  33. Hola Malvada Bruja del Norte:
    Acierto pleno, menos el último. Se ve que no te has leído los comentarios precedentes jeje.
    Bueno, ahora se llama Danoninos a lo que antes eran los Petite Suisse, pero enhorabuena porquer eres la que más ha acertado.
    Lo de la emoción descontrolada lo suscribo plenamente aunque no te conozco pero a mí sí.
    Muchas gracias por pasarte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Hola Josep Julián:
    Mientras estamos hablando, debatiendo, etc. hay por ahí unos cuantos que están pensando en cómo conseguir que compremos, que consumamos que... en fin, que cuando leo cosas de este tipo me entra una congoja... Hace un tiempo me dijeron que cuando pagamos con tarjeta, alguien por ahí está estudiando qué cosas consumimos, cuándo y por qué. Más de lo mismo ¡Y es que se me queda un mal cuerpo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola Javier:
    Vivimos regidos por unas normas a las que somos ajenos cuando lo somos y que aceptamos plácidamente cuando las conocemos. Es sorprendente la de cantidad de veces que dejamos nuestros datos personales en multitud de lugares y no sabemos qué hacen con ellos.
    Los puedes dar de baja, sí, pero a costa de un enorme esfuerzo, de forma que a ver quién es el guapo que se pone a ello.
    Esta es nuestra sociedad, nos guste o no, y no hay otra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Hola Josep, gracias por tu apunte acerca de la polarización. Pero aquí me gustaría apuntar una cosa: me parece que ese efecto de polarización se produce en el discurso de la marca. Y quiero ir más allá porque esa polarización trae consecuencias nefastas, y es lamentable que sea uno de los recursos de cohesión de grupos más utilizados por los políticos, religiones, etc.
    Este mecanismo fue muy bien descrito por Freud en Psicología de las masas y análisis del Yo.
    Creo que debemos estar muy atentos a la utilización de este recurso y ponerlo de manifiesto, como lo que es: un truco que nos hace sentir prodigiosamente unidos a nuestro grupo. Pero a costa del odio a lo diferente.
    Me salió mi venita política. No lo puedo evitar. Un abrazo y, otra vez gracias por tus interesantes artículos.

    ResponderEliminar
  37. Impresionante. La verdad es que muchas veces se nos olvida hasta qué punto somos manipulables. Gracias por recordárnoslo. Abrir los ojos de vez en cuando no viene nada mal...

    ResponderEliminar
  38. Como siempre nos haces pensar.. y de lo lindo..!!
    Es cierto que nos "comen el coco" fácilmente,cuando ven que nos acercamos con curiosidad a algún producto..

    Hemos de andar listos,no sólo para comprar "bueno,barato y bonito",sino para saber que lo que compramos, realmente nos va a servir.. o sólo es un capricho,que llena alguna insatisfacción del momento..

    El consumismo hemos de frenarlo,ya que no nos deja avanzar hacia el espíritu.

    Mi felicitación y mi abrazo,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  39. Hola de nuevo Antígona:
    El fenómeno de la polarización, como bien indicas, estaba referido en este caso a la marca pero coincido contigo en que es extrapolable a cualquier ámbito en el que los humanos nos sentimos no sólo parte sino por serlo, alejados "polarizadamente" del resto de los grupos si bien con distinta intensidad.
    Traté este asunto en un par de entradas y si tienes ganas y tiempo te dirijo a una que se titula "Galgos contra Podencos".
    Muchas gracias por el apunte y por volver a participar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Hola Té:
    Gracias a ti por asomarte y dejar tu comentario. Somos manipulables porque necesitamos que nos recreen mundos inalcanzables. Recuerdo que de pequeño los anuncios de la tele hablaban de hogares en los que señoras peinadas de peluquería y vestidas como para coctel hacían las labores del hogar. Cuando yo miraba a mi madre y a sus vecinas, me daba cuenta de la realidad, así que el interés por este mundo me viene de lejos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Hola María Jesús:
    Pues imagínate lo que sucede con esos anuncios de teletienda que pasan de madrugada. Y digo yo que a pesar de que en esa franja horaria seguro que les compensa, es decir, que hay quien compra esos chismes que ni necesitan, ni utilizan luego.
    Bueno, el consumismo en estado puro, pero insisto en que todo tiene su público ¿no crees?
    Un abrazo y como siempre, gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  42. De lo que se entera uno pasándose por tu blog, Josep. En mi caso yo soy lo menos consumista que te puedas echar a la cara. Tanto, que muchas veces no sé en qué gastarme el dinero. Conmigo lo tendrían un poco crudo. A veces pienso que soy demasiado austero.

    De todas formas, me ha chocado mucho lo de los modelos de coches terminados en -us. Jamás lo habría imaginado. Insisto, de lo que se entera uno pasándose por aquí.

    ResponderEliminar
  43. Hola Fernando:
    No creas que soy ningún gurú de la publicidad sino que sé un poco acerca de cómo funciona el diferencial de Osgood porque lo uso en mis seminarios de comunicación interpersonal. Curiosamente, lo que viene a demostrar es que funcionamos por prejuicios y que no todos son negativos sino que también los hay, y muchos, positivos.
    Ese es el campo que explota la publicidad, nuestra capacidad para atribuir valores positivos a las cosas da igual que sean bienes o servicios y a despertar en nosotros el deseo de poseerlas.
    No es que sea ilegítimo, sino que conviene saber cómo funciona, nada más.
    No ser consumista no supone una dificultad para que seamos permeables al funcionamiento psicológico que pretende la publicidad. Excepto que seas muy pero que muy racional o que hagas bandera de la no-marca, acabas sucumbiendo de una u otra forma. Quizá en tu caso se den las dos circunstancias, con lo cual estás bastante blindado jeje.
    Muchas gracias por los elogios. Todos aprendemos de todos, y esa capacidad de transmisión de conocimiento es una de las virtudes de la blogosfera.
    Un abrazo y espero seguir contando con tu participación.

    ResponderEliminar
  44. Clarividente son tus explicaciones. ¡Tan sencillas para la comprensión del gran público!. Conocía algo de la publicidad subliminal, no exactamente en la connotación de las terminaciones Ux. Creo que no me afecta mucho el consumo, pero soy consumidora ¿que digo?. Cuestiono lo que me machacan.
    Por cierto, el coche que referencias como caro, a la larga es barato por la ausencia de averías.
    Un beso

    ResponderEliminar
  45. Hola Camy:
    Como bien dices, cada consumidor adopta distintos enfoques para dejarse seducir por la publicidad, hasta ahí bien. Lo que no está tan claro es que controlemos lo suficiente lo que nos meten por los ojos.
    Coincido contigo con lo del Lexus, lo que pasa es que no es un modelo sino una marca y además, es incomparable a nivel de precio con el resto de la muestra.
    ¡Muchas gracias por asomarte!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. Lo recordé después...jejeje...pero claro que no leí los comentarios precedentes. Soy Bruja, pero no tramposa :-P

    ResponderEliminar
  47. Hola Malvada Bruja del Norte:
    Aún y así, fuiste la que más acertó. O sea, que de bruja si tienes algo jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar